martes, 17 de noviembre de 2015

Casino Royale (2006)

Cartel del film

En el año 2006 Martin Campbell dirige la primera película de la nueva fase de la saga de James Bond, en la que Daniel Craig es el actor que interpreta ahora, y por cierto, de manera excelente, a 007. Para esta entrega los guionistas Neil Purvis y Robert Wade tienen la inestimable ayuda de Paul Haggis, algo que se nota y mucho. Diálogos muy cuidados, las relaciones entre los personajes principales perfectamente estudiadas y muy creíbles. No hay escenas de acción fuera de lugar o inverosímiles, siendo la acción más física y mucho más real, a la vez que gana en efectividad y espectacularidad. Además Martin Campbell dirige de vicio, algo que sorprende gratamente, ya que sus anteriores trabajos no eran precisamente destacables.

Daniel Craig

Casino Royale sigue la pista del principio de la carrera de James Bond, en cuya primera misión le lleva hasta le Chiffre (Mads Mikkelsen), banquero de terroristas de todo el mundo. Para detenerlo y desmantelar la red terrorista, Bond debe derrotar a Le Chiffre en una partida de póker con apuestas altas en el Casino Royale. Esa escena larga está ya en mi top de mejores del cine. Es glorioso como Campbell en un alarde genial, maneja el tempo narrativo interrumpiendo la partida un par de veces sin que el interés no baje ni un ápice, sino muy al contrario, contribuye a su crescendo. Otro momento cumbre es la tortura que sufre Bond, de las más duras que he visto, una interpretación de Craig antológica.
Al principio Bond está algo molesto, porque le asignan a una hermosa oficial del Tesoro, Vesper Lynd (Eva Green), para entregar la apuesta para la partida y vigilar el dinero del gobierno. Pero ambos sobreviven a ataques terribles de Le Chiffre y sus secuaces, lo que provoca una atracción mutua que les hará ser objeto de mayores peligros y marcar la vida del superagente.



Un film que empieza de forma espectacular como la persecución inicial que es deslumbrante como pocas, un prólogo filmado en blanco y negro, donde Bond comete un asesinato de mucha violencia, pero se trata de una violencia excelentemente expuesta, nada gratuita. La comunión entre sofisticación y arrogancia confieren al personaje de 007 una figura pétrea y rocosa pero con humanidad, incluso con tintes de cine negro (gracias al prólogo) además de detalles de antihéroe, pero eso si, dejando claro ya, que este nuevo agente es más un asesino que un espía. Craig puede que desprenda menos glamour, pero su nivel interpretativo es excelso, con gran carga irónica y profundidad emocional. Le da sangre fresca al personaje y lo rejuvenece de forma brutal.


El resto del reparto actoral lo borda. Una Eva Green que simple y llanamente es de las mejores chicas-Bond que ha habido jamás, que ya sólo deslumbra con su presencia y magnetismo, a parte de que aquí hace un enorme papel (aunque demasiado maquillada). Judi Dench siempre sobria en su papel de M. Mads Mikkelsen se muestra como un villano abrumador y Giancarlo Gianinni, en el papel de Rene Mathis, está espléndido en un actuación nada sencilla.



Una muy buena película, entretenida al máximo donde cuesta distraerse y que como único pero es algo larga de metraje y con un final algo rebuscado y su giro de guión (algo que parece sello de la saga).

Os dejo con el tráiler del film.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada