sábado, 16 de diciembre de 2017

Star Wars. Episode VIII: The Last Jedi (2017)


Ayer asistí al estreno del Episodio VIII de Star Wars, el día del estreno oficial mundial, aunque ya en algunos cines hubo pre-estrenos con sesiones tipo long run que te ponían éste y el anterior episodio juntos, algo muy friki, en fin. Como ya dije en su día con respecto al Episodio VII, en aquella cinta dominaba la nostalgia, aunque conseguía ser un divertimento excelente con la introducción de los nuevos personajes que rejuvenecían la saga. Pero aquí, aparte del avance de la historia de la mítica saga, que no puede parar, se me antojaba ya de antemano que había que dar un golpe de timón y arriesgar, y Rian Johnson (que también el guión es suyo) lo hace y de qué manera. Pero claro, cuando se arriesga pueden pasar dos cosas, que haya aciertos, fallos o que la cosa se quede repartida, y para mi en este caso hay de ambas.


Los esfuerzos de Rian Johnson por dejar su sello en este trabajo son loables, pero no lo consigue del todo. Y me refiero a cuestiones de estructura de guión que quedan algo inconexas y que realmente afectan al resultado final. Y eso que ha metido probablemente muchas más partes de humor, que hace que probablemente sea la más chisposa, pero hemos de tener en cuenta que Star Wars en general interesa por su historia, no porque se le quiera dar un aspecto más humorístico. Los Porgs, por ejemplo, esos bichitos que son mezcla de pingüinos y pájaros al final resultan de lo más simpáticos, pero el problema está en que hay situaciones y sobre todo pasajes del film que me sobran, como los habitantes de la isla de Luke Skywalker, que poco aportan a la historia, por ejemplo.


En cuanto al punto donde se encuentra esta entrega, la terrible Primera Orden es aún más poderosa y tiene completamente contra las cuerdas a la Resistencia, que está liderada por una veterana ya, General Leia Organa (Carrie Fisher). En ese pequeño grupo de resistentes, sigue el piloto Poe Daremon (Oscar Isaac) que encabeza una misión para destruir un acorazado de la Primera Orden, así empieza el film, donde el inicio es espectacular y de gran nivel pero deja una cosa clara, y es que habrá una clara división de historias paralelas, ya que por otro lado la joven Rey (Daisy Ridley) tiene y debe definir su futuro y pasos, además de su vocación, una vez que sabe que tiene la Fuerza y que para encauzarla deberá ver a Luke Skywalker para pulirla. Luke vive aislado del mundo en una recóndita isla, rodeado de animales variopintos...
Esta separación de los caminos de los protagonistas hace carecer de unidad al film en una buena parte del mismo.


Por otro lado, dentro de la Primera Orden hay un personaje, Kylo Ren (Adam Driver), que si bien en el anterior episodio mataba a su padre, después de muchas luchas interiores, y estaba como en proyecto de ser un auténtico monstruo malvado, aquí ya será mucho más dañino y poderoso, y se acercará muy mucho a recordar por momentos a Darth Vader.
En el lado positivo, que lo hay, el extraño vínculo que se crea entre Rey y Kylo está muy bien hilado y probablemente sea de los mejores aciertos. Y como no el aspecto visual, que aunque ya se presupone, sigue a niveles maravillosos.
Pero aquí las parejas de baile que se van formando a lo largo de la película, a veces no me encajan, incluso hay una parte central que me sobra (la parte del casino).
Pero ya aviso que hay un momento concreto de la cinta, donde está el mejor momento de la película que podía haber sido muy brillante se quede a medias, casi en decepción. 


En resumen, para todos aquellos que se tragan los episodios de la saga como si fueran gominolas, será otra más, para los que miramos un poco la coherencia de lo que se va avanzando, queda claro que aquí hay cosas que han quedado raras, sin definir e inconexas, y por supuesto hay momentos donde las sorpresas te dejan bastante atontado y casi diría que bastante descolocado.

Os dejo con el tráiler del film.


domingo, 10 de diciembre de 2017

Ayer cumplió 101 años Issur Danielovitch Demsky.


Hace 101 años nació este descendente de familia judía bielorusa, residente en New York, cuyo nombre artístico es Kirk Douglas. Desde pequeño destacó en deportes como la lucha libre y en lides actorales, dónde le gustaba dirigir y actuar.
Lauren Bacall le introdujo en Broadway, situación que se vio interrumpida por su llamada al ejército en plena Segunda Guerra Mundial. Luego regresó, después de su licenciatura con honores a Broadway, dónde se hizo un nombre importante.
En 1946 actúa en su primer film, "El extraño amor de Martha Ivers" dónde ya deja su sello.
A partir de ahí su carrera es imparable El ídolo de barro (1949), El gran carnaval (1951), El loco del pelo rojo (1956), Senderos de Gloria (1957), Los Vikingos (1958), Espartaco (1960), Los héroes de Telemark (1965), El día de los tramposos (1970), La Furia (1978), Saturno 3 (1980), etc., y tantos más jalonan una carrera inolvidable. Nominado en tres ocasiones al Óscar, no fue hasta 1996 cuando subió al escenario para recogerlo, eso si, honorífico a su trayectoria profesional.


El último gran icono masculino de la edad de oro de Hollywood lo celebró rodeado de su familia, y donde Michael su hijo, excelente actor también, y su nuera Catherine Zeta-Jones organizaron la celebración como es habitual. Recientemente conoció a Judi Dench, que recibió el premio que lleva el nombre del actor en el Festival de Cine de Santa Bárbara. Se conocieron en la residencia de Douglas justo un día antes de la entrega del premio, y según sus propias palabras dijo "nunca olvidaré éste momento".
Hablamos de un tipo de sólidas convicciones, todo un carácter, actor de mil matices, productor arrebatado, y en definitiva un carisma auténtico del séptimo arte y vivo aún, junto que yo recuerde a Olivia de Havilland, son los únicos centenarios de esa generación.


En homenaje os dejo con una escena de El Día de los Tramposos, de 1970, y dirigida por Joseph L. Mankiewicz, ambientada en 1883 y donde un grupo de condenados ingresa en la prisión federal de Arizona, entre ellos Paris Pitman (Kirk Douglas) que ha enterrado un botín de medio millón de dólares en el desierto y su obsesión es fugarse para recuerparlos, por lo que intenta ganarse la confianza del nuevo alcaide, papel que hace Henry Fonda.

sábado, 2 de diciembre de 2017

Perfectos desconocidos (2017)


Álex de la Iglesia dirige este remake de la película italiana de éxito "Perfetti Sconosciuti" (2016) de Pablo Genovese. He de admitir que no he visto el film italiano del que parte la idea, pero seguro que Álex lo ha adaptado más al mundo ibérico en el que vivimos los españoles. Los últimos films del director vasco, al que le debemos títulos impagables como El Día de la bestia o La comunidad, ha repetido por decirlo así, un cuadro parecido en cada nueva película que hacía en los últimos tiempos, cambiando el entorno y la situación, pero adolecían de una regularidad, y tenían altibajos notables, de hecho la última El Bar o la anterior Las brujas de Zugarramurdi tenían muy buena calidad hasta la mitad para luego caer en picado, y con sus personajes frikies, haciendo del resultado final un menjunje raro.


Pero aquí ha vuelto el mejor Alex de la Iglesia, aunque con diferencias claro. Lo primero, como manda la historia original, se desarrolla en un espacio cerrado, la casa donde se celebra la cena, lo segundo es que hay 7 personajes, es una película coral y todo sucede entre ellos. La historia es que tres parejas y el amigo soltero de ellos quedan para cenar en la casa de una de las parejas, en este caso Alfonso (Eduard Fernández) y Eva (Belén Rueda), se trata de gente madura a caballo entre los 45 y los 50 años. Las otras dos parejas son Ana (Juana Acosta) y Antonio (Ernesto Alterio) y los recién casados y por tanto los más jóvenes Blanca (Dafne Fernández) y Eduardo (Eduardo Noriega). Pepón Nieto se encarga de Pepe el soltero.
Para que la cena no sea aburrida, cosa que Eva sugiere, Blanca propone un juego y es que todos pongan sus móviles sobre la mesa y se lean en voz alta los mensajes, whatsaaps y llamadas para compartir su vida entera con sus mejores amigos que se conocen de toda la vida. Si quiero dejar clara una situación, hablamos de una casa de gente con dinero, y de amigos de situación económica desahogada.


Pero he de decir ante todo que esta comedia Álex la trae a su terreno y lo borda, el costumbrismo ibérico lo mete sin problemas, la comedia negra donde se siente como pez en el agua, es muy ácida, y ante todo divertidísima, con momentos incluso de vodevil que le dan un juego extraordinario.
Pero sin duda que el juego provoca que salgan a la luz cosas que muchos de ellos tienen que esconder, y es cuando entonces los personajes van a ir sufriendo transformaciones y ya no van a ser tan guays, majos y con vida aparentemente fantásticas cuando entraron por la puerta de la casa a cenar con sus vinos debajo del brazo. Tampoco me quiero olvidar del tema del Eclipse, que el director sabe conjugar y unir con la historia, metiendo ese lado paranormal que tanto le gusta, provocando situaciones extrañas.


Es ahí donde también la calidad de los actores sale a relucir, porque aquí todos sin excepción tienen bis cómica, unos más y otros menos, unos con un estilo y otros con otro, pero están todos soberbios. Maduros como Eduard Fernández, Ernesto Alterio o Belén Rueda están sublimes, Eduardo Noriega, Juana Acosta o Pepón Nieto como represantantes de una generación en medio muy bien, y luego la savia nueva de Dafne Fernández que promete mucho.
Eso si, las situaciones que se crean (hay momentos en que pareces estar viendo una obra de teatro) son de lo más chanantes, y las risas corren sin querer.
Desde luego, si queréis pasar un rato muy divertido y olvidaros de problemas, éste es vuestro film.


La moraleja del film es muy clara, no son de fiar las personas, la tecnología si, pero se utiliza mal, ha avanzado tanto que los humanos nos hemos quedado atrás y utilizamos solo una parte y encima solo para nuestras pasiones más bajas, y cometer errores de bulto.

Os dejo con el tráiler.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Escenas míticas del cine (LXVI)



En el año 1981 Lawrence Kansdan dirige Fuego en el cuerpo, donde Ned Racine (William Hurt), joven abogado de Florida, lleva una vida normal hasta que conoce a Matty Walker (Kathleen Turner, que hacía su primer film), una tentadora y sensual mujer casada con un hombre rico de negocios, Edmund Walker al que daba vida Richard Crenna (el coronel Trautman de Acorralado un año después). Ned se enamorará pronto de ella, y se dará cuenta que es de esas mujeres por la que un hombre podría incluso matar. 
Los 80 empezaron a tope, Jack Nicholson y Jessica Lange calentaron el cotarro con la escena de la cocina, en El cartero siempre llama dos veces, pero aquí Kansdan daría su respuesta, no sin guiños a joyas antiguas (Perdición de Billy Wilder, por ejemplo) además de que la Turner recuerda mucho a Lauren Bacall... esa mujer que es capaz de volverte tarumba con su glamour, su andar, su mirada...
Hay una escena muy curiosa, en la que Ned va al encuentro con Matty, y en el jardín hay una mujer de espaldas, soltando él una proposición sexual, pensando que era su amada, cuando era Marian, una íntima amiga de ella...


Os dejo con la escena.

Mejores escenas cómicas del cine (LXI)


Clint Eastwood dirige y protagoniza en 1986 El Sargento de Hierro, como se tradujo aquí del original Heartbreak Ridge. Clint interpreta al Sargento Tom Highway, veterano de las guerras de Vietnam y Corea, que vuelve a los Estados Unidos para llevar a cabo una misión nada sencilla, y con su rudo carácter, instruir a un grupo de novatos desmotivados, juerguistas e indisciplinados, para tratar de convertirlos en auténticos marines.
La escena inicial de cuando llega el Sargento uniformado con sus medallas al barracón, no tiene desperdicio, ya que suelta una retaíla de frases encadenadas y sin descanso alguno que deja completamente alucinados a los chavales.
Esto es mítico: "Estoy aquí para comunicaros que la vida, tal y como la habéis conocido, ha terminado. Más vale que os vayáis al pueblo esta noche a reíros y hacer el gilipollas o a restregar vuestras pichitas contra vuestras novias, o a meterla en algún agujero. Pero sea lo que sea hacerlo, porque mañana a las seis de la mañana, vuestros culos serán míos".


Os dejo con la chanante escena.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Escenas míticas del cine (LXV)



Como he comentado hace escasos minutos Sidney Lumet dirige la adaptación de la novela de Agatha Christie, Asesinato en el Orient Express en 1974, y tiene un reparto a su disposición, bajo mi punto de vista sublime, y aunque la que recibió el Oscar fue Ingrid Bergman, a mi hay una actriz que siempre me cautivó, por su nivelazo en la actuación, esa era Lauren Bacall, mujer fatal donde las haya (glamour del viejo Hollywood), y en el papel de éste film aún más, y es cuando ves a la gran Michelle Pfeiffer en el nuevo remake de Kenneth Branagh cuando es inevitable comparar ya que ambos son el mismo papel, y ojo, miren que adoro a la Pfeiffer, pero señoras y señoras, la Bacall... era mucha Lauren...
En una escena mítica donde Hercule Poirot interpretado por un imponente Albert Finney la interroga de manera bestial, y ella saca todo su arsenal. Ese momento en el que ella, con suma habilidad, quiere enseñarle una pequeña prueba al detective y esparce todo el bolso en la mesa... y no le va a la zaga Finney cuando le dice al final "gracias por representar tan bien su papel". Es una escena SUBLIME.


Os dejo con la mítica escena.

Escenas míticas del cine (LXIV)


El otro día hablaba del nuevo remake de Asesinato en el Orient Express dirigido por Kenneth Branagh recién estrenado, a partir de la mítica novela de Agatha Christie llevada ya al cine en 1974 y dirigida en aquella ocasión por Sidney Lumet. En la antigua película, que tuvo múltiples premios, entre ellos el Oscar a mejor actriz secundaria a Ingrid Bergman, además de otras seis nominaciones, tenía una tirada de actores de primer nivel del momento (y veteranos) en el reparto, Anthony Perkins, Sean Connery, Lauren Bacall, etc., y un Albert Finney espectacular haciendo el papel de Hercule Poirot.
En una escena memorable, Poirot despacha su idea de lo sucedido sobre el asesinato que ocurre en el tren, y deja dos opciones, una bastante normalita, y otra más compleja...


Os dejo con la mítica escena.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Murder on the Orient Express (2017)


Nueva adaptación del clásico "Asesinato en el Orient Express" por el actor y director Kenneth Branagh, que reviltaliza el clásico literario de Agatha Christie, publicado en 1934 y que cinematográficamente sucede a otras versiones, conviertiéndose en un nuevo remake. En esta ocasión el guión adaptado de la novela, ha corrido a cargo de Michael Green. Creo que volver con esta nueva recreación, tiene como objetivo hacerlo más actual para que las nuevas generaciones sean conscientes de esta obra clásica, y la verdad es que consigue ser una cinta de entretenimiento bastante estimable, además de contar con un reparto con mucho nivel.


Todos tenemos en la memoria la ya mítica cinta que dirigió en 1974 Sidney Lumet, donde había un elenco memorable, Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Sean Connery, Anthony Perkins o Albert Finney en la piel del investigador belga más famoso del mundo, Hercule Poirot, ya saben, un hombre que nació estudiado, y al que no se le escapa el más mínimo detalle, además de dormir con una prótesis para que su bigote estuviera siempre perfecto, y entre sus exigencias contaba con que le sirvieran dos huevos duros del mismo tamaño para desayunar. Aquí será el propio Branagh el que realice ese papel, y la verdad es que por momentos hay una sensación de cierto viaje egocéntrico por su parte, aunque evidentemente hablamos del papel protagonista.


Si bien en la antigua versión había una sabia interpretación de dos épocas, estilos distintos y necesidades comerciales en lucha, en este nueva mantiene el clasicismo de la antigua, su espíritu y su ritmo, pero ante todo no olvida describir de manera consecuente y muy sagaz a todos los personajes involucrados en el asesinato, siendo por momentos también un envidiable ejercicio audiovisual, ya que tanto paisajes como la fotografía son excelentes.
Recordemos que la historia narra el asesinato perpetrado durante un viaje en el legendario tren Orient Express que salía de Estambul (Turquía) con destino Calais (Francia). La investigación del detective belga tropieza desde el inicio con grandes dificultades, ya que los ilustres pasajeros disponen de coartadas que el astuto investigador irá tirando abajo una a una.


Pero, ¿donde radica la diferencia entre el Poirot de antaño de Finney y éste de Brannagh? Bajo mi punto de vista, y aparte de que hay situaciones casi de sainete en el film, éste Hercule se ha transformado casi en un héroe de acción, pero sin perder en ningún momento todas sus cualidades refinadas y de buen gusto.
Del reparto la verdad, Branagh está muy bien, no me cuadra Penélope Cruz, no me la creo llorando, sin embargo Michelle Pfeiffer sigue siendo una atracción fatal maravillosa en su papel de Caroline Hubbard, Johnny Deep está perfecto en el papel del asesinado Edward Ratchett. Judi Dench, Willem Dafoe y el resto de actores rayan a gran altura.


Os dejo con el tráiler del film.

sábado, 25 de noviembre de 2017

10 años sin Fernando Fernán Gómez


El pasado 21 de novbiembre se cumplieron diez años de la desaparación de Fernando Fernán Gómez, quizás para el que escribe, uno de los mejores actores, guionista, escritor y director, cuya personalidad también era de lo más interesante. Nacido en Lima (Perú) en 1921, durante una gira de su madre, la actriz María Guerrero-Fernando Díaz de Mendoza, es bajo mi punto de vista un personaje fundamental de la historia del cine en nuestro país.
Anoche tuve la suerte de ver La silla de Fernando, un documental-charla que dirigieron en 2006 David Trueba y Luis Alegre, y en el que mantienen una animada conversación con Fernando a modo de resumen de su vida, de sus andanzas, de su forma de pensar sobre multitud de temas, de ver la vida, etc...
En este curioso documental, Fernando demuestra que una simple charla puede convertirse an algo más que eso...


Os dejo con alguna de las perlas de esas charlas del documental.

Primero su visión de las mujeres y el amor...






Y aquí habla sobre el director Luis Lucía.


lunes, 20 de noviembre de 2017

El Autor (2017)


Manuel Martín Cuenca dirige El Autor, basada en la primera novela corta de Javier Cercas, que se titulaba El Móvil. Las anteriores películas de este director me parecen excelentes, tanto La flaqueza del bolchevique como Caníbal, aunque no ha estado nunca muy reconocido. Película ésta ambientada en la ciudad de Sevilla en 2017, cuenta la historia de Álvaro (interpretado por un impresionante Javier Gutiérrez), que es un abogado empleado en una notaria, cuya obsesión es escribir literatura de verdad, pero todo cambia cuando es su mujer Amanda (María León) quien triunfa en la escena literaria sevillana con una novela que para él es simple y popular.


Tras una serie de desencuentros, el matrimonio se separará y él toma la decisión de concentrarse en su propia obra, buscar su método de escritura, y a la vez asesorado por un profesor de escritura creativa, Juan (Antonio de la Torre), quien le recomienda escuchar y observar la realidad, pero que éste llevará mucho más allá, porque espiará a los vecinos grabando sus conversaciones, lo que le servirá de guión de su libro. Esos talleres literarios serán el acicate para que su vida se centre solo en escribir. El problema radica en que Álvaro se va metiendo en una espiral muy peligrosa, y a la vez que se mete absolutamente a fondo con la novela que le devora, va perdiendo los escrúpulos, manipula a la gente y les engaña con vistas al argumento de su novela.


Pero en este film, no solo hay una adaptación extraordinaria de la novela, sino también una maravillosa presentación de la historia, es decir, la puesta en escena, con un uso exquisito de los interiores del bloque donde se desarrolla casi toda la cinta. Tanto en las maneras y formas en que Álvaro rompe su bloqueo para escribir, como en el teatro de sombras que se refleja en la pared del patio interior con las discusiones de sus vecinos, esa decoración digamos escasa y mínima de su apartamento, que se asemeja a las páginas en blanco de una novela que le cuesta horrores empezar, la falta de ideas, y el corrompimiento de su manera de ser, que le llevará a conocer todas las miserias de sus vecinos a través de sus escuchas furtivas.
Todo esto va mutando al protagonista, al que borda Javier Gutiérrez en una actuación memorable, en un ser manipulador, egocéntrico y con tintes muy psicópatas, no sabiendo muchas veces separar realidad de ficción.


Además asistimos a una mezcla de estilos muy curiosa, ya que este film tiene tintes de comedia (de parodia en muchas ocasiones), dramáticos, incluso de thriller, no adoleciendo de falta de ritmo y consiguiendo mantener en el espectador la atención.
El resto de secundarios están perfectos, tanto Antonio de la Torre en un registro hasta ahora poco tratado está fantástico, María León, en sus pocas apariciones, muy bien en el papel de una mujer desconcertada por la actitud de su ex-pareja, etc...
Mucho me equivocaría si no le dan el Goya a Javier Gutiérrez por este papel, que son de esos que marcan una carrera.


Os dejo con el tráiler del film.

viernes, 17 de noviembre de 2017

Mejores escenas cómicas del cine (LX)


En el año 2009 Javier Ruiz Caldera dirige Spanish Movie, que partiendo de la parodia en el título de Scarie Movie, y en esa línea, también parodiaba películas españolas como Los Otros o Mar Adentro de Alejandro Amenabar, El Laberinto del Fauno de Guillermo del Toro, Volver de Pedro Almodóvar o Alatriste de Agustín Díaz Llanes. 
Entre el reparto del film estaban Carlos Areces, Joaquín Reyes, Raúl Cimas, Ernesto Sevilla, Álex de La Iglesia, y como invitado especial el gran Leslie Nielsen, que tuvo un maravilloso encuentro con el reciéntemente fallecido Chiquito de la Calzada. Este encuentro aparecía a modo de epílogo una vez acabada la película, como si de una toma falsa se tratase, pero fue un momento glorioso e irrepetible, que sirva desde aquí de homenaje a ambos.


Os dejo con la escena cómica.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Two and a Half Men (Dos hombres y medio) - Escena entre Evelyn y Alan


Me encantan los personajes secundarios de mi serie favorita, Dos hombres y medio, porque no solo aportan empaque a la serie sino que están al nivel de los principales cuando les toca intervenir, y eso les daba un toque especial. Es el caso de Evelyn Harper (Holland Taylor), la madre de Charlie y Alan, una auténtica arpía, cosa que no duda en reconocer ella misma, que es agente inmobiliaria y que domina a su hijo Alan completamente en cada una de las conversaciones.
En una de esas conversaciones, con la que sería futura hermanastra (con la que por supuesto Charlie tendría un lío), Evelyn le deja claro a ella lo agarradito que es Alan, la verdad es que la escena no tiene desperdicio por el "puteo" de las dos mujeres sobre el pobre Alan...


Os dejo con la chanante escena.

sábado, 11 de noviembre de 2017

Kevin Spacey borrado del mapa.


En una semana la carrera del actor estadounidense, nacido en Nueva Jersey, Kevin Spacey, ha pasado del éxito a ser completamente ninguneado. Los hechos partieron de la acusación de Anthony Rapp de abusos, recordemos que Spacey es homosexual, a las que se han sumado otras 13 acusaciones más. Todo ello ha ocasionado una cadena de acontecimientos, entre los que destacan que su publicista dimitió, su agencia de relaciones públicas le ha despedido y Netflix ha eliminado fulminantemente a su personaje de la exitosa serie House of cards, cortando toda relación con el actor. 
Digamos que toda esta sucesión de acontecimientos era bastante previsible, pero ha habido una que no deja de sorprender, una de esas decisiones que a mi particularmente me ha dejado picueto, y es que Sony Pictures y Ridley Scott han decidido eliminar todas las escenas de Kevin Spacey en la película "Todo el dinero del mundo" a un mes y medio del estreno, y todas sus escenas serán rodadas por Christopher Plummer, que dará vida al multimillonario del petróleo J. Paul Getty, en el caso real del secuestro de su nieto.
Es un clásico que la industria gigante de Hollywood elimine a sus manzanas podridas y evite una crisis que cuesta mucha pasta, pero el caso de Spacey me parece demoledor, como si hubiera gente que realmente se lo quisiera cargar y borrarlo del mapa como si no hubiera existido.


Os dejo con un tráiler de House of Cards, extraordinaria serie.






Y pongo el traíler de Todo el dinero del mundo (que no sé cuanto tardarán en borrarlo), donde Spacey interpretaba al multimillonario J. Paul Getty, y que ya no veremos, cosa que me parece increíble. Si Spacey ha cometido delito que pague ante la ley, pero que no nos dejen sin su excepcional trabajo por dios.

martes, 31 de octubre de 2017

Two and a half men (Dos Hombres y medio) - Pelea entre Charlie y Steven Tyler


En la serie Dos hombres y medio, hay un capítulo donde Charlie, el personaje de Charlie Sheen está tranquilamente en su terraza cuando es interrumpido por los cánticos y melodías que produce con su armónica Steven Tyler, líder de Aerosmith, que es su nuevo vecino desde hace poco. Le increpa y le dice que se calle y deje de tocar la armónica, a lo que Tyler le responde mofándose de él. La cosa sigue de pique en pique hasta que Charlie va a por él, las consecuencias son que el que reparte estopa es Mr. Tyler y Charlie debe ir al hospital a ver el calibre de sus heridas acompañado de su hermano Alan (John Cryer).
Son muchos e interesantes los cameos en la serie de músicos, actores y demás, y éste siempre me hizo gracia.


Os dejo con la escena.

lunes, 30 de octubre de 2017

Escenas míticas del cine (LXIII)


American Beauty es una película dirigida por Sam Mendes en 1999 y que tiene como actor principal a Kevin Spacey que interpreta a Lester Burham, un cuarentón en crisis, cansado de su trabajo, de su mujer Carolyn (Annette Bening), que despertará de su letargo cuando conoce a la atractiva a miga de su hija, de la que se queda prendado.
Pero en esa fase del film, de las muchas gloriosas que tiene, en la que Lester ya pasa de todo, hay una escena en la que es llamado al despacho de Brad Dupree (Barry Del Sherman), uno de los jefes de su empresa de publicidad, quien le empieza a barruntar que habrá recortes de personal en la empresa y el podría ser uno de los afectados. Como ya se la pela todo, pero no es tonto, provoca su marcha, eso si, sabe tanto después de 14 años que chantajea de manera brutal a Brad para obtener un despido muy bien pagado.


Os dejo con la mítica escena.

domingo, 29 de octubre de 2017

Thor: Ragnarok (2017)


Tercera entrega de Thor, en este caso llamada Thor Ragnarok, donde el universo Marvel ya está expandido de tal forma, que en todas las nuevas películas de cada superhéroe intervienen algunos de sus compañeros de los Vengadores, en este caso Bruce Bunner (Hulk) y el Doctor Strange. Además hay que añadir que el reparto es una pasada, a parte de los dos protagonistas fundamentales, es decir Chris Hemsworth haciendo de Thor y Tom Hiddleston de Loki, tenemos a Anthony Hopkins como Odín claro y Cate Blanchett haciendo de Hela, Jeff Goldblum del Gran Maestro, Benedict Cumberbatch de Doctor Strange, además de Mark Ruffalo como Hulk, además del cameo inicial de Matt Damon y Sam Neill.


Sinceramente las dos primeras películas de Thor se me hacían un tanto espesas por así decirlo, pero aquí el director neozelandés Taika Waititi ha optado por construir el film con una base humorística bastante fuerte, cierto es que eso digamos es la corriente que le viene de Los Vengadores, pero en este caso se ha extendido de tal manera que prácticamente no concibes una escena sin un guiño de humor, cosa que está bien porque lo pasas pipa en la butaca, ya que casi todos los gags son graciosos, pero quizás hace perder un poco la esencia y la épica de la historia en si. Ojo, esto no es una crítica, pero la balanza se ha desequilibrado algo.


En esta tercera parte, Thor está preso al otro lado del universo sin su poderoso martillo o mazo que su hermana Hela le ha destrozado al poco de morir Odín, a partir de ahí se enfrenta a una carrera contra el tiempo en el que tendrá que volver a Asgard y tratar de parar el Ragnarok, lo que significaría la destrucción de su planeta y el fin de la civilización asgardiana, en manos de la malvada y todopoderosa Hela. Pero en el camino de vuelta a Asgard se quedan por el camino tanto Thor como Loki, en Sakaar, un sitio donde gobierna El Gran Maestro y están los desechos de todo el mundo, a la vez que el mismo Thor deberá primero liberarse de su secuestro y luego luchar en una competición letal de gladiadores con su compañero y aliado Hulk, al que tienen amaestrado y atontado.


En La Era de Ultrón (2015), Thor dejaba al resto de Vengadores para investigar una visión apocalíptica que había estado teniendo. Este film arranca tiempo después, y esa visión de la Apocalipsis es el Ragnarok. Pero lo que diferencia a este film y le hace algo muy distinto es que todos los personajes famosos que aparecen en pantalla han sido despojados de toda seriedad y sacan a la luz sus caras más graciosas, afables y que se pasan la mayor parte del film vacilándose unos a otros. Pero la que se lo toma en serio de verdad y con ella no valen bromas es Cate Blanchett, que todo hay que decirlo, en su papel de Hela está asombrosa, maravillosa malvada.


En definitiva otra entrega de Marvel que sigue sumando puntos, en su cada vez mayor apuesta por la diversión, que ha conseguido rescatar y sacar su mejor versión en la tercera parte de El hombre del mazo, curiosamente cuando se queda sin él. Las dos horas se te pasan volando, y de las escenas post-crédito vale la primera, la segunda se la podían haber ahorrado.
Sigue habiendo luchas, batallas, pero el componente de comedia ha aumentado mucho, cosa que divierte sin duda alguna, pero a veces dedica demasiado tiempo de metraje a cosas intrascendentes.


Os dejo con el tráiler del film.

sábado, 28 de octubre de 2017

Escenas míticas del cine (LXII)


Ron Howard dirigió en el año 2013 la película Rush, de la que hablé aquí en su momento. Por un lado nos cuenta la historia de Niki Lauda interpretado por un magnífico Daniel Brühl, un joven piloto de fórmula 3 que en la década de los 70 decide abandonar los lujos y comodidades que su familia austriaca de buena posición económica le brindaban, para querer ser piloto de fórmula 1. Determinación y devoción hasta el extremo, unido a sus pocas amistades, hará que se embarque en ese proyecto con todas las consecuencias.
Por otro lado estaba James Hunt a quien da vida Chris Hemsworth, aunque su estilo es completamente distinto, sin renunciar a los placeres que la vida le otorga a una estrella de este deporte, no privándose de fiestas, mujeres, etc...
Entre ambos admiración secreta, en público desprecio mutuo, y su rivalidad una leyenda.
En una escena tremenda, se ve a Niki Lauda entrenando en Fiorano, las instalaciones de Ferrari, con Enzo Ferrari leyendo el periódico y observando el paso de los bólidos. Niki estaba empezando y puso al coche a caer de un burro, algo que luego han repetido más pilotos como Prost, Alonso, etc...


Os dejo con la mítica escena.