viernes, 10 de julio de 2015

The Terminator (1984)

Cartel del film


Ayer pude ver en cine en versión original remasterizada The Terminator. James Cameron hace el guión (junto a Gale Anne Hurd) y dirige The Terminator, un film donde el eje principal es el conflicto entre la humanidad y la tecnología que en un futuro acabará dominando el mundo. El cineasta, rodea el núcleo de la película con dos factores que serán constantes casi siempre en su filmografía, es decir, una protagonista de fuerte carácter y una sub-trama amorosa de gran incidencia en el transcurso del relato. En esa fortaleza de los personajes de Sarah Connor (Linda Hamilton) y Kyle Reese (Michael Biehn) se basa y sustenta la grandeza de la producción y todo lo que su relación provocará dentro de la historia de la mitología del universo Terminator.





Es el año 2029 y las máquinas dominan el mundo mientras los rebeldes luchan contra ellas con un líder que es John Connor, un hombre nacido en los años 80. Para acabar con dicha rebelión las máquinas deciden enviar al pasado a un robot (Terminator) interpretado por Arnold Schwarzenegger, cuya misión será eliminar a Sarah Connor, la madre de John, y así impedir su nacimiento. Pero en el comienzo de su misión tira de listín telefónico y mata a otras dos Sarahs Connor, antes de ir a por nuestra protagonista, matando a todo aquel o aquella que se pone en su camino, incluídos policías y departamentos enteros.





Uno de los grandes aciertos de este mítico film, es que mucha parte de su éxito radica en como se nos presenta a los personajes principales Sarah y Kyle, muy humanos y no como a unos incombustibles guerreros, que lo que harán será sobrevivir al constante asedio de la máquina. Ella vive despreocupada y  le gusta pasárselo bien, además de vivir ajena al futuro que le espera. Por otro lado Reese llega desnudo al tiempo presente (literalmente) y hasta una buena parte avanzada del metraje, nos mantiene con la duda de si será el que quiere matar a Sarah o salvarla, el típico engaño cariñoso del director, siendo la interpretación de Biehn de una humanidad extrema ("He viajado en el tiempo por ti" le llega a decir a ella).





Uno de los momentos más alucinantes del film es el que se vive en la discoteca Tech Noir donde Sarah se refugia para llamar a la policía y pedir ayuda, y se recrea en un ambiente ochentero total que se nota en las ropas, cabelleras y estilos, la cámara se relentiza describiendo la entrada del Terminator, consiguiendo transmitir al espectador las mismas sensaciones que se tiene cuando uno tiene un accidente en el que todo parece transcurrir a cámara lenta. Mítica también la frase de Kyle a Sarah cuando le dice "ven conmigo si quieres vivir".





Pero no nos olvidemos de la imponente presencia de Arnold Schwarzenegger, un tipo culturista, musculoso, de pocas palabras y mucha acción, todo ello encaminado a una máxima eficiencia. Se trata de un cybor, una máquina cuyo tejido humano es vivo, pero que es capaz de reproducir sonidos de los humanos y es casi inmune a las balas que recibe. Sus miradas y movimientos de ojo (casi de Gran hermano) han quedado grabados para siempre en nuestros cerebros.
Dentro de las escenas de acción perfectamente rodadas, es evidente que el trabajo de maquillaje y de utilización de dobles y muñecos para suplantar al Terminator fue excelente.
Cameron utiliza un guión sencillo y su narrativa es algo tosca, cosa que pulirá con el tiempo, y que aquí queda perfectos.
Destacar también a unos secundarios de lujo, que dan un empaque tremendo al film.



La parte final con Sarah destruyendo definitivamente a la máquina en la fundición y empezando su embarazo, con esa tormenta que se avecina a lo lejos de la gasolinera mexicana donde reposta gasolina, deja clara abierta la historia a una continuación que sería gloriosa... pero esa es otra película.

Os dejo con el tráiler del film.


4 comentarios:

  1. Para mi la mejor de toda la serie en la que se les esta yendo un poco la pinza .... la cutrez ochentera y la falta de efectos la hacen maravillosa. La escena de la comisaria es de flipar ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. J Aybar: Yo es que a la 2 la tengo en un pedestal porque la vi en el cine en pantalla grande en su día y disfruté como un niño chico.
      Lo ochentero queda aquí de lujo y bueno, la nueva creo que la veo esta semana y la ponen muy bien, así que... ya os diré.
      Escena mítica la de la comisaría y no menos mítica la del garito a cámara lenta.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Como curiosidad un apunte,la fábrica donde se desarrolla toda la lucha final pertenece a cyberdine Sistems,la empresa que en el futuro desarrollaría tanto a Skynet como a los primeros terminators,lo que pasa es que el epílogo en donde se muestra el cartel y como guardan los restos fué cortada en el montaje final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grijaldo: Gran apunte como colofón, ese tipo de datos que hacen que todo quede más claro y afinado.

      Abrazos.

      Eliminar