viernes, 19 de abril de 2013

15 años de El Gran Lebowski.



Qué puedo decir de una de mis películas favoritas... que la veo cada cierto tiempo porque no paro de reir, que ver al Nota a menudo es un estilo de vida, o sacar parecidos entre la gente normal con Donny o Walter puede llegar a ser de lo más chanante... pues eso y muchas cosas más.
Pero ante todo estamos ante una comedia redonda, dónde los hermanos Ethan y Joel Cohen lo bordan al crear el personaje de "El Nota".
Jeff Bridges da vida a Jeffrey Leboswki, El Nota, un vago y jugador de bolos desempleado de Los Ángeles que se presenta ante un multimillonario llamado igual que él, después de un caso de identidad errónea. Entonces, cuando la jóven esposa del millonario es secuestrada, le pide al Nota que se encargue del rescate para una segura liberación.






El plan sale mal cuando el amigo de El Nota, Walter Sobchak (John Goodman) pretende quedarse con el dinero del rescate y utiliza un señuelo. El problema de Walter es que algún casquillo de bala debió de quedársele alojada en alguna zona del cerebro, vaya usted a saber cual, en Vietnam, por lo que cualquier situación que se tercia la relaciona con aquella guerra.
Donny (Steve Buscemi) suele ser el contrapunto dentro de las amistades del Nota, un tipo callado y apocado.
A partir de ahí, conocemos la vida de El Nota, sus partidas de bolos, sus amigos, y sus contrincantes, entre ellos Jesús Quintana (John Turturro) cuya aparición en la película no tiene desperdicio.
Por otro lado, la relación que mantiene El Nota con la hija de el otro Lebowski, Maude Lebowski (Julian Moore) que es feminista, artista avant-garde y cuyo trabajo ha sido elogiado por ser "fuertemente vaginal", mete a nuestro protagonista en todavía más líos.
 
 
 


 
 
Sam Elliott hace de Stranger, un vaquero que narra el film y dice que la vida de El Nota transcurre sin sobresaltos, es un tipo tranquilo que escribió la declaración de Port Huron (no del segundo borrador pactado), fue uno de los 7 de Seattle junto a otros 6 tipos, y se dedica a jugar a los bolos, conducir por ahí, darse un viaje ácido de vez en cuando, escuchar a los Creedence y odia a los Eagles. Todo se complica cuando un asiático americano de nacionalidad indefinida orina en su alfombra...
La banda sonora de la película es simple y llanamente impresionante con temas de Dylan (The man in me), Captain Beffheart, Elvis Costello, Nina Simone, etc., y los Gipsy Kings... si si, aquellos gitanos franceses que versioneaban a Julio Iglesias y los Manolos, aquí con una versión del Hotel California de los Eagles.
 
Esa escena, en que suena el tema de los Eagles por los Gipsy Kings, describe uno de los momentos más absolutamente geniales del film, cuando Jesús Quintana (John Turturro) hace todo un ritual en la bolera antes de tirar el bolo.
 
Os dejo con esa magnífica escena.
 
 
 

12 comentarios:

  1. Es la película de nuestra generación. Yo también la veo cada cierto tiempo y siempre me descojono. Me encata cuando Buscemi da la vara con los Beatles... es impresionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nikochan: Exacto, podríamos decir que es la película de nuestra generación. Y los Beatles... que no tiene nada que ver... pero no puedes parar de reir, y cuando tiran sus cenizas al mar y se les vienen a la cara... Mítica.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. PELICULÓN !!!

    Finalmente bajé y vi la peli: "El inglés que subió una colina pero bajó una montaña"
    Y me encantó. Gracias por haberla recomendado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel: Impresionante film.
      Pues si me pasas el enlace te lo agradezco, porque hay una amistad que está muy interesada en verla.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar
    2. Oh Savoy, la bajé por el programa Emule.

      Eliminar
    3. Daniel: Ok, me lo imaginaba amigo. Un saludo.

      Eliminar
  3. Una de las pelis más divertidas que recuerdo, Savoy. De lo mejor de los Coen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: Tremenda y divertidísima película, de mis favoritas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Es una película formidable , de las que dejan huella, de visión obligada. Junto con Reservoir Dogs, única película que alquilé tres veces en el videoclub de la esquina. Gamberra, irreverente. Obra maestra, qué demonios. Cuando los Cohen brothers eran grandes. Y la Credence y Kenny Rogers, oh qué grande el temón de Kenny Rogers. Ya que se menta a la rumbera banda catalana Los Manolos apuntar simplemente que Los The Beatles, por cierto, hicieron una versión del "Amigos para siempre" manoliano.
    En "Fargo", que me gusta también de los Cohen, Steve Buscemi se lleva a una pajarita a ver un concierto de José Feliciano. Estas pequeñas cosas han hecho grandes a los Cohen. Fargo, además, era (y es) la ciudad a la que iban a acudir a dar un concierto Buddy Holly, Big Whopper y Ritchie Valens el día en el que the music died. Nunca debieron haber cogido ese avión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le Punch: De mis favoritas para los restos, deja huella imborrable en la memoria. Reservoir Dogs es para mi la mejor de Tarantino, por dura, y como bien dices gamberra, hasta quieres ser uno de ellos.
      Creo que lo que quieres decir es que los propios Manolos versionearon al All my loving de los Beatles en plan rumbero... por ahí la tiene mi madre en una cinta de cassette.
      Fargo, de la que ya hablaré en su día es otro pelicularro, quizás con O brother! las que más me gustan después de ésta de los hermanos Cohen.
      Maldito accidente aquel y es cierto, se dirigían a aquella ciudad de la película.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. De las pelis que me marcaron considerablemente, y de las que más me descojoné. Brazzzzzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Johnny: En efecto, esta película marca porque hay veces que actúas o hablas como El Nota y dices... "joder si que me ha marcado".

      Brazzzos.

      Eliminar