jueves, 15 de octubre de 2015

Irrational Man (2015)

Cartel del film

Siempre, o casi siempre que veo un nuevo film de Woody Allen no me suele decepcionar. Se ha convertido casi en tradición por estas fechas ir a ver su estreno anual, imprescindible para cualquier cinéfilo de pro. Pero claro, esta regularidad no lleva aparejada que todas sus películas tengan el mismo nivel, unas están más inspiradas que otras, pero desde luego cuesta encontrar un film que no tenga calidad o sea una pérdida de tiempo, de eso no hay duda.
Irrational Man es una buena película, no su mejor film, pero disfrutable. Esta cinta, por otro lado, está dentro del apartado de films que Woody dirige, pero no protagoniza.

Joaquin Phoenix

Esta historia trata de Abe Lucas (Joaquin Phoenix), un profesor de filosofía que se encuentra en plena crisis existencial. Es contratado en una universidad de una pequeña ciudad en verano, y allí se enamorará de dos mujeres, Rita Richards (Parker Posey), solitaria profesora que busca un rescate a su infeliz matrimonio, y Jill Pollard (Emma Stone) su mejor estudiante y próxima amiga y amante, pero encontrará sentido a su vida cuando después de oír una conversación en un restaurante junto a Jill, tenga claro un objetivo a realizar.
Jill está enamorada de su novio Roy, pero la personalidad atormentada de Abe la seduce, incluso cuando el profesor da muestras de desequilibrio mental, aún así su fascinación por él crece sin parar.

Joaquin Phoenix & Emma Stone

Es evidente que el romance entre los personajes de Abe y Jill transmite mucho por el trabajo de los actores que están excelentes y tienen una gran química, aunque aquí Allen no aporte un fondo que realmente te atrape. Hay diálogos inspirados claro está, y con toques cómicos que nunca faltan, pero la resistencia del primero a la evidente tentación que representa su alumna encaja para definir su vacío existencial, algo muy evidente ya que ella tiene novio y sale dañado, dando la impresión de alargar algo inevitable. Pero el personaje de ella tira demasiado del de él, es excesivamente dependiente.


En otro orden de cosas, es un delito lo que cambia el rumbo de Abe y le devuelve las ganas de vivir, y pasa de ser alguien completamente perdido en la vida, a una persona con una vitalidad envidiable, cosa reflejada tremendamente en las relaciones sexuales, por ejemplo.
Phoenix está perfecto, la Stone brutal y los secundarios arropan con mucha enjundia como Parker Posey, haciendo de profesora ligera de cascos.
El pero del film, para mi, es que la segunda parte se me parece mucho al final de Match Point, donde un detalle de suerte hace que el final sea uno u otro, a parte de más conexiones de guión, y de las reflexiones morales y cargos de conciencia.
La banda sonora, con mucho acento jazz como siempre, es muy buena.


Os dejo con el tráiler de esta buena película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada