miércoles, 30 de septiembre de 2015

Año Mariano (2000)


Varios de los actores que participaron en el exitazo de Airbag, dirigido por Juanma Bajo Ulloa, volvieron a la carga con una comedia esperpéntica y como reza el eslogan, alucinógena. La dirigen Karra Elejalde y Fernando Guillén Cuervo, que también la protagonizan.
Aquí se arremete principalmente contra la superstición y el fanatismo religioso tan habitual entre la gente ignorante y de poca cultura, que hacen de un colocado de "maria" un iluminado y predicador de la Virgen homónima.


Mariano (Karra Elejalde) sobrevive como distribuidor de cassettes de ínfima calidad para barres de carretera. Una noche conduciendo bastante bebido, tiene un despiste al volante y va a parar con su carro a una plantación clandestina de marihuana, que en ese momento, la guardia civil se dispone a quemar. Confundido por la combustión de alucinógeno, se le aparece la Virgen, y por si fuera poco se cruza con una procesión para pedir lluvia, les cuenta su experiencia con la Virgen y empieza a llover. tanto es así, que la gente le cree y gracias a una monja y a los servicios de Tony Towers (Fernando Guillén Cuervo), un avispado showman y promotor de espectáculos de medio pelo, convierten a Mariano en un santón iluminado.


El sensacionalismo televisivo, los telepredicadores y sus fraudes, el problema de la inmigración o el siempre tratado caciquismo están expuestos en el film, aunque con ciertas lagunas, en cuanto a personajes y acciones, pero los momentos cómicos lo salvan, y la convierten en una comedia tan surrealista que sólo queda divertirse.
En muchos instantes del film, el marketing del engaño o el analfabetismo de los propios elegidos, son exhibidos mediante un humor a todas luces esperpéntico, que de lejos se emparenta con la onda Monty Python, pero sólo de lejos.
En al apartado actoral Karra Elejalde y Manuel Manquiña se salen.




Os dejo con la surrealista película.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada