sábado, 31 de mayo de 2014

Escenas míticas del cine (XXI)


 
 
En 1990, y después de dos películas que no tuvieron el éxito deseado en taquilla como "La lista negra" y "El Cadillac rosa", Clint Eastwood se metió de lleno en uno de sus proyectos más personales. Para ello eligió la novela de Peter Viertel, Cazador Blanco, Corazón Negro, en la que narraba las experiencias vividas en el rodaje de la mítica cinta de John Houston de 1951 "La Reina de África", una de las más perfectas películas de aventuras jamás hecha. Viertel, en dicha novela, mezclaba hechos reales con inventados (cambiando incluso nombres de personajes por otros) y se centró ante todo en su relación personal y profesional con John Houston, un director amado y odiado a la vez, y sobre todo se centró en la obsesión de éste por irse de caza en África durante el rodaje del citado film. Eastwood, ferviente admirador de Houston, no desaprovechó tal ocasión para dar su punto de vista y hablar de si mismo.
 
 


 
 
 
Eastwood hace una interpretación sublime de John Wilson (Alter Ego de Houston), dónde su sentido del humor se agudiza al máximo, ¡ojo! sin ser una comedia, como en la escena de la que hablo hoy, en la que el protagonista mantiene una conversación con Mrs. McGregor o Margaret (interpretada por Mel Martin), como ella prefiere que la llamen, en presencia de Pete Verrill (Alter ego de Peter Viertel interpretado por Jeff Fahey), acerca de su pensamiento sobre los judíos y lo que pasó con ellos en la época de Hitler.
La anécdota que le cuenta John a la señora... no tiene desperdicio.
 
Disfrutad de esta mítica escena.
 
 

6 comentarios:

  1. Una de las mejores peliculas de Eastwood que no la fue a ver ni el Tato en su dia, y la escena es de traca...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Addison de Witt: Como esos discos que nadie compra cuando salen y se convierten luego de culto ¿verdad? A mi esta película me parece bestial.
      La escena es tremenda.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Una de mis películas favoritas de Eastwood, Savoy (por cierto, los protagonistas de la anécdota cenan en el Savoy). Una escena genial, muy a cuento ahora que la extrema derecha vuelve a asomar sus fauces en Europa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: Y de las mías... bien... ya veo que has visto el giño que me hacía John Wilson en la película... te doy el premio.
      Una escena, que como bien dices, refleja lo extremistas y xenófobas que pueden ser... hasta guapas "zorras" de la alta sociedad...

      Abrazos.

      Eliminar
  3. !Hola,Savoy!

    La película fue un fracaso, aunque la crítica la encumbró, según ella fue uno de los mejores trabajos de como director.A mi ,personalmente ,me agrado.Partiendo de la base de que Eastwood es mi ídolo,me fascina este actor.

    Una escena muy cruda por la dureza con que el insulta a la boba de la mujer,porque ella es tonta del culo y no tiene nada de sensibilidad,pero el es un cabroncete de mucho cuidado(disculpa las palabras malsonantes).
    Si yo hubiera sido ella,le hubiera respondido"ufff que susto,pensé que me iba a decir que tenia pinta de espía alemana,eso sí que seria una ofensa muy grande"jajajajaja.

    Estupendo post.Muchos besos y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristal_Azul: Si que lo fue, un fracaso en toda regla, y como bien dices la crítica la encumbró, cosas que no suelen ir de la mano, público y crítica.

      La escena es cruda si, pero muy bien resuelta por Eastwood, date cuenta que el cabroncete es un poco más inteligente que ella, que es avisada por dos veces de que está delante de un judío... lo demás viene sólo.

      Besos y buen finde.

      Eliminar