jueves, 31 de marzo de 2016

The Gift (2015)

Cartel del film

Fue revisar mis entradas y ver que en cuatro películas estaba Joel Edgerton como actor, a saber, Zero Dark Thirty (2012), El Gran Gatsby (2013), Exódus: Dioses y reyes (2014) y Black Mass (2015), y por si fuera poco era el tío de Luke Skywalker en las precuelas de Star Wars. Ahora se pone en la silla de director con El Regalo, película que escribe e interpreta, y que la verdad ha sido una sorpresa agradable. Al principio me dio la impresión de que era un film de estos que acaban siendo carne de sábado a las 4 de la tarde, pero a medida que avanza la trama y su giro inesperado final, acaba convirtiéndose en posible película de las 10 de la noche en prime time.


La historia que nos cuenta la cinta es acerca de una pareja, Simon (Jason Bateman) y Robyn (Rebecca Hall) que son un matrimonio que se muda a un tranquilo suburbio de Los Ángeles, California, para comenzar una nueva vida, donde él entra en un puesto importante de una empresa y ella trabaja como freelance desde casa. Todo empieza a complicarse cuando aparece Gordo (Joel Edgerton), un antiguo compañero de instituto de Simon y cuyo comportamiento es bastante extraño dejando regalos desde el principio y visitando a la pareja muy a menudo. Poco a poco resurgen asuntos sin solucionar o pendientes de ese pasado que ambos comparten, lo que hará sacar a la luz las verdaderas personalidades de ambos.


Al final nos encontramos ante un thriller psicológico, en cuya primera parte tiene rasgos de films donde se lidian con invasiones a la intimidad de un matrimonio y su vida, pero conforme avanza la trama sus personajes se ven llevados a desconfiar unos de otros y a hurgar más de lo que en principio se creía, en sus pasados incómodos, mientras que el espectador es puesto en un juego mental en el que nunca sabes que va a pasar, y esa tensión mantenida a lo largo de la cinta le convierte en una de sus mayores virtudes.
Por si fuera poco, tiene un par de escenas que dan más miedo que muchas películas del género exclusivo de terror, y eso, desde luego, es atribuible a la buena dirección.


El tema de fondo y profundo es el bullying, pero tiene la gran virtud de que cuando Joel introduce el asunto no te da favoritismo por ninguno de los personajes. La cuestión está en que todas las acciones son cuestionables y hace que tu pensamiento sobre el trío principal de personajes vaya variando, y deja muy claro las brutales consecuencias del acoso escolar, que en muchos casos son para toda la vida.
Joel Edgerton borda el personaje del humillado en su día y que ahora resurge para tomarse su venganza, mientras una Rebecca Hall espléndida hace de mujer atormentada por la pérdida de un hijo y por la situación que va descubriendo, en la que hace que sepa con qué tipo de persona vive. Jason Bateman genial en el papel más difícil, el del triunfador de oscuro pasado, que verá como sus planes se van al traste y que tendrá que lidiar con un giro final inesperado para él y para el público. 


Buena película, donde nadie es lo que parece ser, incluso cuando ya ha acabado y que te deja pensando y con dudas.

Os dejo con el tráiler del film.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada