viernes, 18 de agosto de 2017

Abracadabra (2017)


Pablo Berger, director entre otras de Torremolinos 73 y la muy premiada y excelente Blancanieves, nos trae ahora una cinta algo inclasificable que empieza siendo una comedia y se va transformando en un drama bastante curioso donde hay fantasmas asesinos, mezclado por medio con la hipnosis, la esquizofrenia, el amor deteriorado con el paso de los años, otros amores extraños que florecen, etc., y bueno, el resultado está bastante bien, teniendo en cuenta que es fácil caer en lo trivial cuando se afrontan temas así, pero creo que Berger sale airoso, y desde luego el final nos deja claro su pensamiento.


La historia trata de Carlos (Antonio de La Torre), un gruísta de obra fanático del fútbol y seguidor del Real Madrid, cuya personalidad es agresiva, es bastante gañán, e ignora a su hija y mujer Carmen (Maribel Verdú) hasta el punto de llegar tarde a una boda por coincidir con un Madrid-Barsa. Durante el banquete de la boda, el primo de Carmen, Pepe (José Mota) realiza una sesión de hipnosis a Carlos, de la que sale riendo sin aparentes consecuencias, pero empieza a atravesar una crisis, que se materializa en días posteriores adoptando una personalidad completamente opuesta, ayudando en las tareas domésticas, con su hija en los deberes, y es un bailongo excepcional. Un espíritu ha entrado en su cuerpo para quedarse.


Lo que en principio no pasaba de ser una broma, empezará a convertirse en un auténtico tormento en la vida de Carlos, quien tendrá problemas en el trabajo, y la relación con su mujer e hija se verán afectadas. Sin duda, un caso al que Iker Jiménez no dudaría en dar cobijo en su programa de televisión, pero que aquí hace que el propio argumento se tambalee en la cuerda floja durante bastante tiempo del film. Los personajes son algo exagerados, a pesar de sus buenas actuaciones, hablamos de una familia de un barrio del sur de Madrid, ella algo choni, él típico currela machista y la niña "La Toñi" adolescente repelente bastante perdida, pero no tonta. Luego está el esperpéntico personaje de Josep María Pou, el profesor de hipnosis de Pepe, al que acuden pidiendo ayuda y que hará por momentos que dudes de si el tema de la hipnosis es un cachondeo, lo que provoca descreimiento, o si realmente tiene su lado serio.


Carmen y su primo Pepe se ponen manos a la obra para intentar sacar a ese espíritu que habita en el cuerpo de Carlos y que tanto le está afectando, sobre todo desde que saben que esa persona fue un asesino que mató a su madre y tiene una esquizofrenia galopante. Sus pesquisas algo atolondradas y no exentas de comicidad, tendrán éxito y lograrán saber exactamente la identidad de Alberto (Quim Gutiérrez), que trabajó en los salones de boda, donde se celebró precisamente a la que fueron ellos, comentada al inicio. Por allí pululaba su alma, que se introdujo en el cuerpo de Carlos, ya que trabajaba de camarero en dichos salones.


El asunto está en que la trama, que tampoco es que sea nada del otro mundo, que se mantenía correcta con su lado cómico hasta bien entrada la segunda parte del film, devendrá en un final que sorprende poco, aunque eso si, aclarará bastante toda la metáfora en la que se había convertido la historia. Que tenga que suceder un extraño fenómeno, para que las personas se den cuenta de que la vida que llevan no hace feliz a los que tienen a su alrededor, y que te soportan por el cariño de hace muchos años, es una lección que nunca debemos olvidar.
La apuesta de Berger es interesante aunque no acabe de cuajar del todo, se queda a medio camino, pero al menos hace algo distinto.


Os dejo con el traíler de esta interesante película, que ha sido preseleccionada entre las tres que optan a ir representando a nuestro país a los Óscars.


miércoles, 16 de agosto de 2017

Atomic Blonde (2017)



Atómica es una película dirigida por David Leitch (conocido por la primera entrega de John Wick), y que está basada en la novela gráfica "La ciudad más fría" de Antony Johnston y Sam Hart. Es una trepidante historia de espionaje, ambientada en los días previos a la caída del muro de Berlín en noviembre de 1989, y en la que Charlize Theron interpreta de manera soberbia un papel que antes cualquier estrella masculina del cine de acción habría hecho. Sin duda que el papel que hizo en Mad Max: Furia en la carretera, le ha ayudado a ampliar su espectro a las películas de acción, y le sienta como anillo al dedo, fuera aparte de su atractivo que sigue intacto.


Lorraine Broughton, papel al que da vida Charlize Theron, es una espía del MI6 que es enviada a Berlín para recuperar una lista, que incluye a todos los agentes británicos, americanos y franceses encubiertos en el lado este de la ciudad. Pero su misión tendrá otra segunda parte no menos importante, descubrir a un agente doble que vende información confidencial a los rusos. Sin duda que las persecuciones, las peleas y escenas de acción están rodadas de manera espectacular, muchas de ellas partiendo casi de la improvisación, o eso nos dan a entender y muchas veces están por encima del guión, que casi se intuye desde el inicio.
James McAvoy es David Percival, el jefe de la inteligencia británica que lleva diez años en Berlín, y que en teoría debe facilitar la entrada de Lorraine y debe darle su ayuda.


Al parecer Charlize se entrenó a fondo para el film y no necesitó de dobles para las escenas de acción, algo muy de agradecer y que nos da momentos impagables, como la escena de lucha en un edificio, al que ella va después de que hayan disparado al desertor de la Stasi que se había aprendido la lista de memoria en su cabeza. Son no menos de cinco minutos realmente impactantes, donde el repertorio es brutal y el falso plano secuencia es una auténtica gozada.
Buena recreación del Berlín del 89, consigue a partir del trazo colorístico que siempre sepamos en que lado del muro estamos.


También hay tiempo para las relaciones, y Lorraine tendrá su affaire particular. Eso si, su personaje de Lorraine ha sido posible gracias a lo que Charlize aporta al papel, no sólo se trata de una espía inteligente, le da muchos más tonos, es perspicaz, atenta, fría cuando debe serlo y ante todo piensa, y actúa en consecuencia, todo ello le vale para formar una personalidad a la que se le ven pocos puntos vulnerables, aunque los tiene. James McAvoy está como siempre extraordinario y se hace notar en cada escena que aparece, mientras Sofia Boutella que hace de Delphine Lasalle, no desentona para nada interpretando a la tierna y todavía no muy experta espía francesa. Veteranos como John Goodman dan el contrapunto de experiencia justo.


En definitiva un divertimento brutal, un film bien ambientado, unos actores estupendos, vamos que yo salí del cine encantado, de las cintas que más he disfrutado este año. Si además añadimos una banda sonora donde están New Order, David Bowie, Depeche Mode, Queen, etc., pues poco más que decir.

Os dejo con el tráiler.

sábado, 12 de agosto de 2017

Ayer murió Terele Pávez.


A Teresa Marta Ruíz Penella, conocida como Terele Pávez, todos la recordamos con su voz ronca, en sus papeles impactantes siempre al borde de la miseria, resentida por la rabia y la desesperación, tanto en Los Santos Inocentes, como en La Celestina o en varias de las mejores películas de Alex de La Iglesia... a saber El día de la Bestia, Las Brujas de Zugarramurdi, La Comunidad o Balada Triste de Trompeta, casi siempre en papeles secundarios de hondo calado y que nunca pasaban desapercibidos.
Nacida en Bilbao el 29 de julio de 1939, pero criada en Madrid (de donde decía sentirse) era hija del político Ramón Ruíz Alonso y Magdalena Penella Silva y pertenecía a una dinastía de artistas, era nieta y bisnieta de Manuel Penella Moreno y Manuel Penella Raga respectivamente y hermana de los también actores Emma Penella y Elisa Montés, además de tía de la actriz de Emma Ozores. Su apellido artístico Pávez provenía de su segundo apellido de su abuela materna, Emma Silva Pávez, de origen chileno, con el fin de distinguirse de sus hermanas. 


Con solo 12 añitos hizo su primera película Novio a la vista de Luis García Berlanga, papel conseguido por Jesús Franco,a migo de la familia, que la dirige posteriormente en Tenemos 18 años (1959). Destaca en teatro a las órdenes de Miguel Narros o Adolfo Marsillach, así en 1968 protagoniza La casa de las chivas, aparte de intervenir en Estudio 1 de TVE como casi todos en la época. 
En cine va intercalando papeles intermitentemente en la década de los 60 y 70 con papeles secundarios. Pero en 1983 Mario Camus la llama para hacer de Régula en Los Santos Inocentes, la adaptación de la novela de Miguel Delibes, un trabajo soberbio que le supondrá un reconocimiento unánime. También interviene en la teleserie La huella del crimen que dirigía Pedro Olea. En 1989 interviene en Réquiem por un campesino español, El Lute II: Mañana seré libre y Diario de Invierno, con sendas nominaciones a mejor actriz de reparto a los Premios Goya de 1987 y 1988. 
A principios de los 90 vive en el ostracismo hasta que la llama Alex de la Iglesia para El día de la bestia, no queriendo escuchar a los productores de que era una mujer difícil, el tiempo le dio la razón. También hizo La Comunidad, 800 Balas, Balada Triste de Trompeta, Las Brujas de Zugarramurdi, esta última por la que le dieron el Goya en 2014 (imagen de abajo), Mi gran noche o El Bar, siendo una actriz fetiche de Álex.


Murió a los 78 años de un derrame cerebral en Madrid.

En homenaje os dejo con su mítica frase en Las Brujas de Zugarramurdi, de 2013.

lunes, 7 de agosto de 2017

Treinta (2016)


Treinta es un corto dirigido por Juanmi Díez, quien también hizo el guión junto a Elisa Lucía. Saúl (Román Reyes) es un hombre que trabaja para el Gobierno en el departamento de Filantropía. Su misión, dentro del proyecto Midas, es muy sencilla, cuando alguien cumple 30 años él visita a la persona y le concede un deseo, tipo como los de los cuentos. Pero este privilegio o deseo tiene unas consecuencias, y es que todo lo que pide debe provenir de otro lugar.
Vemos a varios "privilegiados" a los que visita.. como Lucía (Beatriz Arjona), loca por tener un novio muy guapo, y a la afectada (Mireia Murguiondo) que perderá a su pareja... una pescadilla que se muerde la cola...


Os dejo con este interesantísimo cortometraje.