lunes, 30 de diciembre de 2013

12 Years a Slave (2013)

Cartel del film
 
 
 
 
Steve McQueen dirige su tercer film, el más arriesgado y ambicioso hasta el momento, después de sus dos primeros trabajos Hunger y Shame ambos en círculos más independientes.
El film no es otra película más sobre el esclavismo en Estados Unidos antes de la Guerra de secesión, sino que, basándose en una historia real a través de las memorias del protagonista, se centra en la pérdida de libertad de un personaje concreto, narrando de forma brutal y honesta dicha historia, casi con la sensación de que te lo cuentan por primera vez, sobre todo el tema de como los negros eran tratados como pura mercancía y herramientas de trabajo, no como seres humanos y como eran vejados y humillados.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En los años previos a la Guerra Civil de Estados Unidos, Solomon Northup (Chiwetel Ejiofor), un hombre negro libre que vive en Nueva York, es secuestrado y vendido como esclavo. Solomon deberá luchar no sólo por continuar vivo sino también por preservar su dignidad frente a la crueldad de su amo (Michael Fassbender). Su esperanza, alimentada por inesperados gestos de amabilidad y ayuda, no le abandonará a lo largo de su odisea de doce años. La oportunidad de Solomon de conocer a un abolicionista canadiense (Brad Pitt) cambiará su vida para siempre.







No hay nada peor que ser privado de tu libertad y eso nos muestra el director con toda su crudeza, sin ninguna concesión, mientras describe la desesperación del protagonista en sus intentos de convencer a sus amos de que él es un hombre libre y no un esclavo. Esa desesperación la muestra con un estilo de cámara tremendo, una gran fotografía y encuandres casi imposibles, además de recurrir en varios momentos al recurso del flashback, todo ello acentuando el efecto a causar en el espectador.
 
 





 
Ni que decir tiene, que las interpretaciones de Michael Fassbender (cada vez más camaleónico), Chiwetel Ejiofor (estremecedor) y Brad Pitt son sobresalientes, teniendo más peso en el film los dos primeros. A destacar el debut de Lupita Nyong'o en un papel de esclava convertida en objeto de deseo de su dueño y odiada a su vez por la mujer del mismo.
Para colmo la música corre a cargo de Hans Zimmer, que completa un elenco espectacular para describir este drama.
 
Os dejo con el tráiler de esta impactante película.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario