viernes, 6 de noviembre de 2015

Mi gran noche (2015)

Cartel del film

La nueva película de Alex de la Iglesia, Mi gran noche, vuelve a juntar a muchos de los actores que trabajaron en Las Brujas de Zugarramurdi (2013), con la incorporación de Raphael en su regreso al cine, y que sinceramente está espléndido, haciendo una gran parodia de si mismo, y riéndose a espuertas de su imagen de leyenda de la música del petardeo.
Bastante caos en el que el director es especialista, mucha ironía, bastante crítica a aspectos de la sociedad y muchas lentejuelas y falso glamour es la Nochevieja que nos propone el director.



Faltan pocas horas para que empiece el año nuevo y en un plató de televisión se reúnen varias estrellas para esperar las campanadas y celebrar juntos la llegada del año nuevo (2016). Pero, en realidad, este programa especial de Nochevieja se está grabando en octubre a las afueras de Madrid. En la grabación, llaman a Jose (Pepón Nieto), para sustituir a un figurante que ha quedado malherido por un cámara, un tipo en paro, cuarentón y que es contratado por una ETT para ir de figurante, mientras otros cientos de personas como él llevan allí semana y media encerradas, sin parar de ensayar, sudando la gota gorda, fingiendo que disfrutan, mientras ríen y festejan falsamente la Nochevieja. Justo afuera de los estudios, la tensión entre trabajadores que se manifiestan por un ERE inminente y la policía es enorme.


Alphonso (Raphael), la estrella musical veterana, es capaz de todo para asegurarse que su actuación tendrá la máxima audiencia, y no escatima en trucos de todo tipo para que sea así, incluso herir a su contrincante, Adanne (Mario Casas), su antagonista, jóven cantante latino, ligoncete y acosado por las fans, que quieren chantajearle aprovechando su flojera de pantalón.
Los presentadores del programa se odian (Carolina Bang y Hugo Silva), una pareja que se quiere y se odia a partes iguales (aunque domina el odio, ja, ja) compiten por ganarse la confianza del productor en una lucha sin cuartel. En todo ese ambiente, la vida de Alphonso corre serio peligro.


Así el film, resulta caótico y esperpéntico pero trepidante, donde el ritmo no decae en ningún momento y consigue mantener en todo momento la atención del espectador, pero a su vez es un ritmo tan vertiginoso que a veces no da tiempo a asimilar las miles de cosas y detalles que se suceden sin solución de continuidad, provocando cierto cansancio, ya que no hay descansos ni pausas, que como en un buen disco se compensa con temas tranquilos después de los cañeros. eso provoca que pequeñas historias que podrían tener más chica quedan en anécdotas, y otras menos importantes son alargadas en exceso.
Todo esto del humor negro de nuestro querido país, la casposidad y demás, se mezcla con temas serios como el paro y la corrupción, y está muy bien hilado, ambas conviven.
Eso si, muy destacables en el plano actoral Carlos Areces, el propio Mario Casas (por fin está acorde al papel, le va clavado), Carmen Machi, Blanca Suárez y la gran y fantástica Terele Pávez.



Os dejo con el traíler de esta divertida parodia, entretenimiento a saco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada