domingo, 19 de marzo de 2017

Ant-Man (2015)

Cartel del film

Tenía pendiente desde hace tiempo el visionado de Ant-Man, una secuela de Marvel que venía precedida de polémica por el abandono de Edgar Wright, el guionista, de la compañía donde llevaba 8 años trabajando en este proyecto, por diferencias creativas, cosa que no auguraba en su momento buenas perspectivas con respecto al film, pero tanto el tráiler en su día como las alabanzas que fui escuchando, me animaron mucho a verla. Personas de confianza me dieron el último espaldarazo para hacerme con ella y destriparla, y el resultado no ha podido ser más excepcional. Sobre todo y ante todo, se trata de una película que basada en un buen guión, que evidentemente tiene un desarrollo visual fantástico, posee una historia detrás de los personajes y las desarrolla, les insufla aire y les permite tener una historia propia.


Además de todo lo citado, la cinta tiene un componente de humor, que encaja perfectamente y queda como anillo al dedo durante todo el film, haciéndolo ágil, con gags y guiños realmente brutales, por un lado a "Iron Man", más que evidentes, por otro a aquella película "Cariño, he encogido a los niños" que protagonizaba Rick Moranis, mientras que el último es para "Toy Story", y ahí es donde se nota que Disney se hizo cargo de Marvel hace ya un tiempo. Sobre todos ellos sobrevuela la influencia de "El increíble hombre menguante" de Jack Arnold de 1957. Como es lógico el Hombre Hormiga es un súperhéroe extraído de los cómics, pero hablamos de un personaje casi insignificante, perdonadme la paradoja, del que se ha hecho una película entera, algo parecido a lo de Deadpool. Así Peyton Reed, el director va en tono ligero apostando por la fluidez antes que por la grandilocuencia.


Tras salir de la cárcel, el ladrón y estafador Scott Lang (Paul Rudd), quiere volver a ver a su hija, a la que no puede pagar la manutención, mientras ve como vive con su madre y otro hombre, de profesión policía. Entonces algo desesperado, recibe la propuesta de un amigo y sus dos colegas para hacer un robo en la casa del Dr. Hank Pym (Michael Douglas), algo que hace, y cuando entra allí y abre la caja fuerte, ve que solo hay un traje, que se lleva corriendo y atónito. Todo estaba preparado por el doctor, que le había elegido para realizar un trabajo especial. El científico, expulsado de la compañía que él mismo creó, suministra el traje especial al joven, que le otorga la capacidad de reducir su tamaño al de un insecto, al tiempo que aumenta considerablemente su fuerza. Así, cuando entiende este nuevo arma del que dispone, será capaz de comunicarse con los insectos y abrazará al héroe interior que lleva dentro, a la vez que olvida su vida de delincuente y se centra en hacer el bien y salvar al mundo de una terrible amenaza.


Aquí evidentemente hay peleas, hay acción y demás, pero ni es empalagoso ni satura, todo está en su justa medida, siendo el humor una pieza clave incluso dentro de ese tipo de escenas. Michael Peña en ese aspecto, está realmente extraordinario. Una cosa importante a no olvidar, es que hablamos de una película de robos y atracos maravillosa, pero que limita la historia claro está, y también implica que muchas relaciones de los personajes no se extiendan más todavía, aunque el ritmo ágil y fluido del film hace que el aburrimiento no aparezca en todo el metraje. Así conocemos a un nuevo superhéroe, que pasará a formar parte de Los Vengadores (como vimos en Capitán América: Civil War), y se dejan claro posibles secuelas de ésta en las escenas post-crédito. Ojo a la legión de hormigas, es una maravilla lo bien hechas que están, con mucho carisma.


Paul Rudd está muy digno, además me cae bien, se basa en su carisma y en elevar su encanto, con lo que rápidamente empatizas con su personaje, Michael Douglas está brutal, primero porque es un actorazo y segundo porque vuelve aquí a hacer un personaje de bueno, después de muchos villanos, y claro, es tan bueno para unos como para los otros. La guapísima Evangeline Lilly cuyo personaje parecía limitado a priori, consigue que tenga vida propia y te enganche. Corey Stoll como villano cumple perfectamente, y mezcla al hombre de negocios con una perturbada mente de manera coherente.



Os dejo con el tráiler de esta divertidísima película, de la que me hecho fan absoluto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada