domingo, 5 de marzo de 2017

Mejores escenas cómicas del cine (LV)


Trainspotting, la ya célebre película dirigida por Danny Boyle en 1996, y que acaba de tener su secuela en estos días, es un film realmente impactante y que para su época, en mitad de los 90, era totalmente transgresor. Basada en la novela de Irvin Welsh y muy bien guionizada por John Hodge cuenta las peripecias en Edimburgo de cuatro amigos, realmente cinco si contamos al más noble de todos, Tommy, y sus correrías por aquella ciudad.
Se trata de Mark Renton (Ewan McGregor) y sus colegas que son adictos a la heroína, lo que les hace estar siempre fuera de la realidad, pero la pandilla no tiene desperdicio, están un psicópata alcohólico y violento, Begbie (Robert Carlyle), un joven desesperado, Spud (Ewen Bremmer), un mujeriego con un conocimiento enciclopédico sobre Sean Connery, Sick Boy (Jonny Lee Miller) y un entusiasta de las caminatas y de Iggy Pop, tommy (Kevin McKidd).
En una escena chanante como pocas, Begbie está contando en la parte alta de un garito, una historia a su manera, es decir, alardeando de que jugaba como Paul Newman en el Buscavidas al billar, dándole una paliza a Tommy, pero era su historia para fardar y quedar como un crack, Tommy ya se encargaba de decir la verdad a Mark, y de que Begbie llevaba tal resaca que estaba jugando fatal, pero cuando éste acaba su visión de la historia tira hacia atrás la jarra que estaba bebiendo de cerveza y cae en la cabeza de una chica, empapándola de sangre, en esto que Begbie baja las escaleras y espeta "a esa tía le han abierto la cabeza y de aquí no se va ningún menda hasta que sepamos quien fue el cabrón que lo hizo...". Obviamente todo acaba en una pelea descomunal, como aquellas de las películas del oeste...


Os dejo con la descacharrante escena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada