lunes, 31 de octubre de 2016

Doctor Strange (2016)

Cartel del film

La lucha entre Marvel y DC Comics sigue siendo de alto nivel, y para que no se agoten todos los cauces, una de las soluciones ha sido juntar franquicias, como este año en Capitán América: Civil War o bien Batman Vs Superman: El amanecer de la justicia. Por otro lado, en Marvel exclusivamente de pequeños personajes se sacaron incluso una película entera, como Ant-Man y Deadpool con resultados realmente buenos y de mucha calidad, regenerando el cartel de superhéroes, incluso con alguno que es antihéroe, es decir, ampliando la paleta.
Pero aún se puede rascar de la saca, y de un cómic complicado ha nacido Doctor Strange, y el resultado para mi ha sido excelente. Nunca fue un cómic referente, estaba en la lista de espera, pero a la hora de pasar a la pantalla, triunfa con Scott Derrickson como director.


Stephen Strange, interpretado por el siempre brillante Benedict Cumberbatch, es un doctor de éxito que vive a todo trapo, y cuya vida cambiará después de un accidente automovilístico que le deja con sus manos destrozadas y nerviosas, impidiéndole volver a ejercer su profesión igual. Busca soluciones en la medicina tradicional y le falla, por lo que se ve obligado a buscar una cura y esperanzas en una comunidad aislada y remota llamada Kamar-Taj. Enseguida se dará cuenta de que el sitio no es sólo un centro de recuperación, sino una cuna de lo que es un pequeño comando que lucha contra las fuerzas oscuras y ocultas empeñadas en destruir nuestra realidad. Allí será tutelado por la Abuela (Tilda Swinton), que posee un poder fuera de lo común. 



En breve tiempo, Strange, avanza mucho con sus poderes mágicos que allí adquiere y se ve obligado a elegir entre su antigua vida de riqueza y buen estatus social, o dejarlo todo para defender el mundo como el hechizero o mago más poderoso del planeta.
Pero este film tiene dos o tres cosas que me recuerdan tremendamente a otras, primero hay un paralelismo con Iron Man evidente, pero por otro su aprendizaje en el Himalaya me recuerda a Batman Begins y ya a la que se parece mucho más con las escenas de New York que se plega y repliega, remite directamente a Origen de Christopher Nolan.


Pero afortunadamente, y por eso la película es de lo más interesante, no copia de esas referencias y tiene su propia personalidad. Aquí estamos ante un superhéroe con universo propio, y un lado psicodélico espectacular, mucho misticismo, visión interdimensional y también mucho concepto esotérico. Se trata de un film con gran guión, bien estructurado, con buena dirección que podía haber dado un lado todavía más oscuro y revenido, cosa que el film pide por momentos, salpicado con momentos de humor de lo más agradables y que hacen que la película no decaiga jamás.


En el plano actoral, Cumberbatch como dije al principio, está excelente (no le he visto una mala actuación aún), lo mismo que Tilda Swinton que lo borda. Mads Mikkelsen es Kaecilius y queda de vicio como el villano, antiguo acogido en Kamar-Taj y que robó páginas de libros secretos para alcanzar más poder en solitario. Chiwetel Ejiofor es Mordo, compañero en los inicios, que se irá distanciando progresivamente de Strange y al final se convertirá en enemigo.
La música de Michael Giacchino completa un muy buen film.


Os dejo con el tráiler del film.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada