domingo, 21 de julio de 2013

La migliore offerta (2013)

Cartel del film
 
 
 
 
Hacía tiempo que no veía una película tan buena, y que me hiciera pensar tanto. Siempre digo que cuando salgo del cine pensando en cosas de la película que acabo de ver, es un signo de que tiene mucha categoría. Giuseppe Tornatore, el autor entre otras de Cinema Paradiso, regresaba después de 5 años y lo hacía con una película pensada y calculada, y con un reparto de actores realmente excelente. Mención aparte merece Geoffrey Rush, un actor de esos que con el paso de los años ha adquirido un poso y una elegancia y profundidad en sus interpretaciones, que le hace estar entre lo mejor del cine. La música, como no podía ser de otra forma, corre a cargo de Ennio Morricone.
 
 
 

Geoffrey Rush
 
 
 
 
Virgil Oldman (Geoffrey Rush) es un hombre solitario, excéntrico, sibarita, y hasta algo misógino, experto en arte y agente de subastas, muy apreciado y estimado en todo el mundo del arte. Su vida transcurre sin mujeres, alejado de cualquier sentimiento afectivo, hasta que conoce a una misteriosa y hermosa jóven Claire (Sylvia Hoeks) que le encarga tasar y vender las obras de arte heredadas de sus padres en una villa medio abandonada. La aparición de esa jóven, que sufre una extraña enfermedad psicológica, hará que el hermetismo de Virgil desaparezca y hará que su vida se transforme para siempre.
 


Jim Sturgess

 
 
Una falsificación tiene siempre algo verdadero en sí misma. Esta frase se convierte en el leit motiv de la película, y la define perfectamente. Pero antes del desenlace final, asistimos a una canónica historia de amores de ultratumba, ya que el protagonista se enamora de una mujer sin rostro emparedada en vida, a la que él consigue ver, esa parte del film, es simplemente gloriosa, dónde voces, necrofilia, irrealidad, autómatas y hasta una enana-sibila es clave en el giro argumental que sigue después.
 



Sylvia Hoeks
 
  
 
La mezcla de relato de suspense y romántico le confiere al film un gran empaque, aunque lo llamativo de la película, es como el realizador consigue que semejante composición de géneros no suene a tópico genérico, sino que se someta a su propio temperamento, es decir, ha explorado otros territorios que puede que estuvieran lejanos antaño, y los ha adaptado a su estilo, con gran acierto.
Además el director ha utilizado actores británicos de prestigio y localizaciones en Praga, saliendo un poco de su Italia habitual en sus films.
 
 
  

Donald Sutherland
 
 
 
Especial mención dentro del reparto merecen el eterno Donald Sutherland (Billy), cuya sabiduría interpretativa está por encima de toda regla, y se adapta como un camaleón al papel que le toca, en este caso el de amigo de chanchullos con el protagonista, aunque en un fallo del guión, no se aclara si en el desenlace final él tiene algo que ver. Virgil, se ha hecho, con la ayuda de un cómplice ideal en las subastas (Billy), con una colección de auténticas obras maestras de la pintura a precios muy ventajosos. Él mismo alucinará del cambio que se produce en la vida de su amigo y compañero Virgil.
Y como no, el personaje clave de la película, el de Jim Sturgess, Robert, es realmente fascinante, un chico jóven, experto en arreglar todo tipo de cachivaches antíguos, mecánicos, más modernos, buscas, gps de mano, y que ayuda en su conquista a Virgil, ya que él es un triunfador con las damas.
 
 
 


 
 
Muy recomendable film, con toques claros de Hitchcock, donde el mundo de las subastas y las tasaciones está tratado con rigor y profundidad notorias.
 
Os dejo con el trailer de esta gran película.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario