miércoles, 13 de agosto de 2014

Se nos va Lauren Bacall.



Sin solución de continuidad, después de la triste noticia de la muerte de Robin Williams, se nos va una de las estrellas más grandes de Hollywood de todos los tiempos, Lauren Bacall, la eterna viuda de Humphrey Bogart, que ha sufrido ayer un derrame cerebral a los 89 años.
Bacall era la superviviente de una generación a la que llegó muy joven (con 19 años, para rodar "To Have and Have Not" en 1944 y atarse ya a Bogart) y que la perspectiva de la historia ha acordado llamar Hollywood dorado. Apenas quedan compañeros que la conocieran de verdad.




Inició su carrera en el teatro, y después empezó a trabajar en el cine. Participó en unas 40 películas, entre las que destacan Tener y no tener (1944), The Big Sleep (1946), Dark Passage (1946), How to Marry a Millionaire (1953), Designing Woman (1957) y The Mirror has two faces (1996). Sus interpretaciones la hicieron acreedora de múltiples premios, entre ellos un premio del Sindicato de Actores, un Globo de Oro y dos Tony. Por su trayectoria profesional recibió el Óscar honorífico, así como el premio Cecil B. DeMille, el César Honorífico y el Premio Donostia.
Su época había sido otra, si bien había estado en activo hasta hace dos años, cuando prestó su cavernosa y legendaria voz a "Ernest & Celestine", una cinta de animación, y en las últimas décadas había pasado de puntillas por cintas clave de la evolución del lenguaje cinematográfico como "Dogville", de Lars Von Trier.





Para mi la mirada de la Bacall es de las más profundas y asombrosas del cine de todos los tiempos, de esas que no se olvidan.
Os dejo con una escena mítica de la película Tener o no tener de 1944, dirigida por Howard Hawks e interpretada por esa pareja mítica de Hollywood, Humphrey Bogart y Lauren Bacall además de Dolores Morán, otra guapísima actriz de la época.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada