domingo, 15 de octubre de 2017

Quinto Aniversario de My Kingdom for a film.


Hace ya 5 años, tal día como hoy (por ayer), inauguré este blog en el que hablo sobre cine, películas, cortos, series, escenas míticas, escenas cómicas, estrenos de cine, noticias, etc...
Es cierto que cuando inicié esta aventura, con expectativas muy modestas, la cosa era complicada, pero con el paso del tiempo, el trabajo, los posts realizados y demás, la respuesta es bastante sentida.
Quiero dar las gracias a todos, a blogeros que son seguidores, comentaristas y lectores, a los no blogeros que también comentan y leen, a los blogeros que sólo leen, a los que sin ser blogeros se hicieron seguidores, a los que no son ni blogeros ni seguidores, pero se pasan a leer o comentar, a aquellos que sólo leen aunque no digan nada, e incluso a aquellos que sólo se pasan a criticar.
En la blogosfera tengo amigos imborrables, con los que comparto mil historias, y que son para toda la vida (así lo creo), con los que tengo una empatía increíble que se demuestra cada vez que hablamos o nos vemos, a todos os quiero.


Otro año  más y parece increíble, hablando de estrenos fulgurantes, noticias, películas, cortos, manteniendo mis viejas secciones de escenas cómicas y escenas míticas, en definitiva un trabajo constante del que estoy muy orgulloso y quería compartir con todos. Además sigue vivo mi viejo blog de música, aún más veterano.
Hay gente ya de celebraciones y creo que lo merece, 5 años de blog de cine no son moco de pavo.
Aún recuerdo el primer post hablando de la película Drive, que me impulsó de manera definitiva a hablar de cine a día de hoy, una de tantas películas que me dejó huella.


Como celebración voy a recordar una escena cómica de la película Un día en las carreras de los Hermanos Marx (ya reducidos a trío) de 1937, dirigida por Sam Wood. La propietaria de un hospital (Maureen O'Sullivan) está casi en la quiebra económica, por lo que depende del dinero de una millonaria (Margaret Dumont) o ceder el negocio a algún magnate que alivie su situación. En esas, aparecen los Hermanos Marx, encabezados por Groucho, veterinario que se hace pasar por doctor Hackenbush, para ayudar a mantener en el hospital a la ricachona hipocondríaca.
En una escena brutal Whitmore (Leonard Ceeley) intenta conectar con el colegio de médicos de Florida para averiguar ciertos extremos sobre el Doctor Hackenbush, pero el mismo doctor hará todos los papeles de la conferencia al otro lado del teléfono.

Os dejo con la mítica escena.

4 comentarios:

  1. De entrada Felicidades...............no es fácil estar al pie del cañón en un blog (yo tuve el mio durante 6 años),,,,,luego paré un año y algo,,,y hoy tengo una nuevo de apenas dos meses de vida. Lo importante es tener ilusión por escribir(más allá de si lo sigue mucha gente o no),,,,,,,,,Bueno,,,espero seguir leyendote otros 5 años como mínimo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Victor: Muchas gracias hombre. La verdad es que si, lo importante es tener ilusión por escribir, pero claro si tus situaciones familiares y laborales te lo permiten, eso siempre es lo que te marca la pauta.
      Pues ánimo con el tuyo amigo, te seguiré.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Ricard: Muchas gracias amigo, a seguir.

      Saludos.

      Eliminar