domingo, 14 de diciembre de 2014

Gone baby gone (2007)

Cartel del film

 
Ya cuando hablé aquí de la película Argo, dije que Ben Affleck como director me gusta 100 veces o más que como actor, y esta primera cinta suya de 2007, Gone baby gone, no hace sino corroborar dicha afirmación.
Adiós Pequeña Adiós, es una adaptación de la novela (Best seller) del mismo nombre escrita por Dennis Lehane (escritor de novela negra y frecuente asiduo de la pequeña pantalla, como atestiguan sus episodios para la serie de la HBO The Wire), que saltó a la fama por su novela Mystic River llevada al cine por Clint Eastwood. La historia sucede en el Sur de Boston, la de dos detectives de medio pelo Patrick Kenzie (Casey Affleck) y Angie Gennaro (Michelle Monaghan), compañeros profesionales y sentimentales, que son reclamados por el tío de una niña que ha desaparecido. La niña es hija de una madre drogadicta, ligera de cascos y bastante descuidada con su hija. Patrick ha vivido en el barrio, cosa que le hace ser contratado en paralelo a la investigación policial, con la esperanza de tener más éxito que la propia Policía.




 
El panorama que se encuentran ambos detectives es cuanto menos inquietante, al caso más sangrante que es el de la propia madre, se añade una comunidad formada por orgullosos miembros de la clase trabajadora, a la que añadir una ración extensa de cocainómanos y gánsters. A esto se suma la hermandad que hay entre los miembros de dicha comunidad, lo que hace que determinada gente se protejan entre ellos.
Para ser la ópera prima de Affleck no está nada mal, pero claro tengamos en cuenta dos cosas muy a su favor, primero una materia prima excelente y segundo un elenco de actores que ya quisieran muchos directores para su primera película. A Affleck se le ve poco ducho en narrar una secuencia de acción y menos creando ambientes de suspense, le cuesta.




 
 
Pero a diferencia de Eastwood, maestro de maestros, Affleck no pilla tan bien esos momentos poéticos que la historia te genera y no los sabe aprovechar, y aunque se esfuerza no consigue llegar a cristalizar esos detalles. Sin embargo, se nota que el hombre ha crecido en barrios así, y el sentido de comunidad lo clava, de hecho buena parte de la película se centra en relatarnos la vida cotidiana y los mecanismos que la mueven, desde un tendero a un mafioso, desde un detective al más alto cargo de la Policía.
Pero la película es sólida y se sostiene por si sola, y como no, hay interpretaciones excelentes, como la de Amy Ryan (Helene McCready) la madre de la niña, en una interpretación desgarradora.




 
Pero lo mejor del film, bajo mi punto de vista, está al final, en la moralina del último tramo, que además es cuando se devela el pastel y de verdad sabes de qué va la historia, quien secuestró a la niña y porqué, y todo lo que había detrás y que tan bien se oculta a la pareja de detectives, que de tontos tienen poco y no descansan hasta saber la verdad.
Adió pequeña adiós, es un thriller en la mejor tradición del género. En el desarrollo me parece fundamental la elección de dos veteranos y excelentes actores, ya que tanto Ed Harris como Morgan Freeman están soberbios, y en el caso de Freeman es que está hecho para el cine, un tipo al que parece que no le cuesta actuar. Siento decir que la que me falla en el reparto es Michelle Monaghan, que es la que no me resulta creíble.





Film correcto, muy entretenido y que se sigue con interés hasta el final y que deja claro que se iniciaba una interesante carrera de Affleck como director.
 
Os dejo con el tráiler.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario