martes, 28 de mayo de 2013

Apocalypse Now Redux (1979-2001)

Cartel del film



En 1979 Francis Ford Coppola dirige el que para mi es el Film con mayúsculas sobre la Guerra del Vietnam. El guión está basado en una novela de Joseph Conrad, El corazón de las tinieblas (Heart of darkness). Ganadora de Oscars y candidata a otros muchos, también ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1979.
En 2001 Coppola presentó, también en Cannes, un nuevo montaje de la película, de hasta 3 horas y casi media hora más con el nombre de Apocalypse Now Redux, que es la que yo os pongo.




    Llegada al territorio de Kurtz



 
El capitán Willard (Martin Sheen) es enviado a Vietnam a un lugar dentro de la jungla, con una misión concreta, que es la de localizar y matar al Coronel Kurtz (Marlon Brando) un ex boina verde que ha organizado su propio ejército,  y que se deja adorar por los nativos.
Willard va camuflado en una barcaza de soldados rasos que van subiendo río arriba, y sufre mil contratiempos, conflictos bélicos, poderes de la naturaleza, infecciones y enfermedades. Lo interesante, es que casi sin querer se va convirtiendo en un hombre similar al que tiene que matar.




Marlon Brando
            
 

A lo largo de la historia, tanto escenarios como acción se vuelven más locura y menos realidad. La película tiene momentos míticos de la historia del cine, como el inicio, en el que la imagen del capitán Willard, tendido sobre la cama y mirando al ventilador, se une a los helicópteros que bomardean la selva con Napalm mientras suena el The End de los Doors, imágenes y música se entrelazan de manera bestial, así como cuando el coronel Bill Kilgore (Robert Duvall) describe lo que para él es un bomardeo de una colina con Napalm y su frase memorable... "Aquella colina olía... a... Victoria". Otro momento genial es la escena en que los helicópteros del Noveno batallón de la Primera División de Caballería (Aerostransportada) bombardean el poblado vietnamita, todo ello ambientado con la Cabalgata de las Valquirias de Wagner.



     Martin Sheen
 
 
 
Impresiona que El Coronel Kurtz (Marlon Brando) no sale hasta la última hora de película, y destaca esa escena en que Willard es llevado ante Kurtz para ser interrogado, dónde hay una combinación de luces y sombras que ocultan el rostro del coronel (lado bueno/lado malo). Una película que trata mucho los trastornos en los soldados que esta guerra (y cualquier otra guerra) ocasionan y que ya afectan a toda su vida, en función de su personalidad, actos y conciencia.
 
Disfrutad de la película.
 
 

6 comentarios:

  1. Obra maestra absoluta, colosal, al igual que la novela de Conrad de la que parte para hacer algo diferente. Lo añadido por Coppola en 2001 no hace sino engrandecer la película.

    Un abrazo, Savoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gonzalo Aróstegui Lasarte: En efecto, es una obra maestra que no tiene parangón. Es de esas Redux que lo que hacen es que admirares y quieras más a esta pedazo de película.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Excelente película sin dudas. Pero como tantas otras en las que trabaja Marlon, no sería lo mismo sin su presencia.
    Que actorazo era ese señor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandra: En efecto amiga. Aunque mira que aquí sale poquito Marlon Brando, tiene mucho más protagonismo Martin Sheen, quien digamos se doctoró como actor.

      Besos.

      Eliminar
  3. Aún gustandome prefiero La Chaqueta Metalica o incluso Platoon.
    Esta tiene momentos demasiado lisérgicos para mi gusto.
    Coño hasta Corazones de Hierro me gusta más que esta peli.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grijaldo: Bueno, yo sobre el Vietnam me quedo con ésta, El Cazador y La Chaqueta Metálica. Pues entonces es que no le has visto el lado gracioso, que lo tiene, y a expuertas, pero es grandiosa en muchos momentos.

      Un saludo.

      Eliminar