viernes, 27 de marzo de 2015

El Gran Vázquez (2010)

Cartel del film

Óscar Aibar presentó en 2010 un biopic centrado más en las antisociales sombras del genio de la viñeta, Manuel Vázquez, alias "El Gran Vázquez", que en sus virtudes artísticas y creativas. Aunque ambos aspectos son indisolubles, el resultado es algo amargo, pero brillante.
En la difícil España de los años 60 (y nos quejamos de la crisis de ahora) Manuel Vázquez (Santiago Segura) vive al día y se mueve como pez en el agua, pero es un moroso de aúpa y trampea con todo el mundo. Genio de la historieta, canalla esperpéntico, su propia vida superó en interés a cualquiera de sus míticos personajes de la viñeta. El Gran Vázquez recupera una de las más peculiares figuras de una época no tan lejana como parece, convertida por derecho propio en uno de los grandes pilares del noveno arte. Sus personajes (las Hermanas Gilda, Anacleto, la Familia Cebolleta...) triunfan en los tebeos de la Editorial Bruguera.
Santiago Segura se metió a fondo en el personaje, incondicional fan confeso de la leyenda, unido a Óscar Aibar que realiza aquí su cuarto largo.
 


 
El cineasta fusiona de manera irregular ficción y realidad, insertando a su protagonista en un mundo muy identificable con las historietas que creaba para Bruguera, difuminando la verdad de los escenarios, como si de un tebeo se tratase, olvida los engranajes de la obra artística de Vázquez y del funcionamiento mismo del sistema editorial del momento, plasmado escasamente en la redacción, en la que convive el personaje central con otros talentos sosegados y que le admiran, como es el caso de Francisco Ibáñez (Manolo Solo) creador de Mortadelo y Filemón, que es quien goza de mayor relumbrón en la historia, y con el redactor jefe de la casa catalana, Rafael González (al que da vida el fantástico Enrique Villén).
Así se nos describe a un Vázquez amoral, frívolo, polígamo, estafador, moroso, etc., olvidando la caricatura sociocultural en su ausencia de humor negro, cinismo o acidez y ofreciendo sencillamente el perfil de un antisocial no demasiado recomendable.



 
Santiago Segura rezuma torrentismo por los cuatro costados, enfundado en un peluquín grandioso e imposible e hilando chascarrillos enfocados a eludir cobros, imposiciones contractuales, o responsabilidades como padre de todos los críos que iba haciendo en su camino, ajeno al esfuerzo dramático de su papel y su amarga realidad.
Muy destacable también el papel de Álex Angulo como Peláez, el eficiente oficinista y gris contable, pelota del jefe, que acabó siendo la pesadilla de Vázquez y por el que incluso llegó a ir a la cárcel, tema del que luego se tomaría su ansiada venganza.




Sin funcionar completamente como biopic, y sin asentar sólidamente su peligroso balanceo entre la comedia chusca y la tragedia inverosímil, “El gran Vázquez” quizás centró nuevamente la atención en la obra del sobresaliente artista, cuya vida muchas veces esperpéntica supera la ficción.
 
Os dejo con el tráiler.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada