viernes, 25 de septiembre de 2015

The Professionals (1966)

Cartel del film


Richard Brooks dirige en 1966 Los Profesionales, un clásico del western colocado por derecho propio entre los mejores de la historia del cine. Este director tenía ya joyas en su bagaje como La gata sobre el tejado de zinc (1958) y Dulce pájaro de juventud (1958) entre otras.
Con un reparto actoral de lujo, la música de Maurice Jarre y un excelente guión basado en la novela A mule for the Marquesa de Frank O'Rourke, Brooks firma un western crepuscular sobre unos paisajes desolados, desérticos, de sol abrasador, por los que se mueven unos personajes que son algo así, como los representantes de una raza de hombres acostumbrados a vivir a salto de mata, de un lado para otro de la frontera, unas veces de lado de unos supuestos buenos y otras de su propio lado, en una delgada línea frágil.


En el año 1917 cuatro expertos mercenarios son reclutados por un multimillonario llamado Joe Grant (Ralph Bellamy) con la misión de recuperar a su esposa (Claudia Cardinale) de las manos de un rebelde mexicano llamado Jesús Raza (Jack Palance). Raza había sido compañero de los profesionales contratados, Henry Rico Fardan (Lee Marvin) y Bill Dorworth (Burt Lancaster), cuando estos dos últimos se habían unido a la causa de la revolución mexicana.
Pero la historia tendrá un giro inesperado cuando ellos vayan al rescate de la mujer, ya que no era lo que les había contado Mr. Grant.


Claudia Cardinale, diosa

En este film destaca sobre manera la descripción de seres de otro mundo, en franca retirada ante el empuje de una civilización basada en automóviles y petróleo, en el que algunos tienen el dinero suficiente para que otros se ocupen de sus turbios asuntos. En este caso concreto se trata de cobardes plagados de dólares, incapaces de retener a una mujer capaz de convertir a algunos niños en hombres y algunos hombres en niños, cosa que se comprende muy bien cuando a uno de los personajes le preguntan sobre el porqué de una recompensa tan alta por jugarse la vida por una mujer, pero claro ¡¡¡qué mujer!!! una Claudia Cardinale en estado de gracia y guapa hasta decir basta (lo siento no puedo ser objetivo con esta mujer), con una sensualidad a prueba de bombas.




La lealtad a los pensamientos, el romanticismo que todavía existe de la rebeldía, la amistad, la integridad en el proceder, el amor pertinaz o el encuentro entre idealismo y realismo son varios de los temas tratados en el film, todos ellos de manera soberbia. Un viaje de ida y vuelta con un desenlace a la altura del peculiar sentido del honor, que todos ellos comparten de manera tácita.




Os dejo con esta fantástica película.

2 comentarios:

  1. Excelente película. Otra que me gusta mucho de Brooks, y que va después de "Los profesionales", es "A sangre fría", la adaptación de la novela de Capote.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: Una pasada de film amigo. Pues esa que dices creo que no la he visto, por lo menos a primera impresión.

      Abrazos.

      Eliminar