martes, 5 de agosto de 2014

Il buono, il brutto, il cattivo (1966)

  Cartel del film
El género del llamado Spaguetti Western tiene una trilogía gloriosa con Sergio Leone como director, a saber "Por un puñado de dólares" (1964), "La muerte tenía un precio" (1965) y "El bueno, el feo y el malo" (1966), todas con música fabulosa de Ennio Morricone y que para mi curiosamente van de menos a más, es decir, la segunda supera a la primera y la tercera es la mejor de las tres, en dura pugna con la segunda. A esta triada se la conoce como "La Trilogía del Dólar".
La maestría de Sergio Leone a la dirección de esta producción italiana es indiscutible, pero a la vez junta a un elenco de tres actores de una calidad suprema, por un lado a sus ya tratados Clint Eastwood y Lee Van Cleef, a los cuales añade a Elli Wallach, para mi un acierto soberbio ya que es el que pone la pimienta al asunto y es el contrapunto perfecto entre los dos pistoleros.



    El bueno (Clint Eastwood)

En plena Guerra Civil norteamericana, un par de estafadores se dedican a timar a las autoridades. Tuco (Eli Wallach) es perseguido por numerosos crímenes, y es atrapado y entregado a la justicia por un cazarecompensas conocido como el Rubio (Clint Eastwood), su cómplice de fechorías, quien lo libera de la horca a último momento para huir y repartirse el botín. Pero una serie de mutuas traiciones y desventuras los llevan a cruzarse en el camino con Bill Carson, un soldado confederado malherido. Antes de morir, les dice a ambos dónde se encuentra escondido un botín de 200.000 dólares en monedas de oro. El problema es que uno de ellos conoce el paradero (un cementerio) y el otro sabe en qué tumba se encuentra enterrado el oro. Mientras tanto, un corrupto sargento de la Unión conocido como “Ojos de Ángel” (Lee Van Cleef) se encuentra tras la pista de Carson. Y no pasará mucho tiempo... antes de que sus caminos se crucen en el trayecto hacia el botín escondido.



El feo (Eli Wallach)



Quizás el único pero que tiene el film, es su excesiva duración, cerca de las 3 horas. Pero Leone demuestra una cosa, y es que sin una gran inversión, pero con una gran historia que contar, los resultados son espectaculares. Y es que el dólar, amigos y amigas, es el auténtico protagonista de esta historia, con ciertas reminiscencias al mundo materialista. Un tesoro oculto será el "leit motiv" de los tres protagonistas durante todo el metraje, de forma que podremos ver las virtudes y miserias de cada uno de ellos, con la virtud de que el excelente trama que crea Leone convierte dichas andanzas y desventuras, en un entretenimiento de primera magnitud. Un film donde el bueno no es tan bueno, el malo tiene un lado humano... y el feo... también triunfa... a su manera.


El malo (Lee Van Cleef)


La secuencia del duelo final debería ser estudiada en todas las escuelas de cine, un prodigio de montaje. Para la posteridad, quedará el comienzo del film (con ese personaje que aparece cual muñeco en primer plano) dónde Sergio no recurre a diálogos en muchos minutos y le queda perfecto, realmente una gozada.

Os dejo con la escena final de film.


4 comentarios:

  1. Llamame loco, pero a mi que no me gusta esta pelicula...prefiero cualquier otro spaguetti, y eso que no soy fan del genero.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Addison de Witt: Amigo, hablamos de una obra maestra del cine. Te guste el género o no, aquí estamos ante otra visión que regenera por completo el western, a mi me encanta, de mis films preferidos de siempre.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Pues a mí me parece justo al revés, Savoy. Conteniendo "El bueno" escenas excelentes y resultando notable en su conjunto, las dos primeras películas de la trilogía las considero más perfectas en su construcción y, sobre todo, menos irregulares. Con el "puñado" y la "muerte", Leone ya dibuja de sobra su visión tan particular y brillante —manierismo puro— del western; en "El bueno" repite esquemas sin tanto fulgor. Y recordar siempre la deuda con Kurosawa, que a Leone y sus productores les costó un buen "puñado de dólares".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: Para mi la pugna, como digo en el texto, está entre "La muerte tenía un precio" y ésta, pero para mi la aportación de Eli Wallach es tan alucinante que le da mucha variedad a la cinta, y no se centra en el dueto Eastwood-Van Cleef como en las anteriores, que era tremendo.
      Yo elevo esta del notable al sobresaliente, simple y llanamente porque ya no se hacen películas tan buenas amigo.
      Ayyy la deuda con Kurosawa.... eso merece capítulo a parte....

      Abrazos.

      Eliminar