lunes, 1 de agosto de 2016

Jason Bourne (2016)

Cartel del film

El caso Bourne, El mito de Bourne y el Ultimatum de Bourne son tres películas extraordinarias, que forman una trilogía potentísima. Después del estreno de la última en 2007, Matt Damon aseguró que la historia de Jason Bourne, asesino amnésico en busca eterna de su propia identidad, ya había sido contada. Sólo si había un replanteamiento del personaje en el futuro, podría convencerle para volver a participar, y así ha sido. Y para ello, uno de los detalles fundamentales, es que el protagonismo de su personaje se ha moderado, si antes era él en un 80%, ha quedado reducido a un 60% aproximadamente, debido al aterrizaje de Alicia Vikander, pura fuerza ante la cámara, que se va atenuando por exigencias del guión.


Paul Greengrass vuelve a repetir en la dirección, y eso también se nota, porque rueda de vicio y las escenas de acción, cada vez más monstruosas, están rodadas a la perfección. Pero se mantienen los pilares básicos de la saga, es decir, su ritmo frenético, sus intensas persecuciones tanto en moto como en coche, sus tremendos combates cuerpo a cuerpo, todo ellos ahora dentro de una era turbulenta, donde la crisis ha puesto patas arriba a muchos países. Aunque el director intenta meter asuntos como las protestas contra recortes, o referencias a Snowden y a los derechos que nos arrebatan aquellos que dicen protegernos, realmente estamos en el fondo ante más o menos lo mismo.


Nos encontramos así ante el burócrata corrupto que quiere acabar con Bourne, el taciturno asesino europeo encargado por el corrupto de acabar con Bourne, en este caso interpretado por un gran Vincent Cassel, una gélida agente que se siente inclinada a simpatizar con él o ayudarle, y en el medio de todo esto, el propio Jason sufriendo traumáticos flashbacks y por supuesto dando mamporros a diestro y siniestro, a su estilo, diciendo lo justo.
Pero aquí Bourne, con la memoria recuperada, vive una vida de pelea en pelea por dinero, medio escondido hasta que Nicky Parsons (Julia Stiles) se pone encontacto con él, porque dice haber copiado unos archivos secretos de la CIA donde se lee el porqué de su reclutamiento y la muerte de su padre.


Pero este film donde a veces no cuadra es en el guión, porque tiene detalles algo forzados, aunque reproduce el tono y aspecto de sus predecesoras, pero ha perdido esa ambigüedad y vulnerabilidad que encarnaba el protagonista, que buscaba saber su propio pasado y el color de su propia moralidad, además de su posición de amenaza para la seguridad de su país. Pero aquí Bourne ya sabe quien es, desplazandodo la intriga a lo que ocurrió con su padre, que se llevó a la tumba un importante secreto, pero que en ninguna de las anteriores películas se ocurrió que podía ser relevante.


En el plano actoral Matt Damon lo vuelve a bordar, ya con algunas canas borda el personaje que conoce a la perfección. Tommy Lee Jones está más que correcto como jefe de la CIA, Alicia Vikander es un huracán interpretativo que se come la pantalla, mientras que el villano interpretado por Vincent Cassel le viene al pelo. Los secundarios todos ellos sensacionales, Julia Stiles, Riz Ahmed, Scott Shepherd, etc...
Un thriller rápido, ajetreado y muy bien realizado, donde hay una excelente fotografía con un Jason Bourne más maduro y experimentado, siendo su resultado bastante notable.


Os dejo con el traíler del film.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada