domingo, 23 de agosto de 2015

El verdadero Conde Drácula (Documental).



Este documental nos habla sobre la figura de un personaje que en realidad existió y es histórico. Su verdadero nombre era Vlad Tepes III (1428-1476) y nació en la ciudad de Sighisoara, situada en la provincia de Transilvania, actual Rumanía, en 1428 y murió asesinado, a los 48 años de edad en las cercanías de Bucarest, donde fue decapitado.
Aun se conserva la casa donde nació y en Bucarest hay un documento que da fe de su nacimiento. A su vez, el castillo donde vivió se conserva en buen estado, con ese aire a misterio y algunas habitaciones hechas dentro de la piedra que rodea el lugar, mobiliario original utilizado por Vlad y con escaleras en espiral que no llevan a ningún lado.
Fue hijo del cruel Vlad Dracul, príncipe de Valaquia, llamado "El Diablo" y de donde viene el apodo de Drácula, que significa hijo de Drácul, es decir, "Hijo del diablo". Pronto el hijo superaría con creces las atrocidades del padre, ya se sabe de tal palo... tal astilla.




Un personaje siniestro donde los haya y al decir que era empalador me refiero que atravesaba a muchas de sus víctimas por el ano o la vagina (los más "afortunados" eran clavados por la espada o por el abdomen) con un larguísimo palo sin punta, ya que esto aseguraba el mayor dolor, el cual salía por la boca o por el hombro y luego clavaba ese palo en el suelo en forma vertical, aún con la víctima arriba y viva, para que por efecto del peso la persona fuera cayendo lentamente y enterrándose cada vez más el palo en su cuerpo.
Muchas de las víctimas estaban vivas cuando llegaban al piso, lo que hace suponer que los encargados de la ejecución evitaban atravesar el corazón para prolongar más la agonía de sus víctimas. A veces la piel era clavada con un clavo al palo para mantenerlo por más tiempo arriba, hasta que se desgarrara la piel y así comenzar su descenso por el palo... menuda manera más espantosa de morir ya que aquello era lento y doloroso como pocas cosas. 



Su macabra mente se fue formando desde niño, al tener una infancia marcada por las desgracias y los malos ejemplos, al observar atrocidades que hacía su padre, criado en un entorno de guerra, torturas, asesinatos y salvajadas.
Fue rehén de los turcos a los 13 años de edad cuando fue entregado junto con su hermano Randu por su propio padre, como muestra de sumisión al Sultán y como garantía de no atacarlos. Luego su padre y su hermano Mircea fueron asesinados por los boyardos, su padre apaleado hasta morir y su hermano enterrado vivo, por lo que es de imaginar que el corazón de Vlad se fue llenando de un odio alucinante.


De los turcos se dice que aprendió métodos de tortura y la forma de ejecutar por empalamiento. A pesar de ser bien tratado por los turcos y educado por ellos, no se plegó a ellos ni se convirtió al islamismo, aunque ellos le ayudaron a ser nombrado Príncipe de Valaquia.
Llegó a ser el más temido de los monarcas europeos de La Edad Media y hasta asesinó a sangre fría y por motivos fútiles a su misma población, incluso a sus amantes. Impuso leyes en su territorio cuyas infracciones eran castigadas con las peores muertes e incluso llegó a matar a bebés por empalamiento. Se ve en los grabados de la época como de perturbada era su mente, que incluso desayunaba en medio de sus víctimas empaladas y otras siendo descuartizadas.

Os dejo con el documental.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada