lunes, 28 de marzo de 2016

Escenas míticas del cine (XXXVIII)


Estos días hemos vivido la Semana Santa y es un clásico que pongan siempre las mismas películas en los canales de televisión, Quo Vadis, Espartaco, Barrabás, etc., y Ben-Hur, por la que tengo especial devoción, una película de 1959 dirigida por William Wyler y que fuera galardonada en su día con 11 Oscars nada menos.
Se trata de una obra maestra del cine, sin ningún lugar a la duda. Charlton Heston interpreta a Judá Ben-Hur, hijo de una familia noble de Jerusalem que es amigo de Mesala (Stephen Boyd), un tribuno romano que dirige los ejércitos de ocupación en la época de Augusto y Tiberio y a los que un accidente involuntario convierte en enemigos. Ben-Hur es acusado de atentar contra la vida del nuevo gobernador romano y él y su familia son detenidos por orden de Mesala. Judá es mandado a galeras a remar para cumplir su condena, y un hombre llamado Jesús de Nazaret se apiada de él y le da de beber, cuando el romano de turno le quitaba el agua.
En una escena memorable (de las muchas que tiene) cuando Judá ha vuelto ve a Jesús con la cruz arrastrándose, sufriendo latigazos y consigue llevarle un cazo de agua cuando está tirado en el suelo, que los romanos volcarán al suelo de una patada.
Este año sale un remake de esta película, me parece un error.


Os dejo con la mítica escena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada