jueves, 29 de septiembre de 2016

Escenas míticas del cine (XLVIII)



En el año 1964 Miguel M. Delgado dirige El Padrecito, con papel protagonista absoluto de Cantinflas. El mítico cómico interpretaba al Padre Sebastián, que es enviado a un pueblo a ayudar al ya mayor Padre Damián en sus funciones sacerdotales. El Padre Sebas choca con la oligarquía del pueblo, al abrir una escuela donde explica las encíclicas de los trabajadores y además los ideales del obrero, y con la hermana del Padre Damián, Sara (Angelines Fernández) convencida de que ha llegado para quitarle el curro a su hermano. 
El pueblo está en completa sumisión al cacique que lo gobierna, el tal Don Silvestre, pero el Padre Sebas que es querido por el pueblo, se mete en todo, juega a los dados, torea, juega a las cartas...
En una mítica escena, comiendo con el Padre Damián y su familia, éste le hace saber de una queja del cacique, al decirle a los niños que si cobran más que trabajan que cobren menos, pero que si trabajan más que cobran que cobren más. Claro, varios obreros habían pedido subida de sueldo a Don Silvestre, y eso no gustaba al hombre. La defensa del Padre Sebas es que eso lo decían las encíclicas de Pio XI y Juan XXIII, es decir, que las riquezas no se acumulen en manos de los ricos y que se repartan entre los trabajadores, a lo que Sara contesta y le acusa de comunismo... ja, ja, ja...


Disfrutar de la escena brutal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada