martes, 26 de septiembre de 2017

Mientras duermes (2011)


Jaume Balagueró dirige este film que anoche por fin pude ver, después de que se me escapara en su día de la cartelera. Se trata de una cinta con un reparto excelente, una historia muy turbulenta y sin duda la actuación estelar de su protagonista principal, Luis Tosar, que encarna a César, el portero de una finca urbana, que aparenta amabilidad y normalidad absolutas, que mantiene una cordial y peculiar relación con los inquilinos, sin ellos y ellas sospechar el secreto que esconde y que es una auténtica amenaza, ya que al vivir en el mismo edificio en la vivienda asignada al portero, vive debajo de ellos.


Recuerdo cuando se estrenó el film, que lo encuadraban dentro de las películas de terror, y una vez visionada, bueno es evidente que la película es truculenta, sobre todo la historia, pero el director trata la narración con una intensidad quizás baja aposta, ya que prescinde bastante de escenas de terror o que puedan causar miedo, y aunque las hay, las reduce al mínimo, lo que le hace digamos perder efectividad o gancho, pero por otro lado trata de potenciar la historia y de meterse en la mente de este ser, que se va definiendo a lo largo del metraje como un tipo verdaderamente enfermo mentalmente que no es feliz, y trata de que los que si lo son, acaben como él.


Su víctima preferida es Clara (Marta Etura), la típica chica joven, desenfadada, que lleva una vida rutinaria pero feliz, siempre con la sonrisa en la boca y tiene novio Marcos (Alberto San Juan) al que no ve todo lo que quisiera, ya que por su trabajo viaja continuamente. Todos sus movimientos no pasan desapercibidos para Úrsula (Iris Almeida) una niña que es vecina de Clara, y tiene bastante calado al portero al que chantajea, para no delatarle. César por su parte tiene a su madre en el hospital muy enferma y va todas las mañanas a verla antes de ir al trabajo, y le va contando todas sus fechorías con pelos y señales, mientras la mujer postrada se hunde sabiendo el engendro que tiene por hijo y llora pero no puede avisar debido a su estado.


Los encuadres del director, la fotografía, planos vistosos, etc., están muy conseguidos, ese edificio modernista de Barcelona está perfectamente retratado. Pero cuando la cosa ya se pone fea y tensa también consigue meternos en la atmósfera de manera genial, y es ahí donde consigue que no te apartes de la historia, te mantiene en tensión e incluso en un acto sin sentido, intenta involucrarte de tal forma que hace que no quieres que le pase nada al protagonista, cuando es realmente malvado y sabes que es un psicópata de manual. 


César no dudará en involucrar a otros para salvar su cuello y seguir en su obsesión, osea Clara, pero también le empiezan a salir enemigos por todas partes, vista su rara actitud como no regarle las plantas a un vecino que se lo había pedido y algún otro detalle más que induce a la sospecha. Éste thriller, que es como yo lo denomino, tiene ante todo su atmósfera obsesiva del protagonista como su gran punto fuerte, y junto a la buena actuación de los actores, consigue un resultado final bastante eficaz. Pero lo más importante, es que te crees de verdad que el personaje de César está completamente enfermo de la cabeza y no sólo por lo que hace, sino porque te lo transmite.


Os dejo con el tráiler de Mientras duermes.

2 comentarios:

  1. Me gusto mucho Tosar en esta pelicula ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. J Aybar: Tosar siempre está bien, pero aquí está excelente.

      Saludos.

      Eliminar