viernes, 17 de febrero de 2017

The Great Wall (2017)

Cartel del film

La Gran Muralla está dirigida por Zhan Yimou, director entre otras de Las Flores de la Guerra, Amor bajo el espino blanco o La Maldición de la flor dorada, aquí maneja una película de ciencia ficción, fantasía, acción, aventuras y embadurnado con algo de historia. Es la producción más cara hecha en China, pero eso si, ha contado con estudios y dinero procedente de Hollywood, una colaboración yanki-china, que no sé si al amigo Trump le gustará demasiado. El caso es que el despliegue es enorme, y se han buscado también actores de peso para la cinta, Matt Damon, Andy Lau, Pedro Pascal, Jing Tian, Zhang Hanyu y Willem Dafoe.
Me chirría tanto guionista, tres en una sola película, americanos todos eso si, que parte de una historia perpetrada por otros tres.


Todo se ambienta en la China del Siglo XV, mientras se construye la que será la muralla más grande y larga del mundo, los soldados que llegan allí, muchos de ellos mercenarios, en busca de la pólvora negra, deben convivir y ayudar a los oriundos. Pero hay un secreto, y es cuando los foráneos descubren que la edificación no sólo vale para defenderse de los vecinos mongoles, sino también y sobre todo, sirve como barrera para resguardarse de una amenaza mayor, algo sobrenatural e inhumano. Ese misterioso fenómeno, será una auténtica pesadilla contra la que tendrán que luchar y sufrir la llamada Orden sin nombre, que gobierna y defiende la muralla.



Aquí observamos en la narrativa algo muy curioso, y es lo pronto que el hombre blanco se convierte en líder y héroe de una civilización que está en peligro de ser extinguida por una fuerza mayor. William (Matt Damon), se cepilla a un monstruo y asciende a salvador al cargarse a otros dos en el asedio. Pero a diferencia de otros protagonistas anteriores, comparte la gloria con sus semejantes chinos, en vez de quedarse con toda para él. Hasta allí llegó acompañado por Tovar (Pedro Pascal), otro mercenario español, mezcla de valiente y cobarde, pero con agudas frases cómicas como "No me alisté para esto", "Tengo hambre" u otras...
Allí coinciden con Ballard, un personaje que en 25 años ha sido incapaz de salir de allí, y ve en ellos la oportunidad para escaparse.


Pero lo mejor de este film sin duda, es la maestría que demuestra el director a la hora de describir la organización del ejército que defiende la muralla, y todas las escenas de batalla y acción, rodadas con una pulcritud absoluta, como hacía en las ceremonias de apertura y cierre de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Destacar también esos códigos de honor, fuertemente arraigados dentro de la orden, y la presencia como luchadoras infatigables de las mujeres, al mismo nivel que los hombres.
El problema radica en que hay cosas forzadas, a pesar de tener momentos brillantes, y los actores en general tampoco es que hagan deleites muy espectaculares.


Os dejo con el tráiler de La Gran Muralla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada