jueves, 25 de febrero de 2016

Deadpool (2016)

Cartel del film

Muchas eran las ganas que un servidor había acumulado de ver Deadpool, no sólo por su éxito, sino porque ya desde que vi su tráiler, me atrajo su humor ácido y me dio la impresión de que visualmente me iba a gustar, y leches que si me ha gustado, me ha encantado.
Conocer la génesis y evolución de este personaje se me antoja esencial, ya que Deadpool representa una conjunción o mezcla de varios temas clásicos en la era moderna del cómic, por un lado el humor negro, la sexualidad por otro, el "anti heroísmo" (el menos convencional de Marvel sin duda) además de la reflexión y la crítica.
Incluso y por si fuera poco, hay una similitud curiosa con otro antihéroe de la literatura universal, el Quijote de Cervantes, con el que comparte el delirio y el humor.



Deadpool es un mercenario bocazas al que interpreta Ryan Reynolds como Wade Wilson, un ex-operativo de las fuerzas especiales, reconvertido a mercenario y que tras ser sometido a un cruel experimento por Francis, alias Ajax, el villano interpretado por Ed Skrein, adquiere poderes de curación rápida, pero volviendo su rostro y su cuerpo agrietado, adoptando entonces el alter ego de Deadpool, con un disfraz rojo y negro que le cubre el cuerpo. Armado con esas nuevas habilidades que le dio el experimento y que por contra le eliminó el cáncer que padecía, además de su oscuro, ácido y retorcido sentido del humor, intentará dar caza al hombre que casi destruye su vida.


No olvidemos que todo parte de un cómic de Marvel, y que Fabian Nicieza y Rob Liefeld han creado el personaje al que Paul Wernick y Rhett Reese han guionizado. Pero se trata de un personaje en cierto modo ninguneado durante mucho tiempo por Marvel, no teniendo confianza en él, pero Joe Kelly es el escritor que mejor lo supo entender. Pero el producto final, que es lo que interesa realmente, por un lado es atípico, poco común, pero consigue que el espectador no pierda detalle de lo que sucede en pantalla ya desde los créditos iniciales (chanantes a más no poder), los cientos de chistes, guiños, la irreverencia continua, etc...



Por otro lado el film empieza con una escena de acción trepidante y perfectamente rodada, que se rompe y vuelve con constantes flash-backs que pudiendo parecer mal encajados, consiguen justo el efecto contrario, ya que te explica de donde viene todo, y sirve de rampa de lanzamiento de presentación de todos los personajes, que fueron camuflados a posta en la humorística presentación de créditos, es decir, el villano Ajax al que da vida Ed Skrein, la guapísima Vanessa interpretada por Morna Baccarin, y los dos mutantes que son los únicos habitantes de la mansión de los X-Men, Colossus y la jóven Negasonic Warhead (Brianna Hildebrand), otro punto fuerte dentro de la originalidad que envuelve a toda la cinta. Todos los personajes están perfectamente desarrollados.


En el plano actoral, Deadpool en manos de Ryan Reynolds es una gozada, ya que aporta al personaje lo mejor de si, y hace que le admiremos. Ed Skrein como el malo lo clava, hacer de villano demuestra la calidad de un actor y sin duda este la tiene. Morena Baccari, a parte de desplegar belleza por todos sus poros, está colosal como la chica del protagonista, de hecho me he enamorado de ella. Por otro lado, los secundarios funcionan a la perfección como Lesli Uggans, en el papel de la ciega compañera de piso del protagonista, llamada Blind Al o Karan Soni en el papel de Dopinder, el taxista hindú que siempre lleva a Deadpool y en los cameos destaca el de Stan Lee como Dj del club de streptease.


Los chistes sexuales, el poco descanso que se da al espectador y el trepidante ritmo, hace que el film se te haga cortísimo. Un disfrute absoluto, no exenta de mucha violencia, con la duración correcta, altas dosis de humor, gran dirección de un Tim Miller novel, que quien lo diría... hace su primera película.

Os dejo con el tráiler.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada