miércoles, 23 de septiembre de 2015

Everest (2015)

Cartel del film

Baltasar Kormákur dirige esta cinta basada en hechos reales sobre las expediciones que trataron de subir al Everest en 1996, en concreto dos de ellas. Se trataba de una época donde se sucedían muchas subidas a la cumbre más alta de mundo, en una fiebre que cada vez ganaba más adeptos. Se supone que todos tenemos un porqué por el que luchamos o motivos por los que justificamos nuestros actos, en ese sentido esta película trata de descubrirnos las sensaciones y los motivos que condujo, a estas expediciones en concreto, a intentar la hazaña.
Everest es un film eminentemente elocuente y vertiginoso, y funciona como una crónica audiovisual con una calidad de imagen espectacular.




La película, a parte de mostrarnos todo lo sucedido a aquella expedición, en la que no sólo había montañeros, sino periodistas, gente de negocios y demás, nos relata como uno de esos periodistas en un momento de la ascensión pregunta a todos porqué quieren subir esa montaña, ya que aparentemente no sólo es un tema de superación física, sino de llegar al límite y tener una victoria personal, de superar algo que está al alcance de pocos. Cada uno da su respuesta contando sus motivaciones, y claro, de todo hay, aunque a muchos les cuesta responder a esa simple cuestión, quizás porque es demasiado evidente. Al final todos coinciden en una frase... "porque está ahí".




Pero hay un momento donde las dos expediciones han de unir fuerzas, ya que las inclemencias metereológicas empiezan a condicionar mucho toda la subida, que acabaría siendo una de las peores tormentas de nieve que el hombre ha conocido jamás. El temple de los alpinistas es puesto a prueba, cuando deben luchar contra la fuerza desatada de la naturaleza, y superar obstáculos imposibles en un desesperado intento por sobrevivir. Varios de los que consiguieron subir la cumbre, no consiguieron bajarla.



La parte final del film se convierte en un drama de dimensiones tan gigantes como la montaña, algo que se veía venir, pero no se regocija en los sentimientos. El film no pretende encumbrar a los integrantes de la expedición de forma heroica. No se trata de hacer un retrato nostálgico, aunque algunos diálogos apelen a la épica del momento. Pero eso es lo que más se agradece, en una película que busca la complicidad con el espectador desde la calma y el sosiego, y trata de ser lo más objetivo posible sobre lo sucedido aquel fatal 10 de mayo de 1996.
En cuanto al reparto actoral destacan Jason Clarke (Rob, al mando de una de las expediciones), Jake Gyllenhaal (Scott, al mando de la otra), Josh Brolin (Beck el rudo tejano) o Keira Knightley (haciendo de Jan, la mujer embarazada de Rob) están realmente espléndidos, secundados por un gran elenco.




Os dejo con el tráiler del film.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada