miércoles, 2 de marzo de 2016

Room (2015)

Cartel del film

Ayer pude ver por fin La Habitación, película irlandesa de 2015 dirigida por Lenny Abrahamson. Primero y ante todo, he de decir que es un film que me ha cautivado de una manera espectacular, y ando todavía muy impactado. Se trata de una película muy poderosa por las emociones que desprende y a la vez te engancha y cautiva. Aquí, se explora la psicología de los personajes en una situación límite, con muchísimo cuidado, teniendo la clase y el talento para no caer en lo ridículo ni pretencioso. Estamos ante una historia impecablemente actuada, que hace aflorar en el público toda clase de reacciones, muchas de ellas muy fuertes.
La película está basada en la novela de Emma Donoghue, y esta misma escritora ha hecho el guión, quizás algo que ha sido un punto muy definitivo en positivo.

Ma (Brie Larson) y Jack (Jacob Tremblay)

La primera hora de film es una absoluta obra maestra y describe como Brie Larson, que interpreta de manera brutal a "Ma", una chica que vive encerrada en un habitáculo ínfimo con su hijo Jack (Jacob Tremblay), para el que La Habitación es su mundo entero porque en sus 5 años de vida no ha salido de ahí, es el lugar donde nació, donde come, juega y aprende con su madre todo, a leer, a escribir, a pintar, etc... Por la noche mamá le pone a dormir en el armario por si viene el viejo Nick. Pero para ella, ese cubículo en el que lleva 7 años encerrada, secuestrada desde los 19 años, se ha convertido en una cárcel insoportable. 
En esta primera parte de la película, se describe con una perfección increíble como ella con gran tesón e ingenio ha conseguido crear un mundo para su hijo, pero su amor por él es tan grande, que es lo único que le permite soportar lo insoportable.


Sin embargo, coincidiendo con que cumple 5 años, la curiosidad de Jack va en aumento, que va en paralelo a la desesperación de la madre y las condiciones de vida bastante lamentables a las que les tiene sometidos su captor (Sean Bridgers). Después de un par de planes fallidos, Ma descubre que la única manera de salir de allí es utilizando de forma astuta a su hijo, que ya es capaz de hacer más cosas. Así le da instrucciones específicas a su hijo, para montar un paripé que haga caer en la trampa al viejo Nick. El plan que la madre idea y el hijo lleva a cabo, es después de muchas vicisitudes y problemas, un éxito, y consigue hacer lo que la madre le pidió, es decir, salir a la calle, a ese otro mundo que él no conocía, huir del secuestrador y pedir ayuda. El plan funciona, el niño es recogido por la policía, y se libera a la madre. La escena de la reunión de ambos es de una llorera descomunal, emoción a flor de piel.


Y ahora viene la segunda parte de la película, y lo primero que piensas es que lo fácil hubiera sido acabar ahí y cerrar la historia, pues no, es precisamente a partir de ahí donde el film se doctora, entra en un terreno interesantísimo y lógico además. Ahora viene una parte muy difícil para ambos y es la de su nueva vida, la vida que deberían haber tenido siempre, una normal. Después de una estancia en el hospital, todo es nuevo, sobre todo para Jack, ese nuevo mundo que sólo conocía a través de lo que su madre le decía. Retornar a la normalidad después de tantos años encerrada, es muy duro para la protagonista, todo es extraño y peligroso para ella, y Jack sin querer echa de menos la habitación, porque es el único sitio que conocía. Pasan a vivir a casa de los abuelos, unos padres de Ma, que cuando fue secuestrada eran matrimonio, pero ahora están separados, han pasado 7 largos años.


Joan Allen interpreta a Nancy, la abuela de Jack, que ahora vive con Leo (Tom McCamus), mientras Robert (William H. Macy) se fue a otro estado. Es bastante impactante como la madre sufre mucho psicológicamente, es sin duda a la que más le cuesta volver a la vida real, la incompresión de su padre que no acepta a Jack (es hijo del captor, aunque me parece un tipo bastante absurdo con ese comportamiento), las discusiones con su madre a la que le cuesta entender todo cuando no sabe muchas cosas completas, hasta el momento en que decide conceder una entrevista y ante las mal intencionadas preguntas de la periodista, después de lo cual se hunde y casi se suicida.
Como curiosidad, hay varios detalles musicales muy interesantes en el film. En la habitación de la protagonista hay pósters de grupos de su juventud (Radiohead, The White Stripes, etc...) y el perro de Leo se llama Seamus, como un tema de Pink Floyd.


Es un lujo la actuación de todos los actores de este film. Lo de Brie Larson y su Óscar es merecidísimo, soberbia actuación, simplemente conmueve en cada uno de los momentos. No es fácil interpretar a una mujer a la que vemos por los ojos de su hijo, ya que no puede ser ni demasiado perfecta ni mostrar sus debilidades de forma evidente, y es en ese equilibrio donde está descomunal, muy poderosa. Jacob Tremblay es un descubrimiento impresionante, es todo un acierto y la química con Brie es absoluta y palpitante. El resto de actores de reparto están magníficos, tanto Joan Allen, como William H. Macy o Tom McCamus.


En definitiva una película asombrosa y fascinante en la que consigue ser emotiva al máximo porque te encariñas con ambos personajes, que son desarrollados expertamente, y sus diferentes reacciones ante la misma cruel situación. La madre es un personaje heróico, que no da pena, mientras el niño se va transformando en una persona común y corriente.
La honestidad de este film es una de sus enormes virtudes.

Os dejo con el tráiler de este muy recomendable film.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada