miércoles, 25 de enero de 2017

Hell or High Water (2016)

Cartel del film

Ayer por fin pude ver el film dirigido por David Mackenzie y que ha durado escasas tres semanas en cartel, traducida aquí como Comanchería. Se trata de un thriller violento, que se atempera por un toque de humor continuo, muy americano eso sí, y que tiene tintes de los hermanos Cohen por momentos (hay alguna parte que me recuerda a No es país para viejos), pero que he oído por ahí que lo meten en el género western, y siento discernir, yo no tengo ese concepto de western, se trata de un drama criminal que se desarrolla en la actualidad en pueblos del oeste de Texas, muy tocados por la crisis, y que en el caso de los protagonistas se ven forzados a robar bancos para, sobre todo uno de ellos, salir de su atoyadero económico.


La pareja de hermanos protagonistas, Tanner (un ex-convicto) y Toby Howard (padre divorciado), encarnados por unos magníficos Ben Foster y Chris Pine, enganchan al público desde ese lado romántico por el que roban a los bancos, que antes les habían robado a ellos. Defender tus tierras luchando contra el sistema, a base de pequeños robos en efectivo, sin utilizar la violencia, es en principio un plan perfecto, pero claro empiezan a ser perseguidos y todo se va complicando, por ahí hay siempre algo de Bonnie & Clyde, donde ya sabemos que el final nunca es bueno.
Eso si, es enorme la descripción de esos pueblos pequeños que han quedado desiertos, donde se podría empezar una nueva vida a partir de un pedazo de tierra, pero eso es imposible ya que los grandes ladrones, es decir, las grandes corporaciones han ido barriendo para si todo, y expropiándolo.


Por otro lado está la parte policial, encarnada por los Rangers de Texas, Marcus Hamilton al que da vida el gran Jeff Bridges (cuanto más mayor, todavía mejor) y Gil Birmingham que encarna a Alberto Parker. Ellos son los encargados de perseguir a los dos hermanos. El problema del personaje de Bridges, es que desde que le comunican que le van a prejubilar, está un poco limitado, aunque eso si, saca adelante a su personaje gracias a sus maravillosas cualidades adquiridas con el paso de los años y la experiencia. Sus conversaciones con su ayudante, siempre con toque de humor y con referencias raciales y culturales, relentizan el film, y le quitan tensión, al igual que paralelamente se produce una situación parecida entre los Howard.


Lo que no escapa a nadie, es lo bien ambientado que está el film, donde se describe de manera precisa la vida cotidiana de esa zona de Estados Unidos, con guiños continuos a frases hechas o a la manera de ser de aquella parte del país, la fotografía ténue de Giles Nuttgens lo clava y las escenas de acción, tanto en el robo de los bancos como en la persecución del final, a pesar de que se ve venir, están muy bien filmadas.
Es una buena película, con la violencia justa y necesaria (podía ser peor), pero ante todo nostálgica y reflexiva, y que se engloba más dentro del género de película pequeña que llega a grandes logros, que el de una superproducción que no llega a convencer a todo el público.
La banda sonora perpetrada por Nick Cave y Warren Ellis en el score y cantantes countries es excelente, le va como un guante al film.


Os dejo con el tráiler del film.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada