jueves, 31 de diciembre de 2015

Las mejores películas de 2015.


Éste año que hoy acaba ha sido complicado para el que escribe, y con muchas situaciones personales, tanto agradables como difíciles, pero ha tenido muy buena cosecha de películas, y yo paso a dar una lista de las 10 mejores, de aquellas que he podido ver, y que más me han transmitido, fascinado o impactado.
Memorable añada donde gana una película australiana de pura cepa, una auténtica bestialidad de film, un exceso, ya que George Miller lo bordó con su cuarta entrega de Mad Max. Lo malo en esto del cine es que, como es sabido, hay películas sobre todo americanas, que se estrenan allí a final de este año y aquí no se ven hasta 2016, por lo que a veces algo se escapa.



*1)MAD MAX: FURY ROAD de George Miller

George Miller ha conseguido que el público que asiste a ver su trabajo salga flipando en colores, descolocado, aturdido, pero con una sonrisa en la cara, como si hubieras asistido a un fiestón. Pero claro, no olvidemos una cosa fundamental, nos encontramos ante una película básica y visceral, que no sólo mantiene sino que eleva a la máxima potencia esas coordenadas referenciales de sus predecesoras, es decir, el apocalíptico y postnuclear futuro que nos presenta. Australia es un país de locos geniales, pero el mejor de todos ellos es George Miller, que después de esto se puede morir tranquilo.
Fury Road, bajo un brillantísimo despliegue de desguace motorizado, tubos de escape tuneados, V8 que corren que se las pelan y demás, construye un entramado de personajes profundos, motivaciones con sentido y, sí, cosas para pensar, porque aquí hay de todo, feminismo, misoginia e intento de priorizar una estirpe, todo ello mezclado en una montaña rusa de sensaciones, escenas trepidantes que no dan descanso al espectador y una puesta en escena, que es tan abrumadora que sólo cabe aplaudir al director por su esfuerzo incansable en llevar adelante el proyecto (con todos los problemas que hubo en el rodaje).

Os dejo con el traíler.




*2)THE WALK de Robert Zemeckis


Sin duda el film del que menos esperaba y más me ha dado ha sido El Desafío (The Walk), dirigida por Robert Zemeckis.
La película narra la odisea real y en primera persona de Phillipe Petit, interpretado por un soberbio Joseph Gordon-Levitt, un funambulista francés que osó, de manera totalmente ilegal, cruzar sobre un cable de acero, no una, sino varias veces, entre las desaparecidas Torres Gemelas de New York. Pero claro, la historia, que el director trata con una gran humildad y sin arrogancia ninguna (sólo hay arrogancia y descaro en el propio protagonista, pero como algo necesario) funciona de manera asombrosa, ya que mezcla muy bien el lado sentimental, con la personalidad del protagonista y su pertinaz manera de conseguir su objetivo, "El golpe artístico" como él lo llamó, para lo que tuvo que aliarse con un grupo de cómplices necesarios que le llevarían al éxito, no sin dificultades.
La parte del paseo por el cable está magníficamente hecho y rodado, un auténtico espectáculo visual.

Os dejo con el traíler.







*3)STAR WARS. EPISODE VII: THE FORCE AWAKENS de J.J. Abrams

Muy esperada esta nueva era de Star Wars con cambios en muchos aspectos, ya que la ausencia de la Fox y que Disney se ha hecho cargo de esta nueva etapa, vistos los planes de la productora de George Lucas. Se trata de una entretenidísima película, donde se tira mucho de nostalgia y los nuevos personajes son realmente excelentes, destacando para mi BB-8, un androide de lo más variado y divertido, a la par que simpático. El engarce del mundo antiguo con el nuevo tiene algunas cosas por pulir, pero en general es una muy buena película, que no supera a la trilogía más antigua, pero que si lo hace con la otra trilogía más moderna. Muy bien hecha, muy detallista y genialmente rodada, lo cortés no quita lo valiente.

Os dejo con el traíler.







*4)THE MARTIAN de Ridley Scott

Una de las grandes alegrías del año fue sin duda, la vuelta al alto nivel de Ridley Scott, después de sus últimos patinazos. Todo parte de una aclamada novela de Andy Weir, que empezó publicando de forma gratuita en su web antes de empezar a venderlo en Amazon, titulada "El Marciano". El éxito no tardó en llegar y muchos aficionados a la lectura lo tendrán como referencia para leer, si no lo han hecho ya. Drew Goddard ha hecho el guión adaptado de la novela, inspirado a rabiar.
Aquí tenemos ante nosotros una película optimista, una cinta que te abraza y en la que te emocionas por como está presentada la historia a través de sus personajes, y sobre todo la del protagonista principal, Matt Damon que da vida a Mark Watney, en una estupenda interpretación que consigue que te impliques de manera incondicional con su peripecia, y que lo vivas todo como si fueras él mismo.
Por si fuera poco, visualmente es una película excelsa, rodada con precisión por el equipo de Scott, presentando imágenes bellísimas de una historia de supervivencia, en un hostil entorno del cuarto planeta del Sistema Solar.

Os dejo con el tráiler.







*5)MACBETH de Justin Kurzel


El director australiano Justin Kurzel ha hecho su adaptación del clásico de Shakespeare Macbeth, para el que ha contado en sus papeles principales con dos figuras de alto nivel, por un lado el siempre camaleónico Michael Fassbender y por otro la extraordinaria Marion Cotillard.
Lo primero que llama la atención es la potentísima puesta en escena, que deslumbra ya desde el comienzo y las escenas de batalla, los preparativos para el combate y la lucha sin cuartel que abre a lo grande la película.
Como es sabido, la historia es una tragedia, acerca de la traición y la ambición desmedida y cuyos hechos se dice que datan de 1040 a 1057, años en los que Macbeth fue rey de los escoceses.
Ojo a la interpretación de Michael Fassbender, este actor es impresionante y en este papel lo borda de principio a fin, candidato al Oscar, bajo mi punto de vista.

Os dejo con el tráiler.






*6)CRIMSON PEAK de Guillermo del Toro

Guillermo del Toro, el director mexicano, ha realizado en su último film un personalísimo ejercicio sobre lo gótico, encontrando además el pretexto narrativo para que la siniestra mansión que preside el relato a partir del segundo cuarto del mismo, supure directamente sangre (o algo viscoso muy parecido) en un cargador rojo oscuro, además del añadido de la arcilla del terreno, que propicia una eficaz metáfora visual sobre la malignidad que encierra la casa y su entorno. Los referentes son claros, Roger Corman (La caída de la casa Usher) o Sam Reimi (Posesión Infernal), etc...
Un film que despliega mucha parafernalia y efectismo, pero que narrando una interesante historia, a veces le faltan detalles para concretar una obra para el recuerdo.

Os dejo con el tráiler.





*7)SICARIO de Denis Villeneuve

Denis Villeneuve, el director canadiense de Quebec, dirige su séptima película. Una de las cualidades que le distingue, es el ritmo pausado, algo lento que deja respirar, con tensión pero que acongoja y angustia al mismo tiempo, ya que la exposición que hace de los personajes, hace que vayan teniendo un increscendo emocional, debido a que están envueltos en situaciones donde la violencia es protagonista. Sus personajes se mueven en una fina línea, sometidos a una presión que ha sacudido sus vidas y cuyos actos son consecuencias de lo que han sufrido.
La historia de Sicario está situada en el área limítrofe entre México y Estados Unidos, donde el narcotráfico campa a sus anchas y los capos matan a diestro y siniestro sin compasión. Los comandos norteamericanos especializados luchan contra el contrabando de drogas y sus crímenes.

Os dejo con el tráiler.








*8)INSIDE OUT de Pete Docter y Ronaldo del Carmen

La película de Pixar es una absoluta maravilla, un prodigio de imaginación, inteligencia y humor, salpicado de mil detalles y metáforas, que para mi, le hacen entrar de pleno derecho en uno de los altos puestos como mejores films de la factoría. Quizás sea un film complejo, algo difícil para el público infantil, pero no se me olvidará a una niña pequeña en la sala que decía todo el rato... "la bolita... la bolita"... referida a los recuerdos de la niña, desde luego atrapar... atrapa.
El film narra el proceso de adaptación de una niña, Riley, que pasa de vivir en Minnesota a San Francisco, ya que su padre tiene un nuevo trabajo allí. La peculiaridad, o digamos la parte más interesante del film, es que se desarrolla dentro del cerebro de la niña, allí se encuentra el centro de control de todas las emociones, a saber, Alegría, Tristeza, Ira, Miedo y Asco (representada por 5 personajes brutales) y entrará en un difícil proceso de asimilación de la nueva situación, generando un caos que es el centro de la película, y como solucionarlo.

Os dejo con el tráiler.






*9)TRUMAN de Cesc Gay

La nueva película de Cesc Gay, director del que tengo muy buen concepto en películas como En la ciudad (2003) o Una pistola en cada mano (2012), se llama Truman, y es una historia de apariencia sencilla sobre la amistad, la vida y la muerte. Es una comedia dramática, agridulce, cariñosa, tierna y muy efectiva, que consigue desde el primer momento llegar a tocar la fibra del espectador.
Hay referentes anteriores en el tema que trata el film, los primeros que me vienen a la cabeza (y que yo haya visto) son Los amigos de Peter (1992) de Kenneth Brannagh o incluso Mar adentro (2004) de Alejandro Amenabar, con la que está más emparentada de lo que parece. 
Lo mejor de este film que trata un tema tan trascendental, es que lo hace de una manera en que las dosis de drama y comedia están perfectamente medidas, y es amable y buenrrollera.

Os dejo con el tráiler.






*10)EL DESCONOCIDO de Dani de la Torre

Ópera prima de Dani de la Torre, quien demuestra habilidades de gran nivel en su estreno. Vaca films que ya dió en el clavo con Celda 211, consigue hacerlo aquí otra vez. Luis Tosar vuelve a encabezar un reparto de grandes actores españoles de una película que me da la impresión, dará mucho que hablar en los próximos tiempos, por su impecable factura de thriller de acción, con mucha tensión y drama, y por el descubrimiento de un director que da auténticas lecciones de cómo manejar la cámara. Magníficas interpretaciones de Luis Tosar y Javier Gutiérrez.
Muy buen thriller, con alguna parte del final mejorable, pero de mucho valor teniendo en cuenta que es el primer trabajo de su director.

Os dejo con el tráiler.


miércoles, 30 de diciembre de 2015

París,Texas (1984)

Cartel del film

Hay veces en las que te das cuenta que todavía no has visto alguna película considerada memorable, y que para mucha gente es una obra maestra. A parte de varias recomendaciones, siempre es importante el visionado y dar una opinión propia, ya que en el caso de esta obra de Wim Wenders de 1984, París, Texas, hablamos de cine de autor y por consiguiente, muy personal. A mi después de ver el film, me quedó una sensación por un lado de mucho empaque emocional por haberme introducido en la historia muy a fondo, pero por otro me quedaron sensaciones de vacío, apuntes de tragedia, búsqueda, redención, y sin dejar de reconocer su parte poética y de reflexión.
Por otro lado, la gran banda sonora de Ry Cooder, le da un aire perfecto al film, inolvidable e hipnótica.

Harry Dean Stanton (Travis)

En la desértica zona de Texas, USA, en el desierto de Mojave, un personaje aparece deambulando, con traje y gorra roja, que camina sin rumbo fijo, hasta que llega a una especie de bar o bodega donde al buscar agua y comer hielo, se desmaya. El doctor del puesto de socorro que le asiste, le encuentra una identificación, que resulta ser de su hermano, Walt Henderson (Dean Stockwell). Walt se persona en el sitio, pero su hermano se ha largado, por lo que recoge sus efectos personales y sale en su busca en un coche, encontrándolo poco después a Travis (Harry Dean Stanton), que no habla, no recuerda nada, no confía y ha estado ausente de la civilización durante cuatro largos años. Se trata de una amnesia peculiar.


Walt, no sin dificultades y situaciones de lo más curiosas, consigue llevarse a su hermano Travis a su casa de Los Ángeles, donde le compra ropa nueva, le adecenta y le pregunta si recuerda a su hijo Hunter (Hunter Carson). Hunter vive con su hermano Walt y su mujer Anne (Aurore Clément) desde que su madre lo dejara con ellos, y tiene casi 8 años de edad. Allí Travis se mostrará taciturno, no duerme, lava los platos, limpia los zapatos de todos, canta canciones y ve los aviones pasar. Hunter se muestra esquivo con su padre biológico, con el que le cuesta establecer una relación de afectividad.



Walter intenta hacerle recordar a Travis su pasado, le muestra películas en super 8 antiguas de un viaje de pesca, donde ve a Jane (Nastassja Kinski), su mujer y madre de Hunter. Es entonces cuando Travis se muestra más despierto, hablador y decide vestirse mejor, e ir a buscar a Hunter al colegio y crear un vínculo con él. Eso provoca la inquietud y angustia de Anne que teme perder al crío, ya que el chaval tiene cada vez más interés por saber sobre su pasado y sus verdaderos padres.
A partir de ahí, Travis inicia la búsqueda de Jane, que ingresa los días 5 de cada mes un dinero para el niño en un banco de Houston, comunicándoselo previamente a su hermano para que le financie económicamente.


Nastassja Kinski (Jean)

Al viaje de Travis se une Hunter, y ambos lo hacen juntos, llegando a Houston donde efectivamente Travis encuentra a Jane, que trabaja en un club de citas, en el que consigue verla a ella a través de una cabina, donde se comunica por teléfono. Se trata de una habitación donde él le ve a ella a través de un espejo, pero ella no le ve a él, sólo le escucha. Travis se queda algo aturdido en la primera visita al ver la realidad de su amor y repite después una segunda, donde acaba por descubrirse ante ella, que le reconoce, llora y decide ver a Hunter, eso si, sin la compañía de Travis que los deja juntos. Ese diálogo final entre ellos es historia del cine.



En el plano actoral Harry Dean Stanton está soberbio, como no podía ser menos, en un papel magistral. Dean Stockwell y Aurore Clément son dos actores que acompañan a la perfección la historia, mientras Nastsaaja Kinski a pesar de aparecer más en la parte final de la película, tiene momentos de enorme calado, además de estar guapísima.
La solución de Travis de correr, de huir de los recuerdos enquistados para no acabar consumido por ellos, poner distancia e intentar desaparecer para sanar sus heridas, es llevado hasta el extremo consiguiendo agotar su cuerpo para olvidarlo todo, perderse en el silencio y sobrevivir así al amor.


En definitiva, este drama melancólico con tintes de road movie, ha acabado siendo una película de culto de la historia del cine, además de situar a Wim Wenders como un director de renombre y recibir múltiples premios por el film (Palma de oro de Cannes, por ejemplo).

Os dejo con el tráiler en versión original.


domingo, 27 de diciembre de 2015

Macbeth (2015)

Cartel del film

El director australiano Justin Kurzel ha hecho su adaptación del clásico de Shakespeare Macbeth, para el que ha contado en sus papeles principales con dos figuras de alto nivel, por un lado el siempre camaleónico Michael Fassbender y por otro la extraordinaria Marion Cotillard.
Lo primero que llama la atención es la potentísima puesta en escena, que deslumbra ya desde el comienzo y las escenas de batalla, los preparativos para el combate y la lucha sin cuartel que abre a lo grande la película.
Como es sabido, la historia es una tragedia, acerca de la traición y la ambición desmedida y cuyos hechos se dice que datan de 1040 a 1057, años en los que Macbeth fue rey de los escoceses.

Michael Fassbender

Macbeth adapta fielmente y de manera grandiosa la obra homónima de Shakespeare, en la que conocemos al personaje, duque de Escocia, que recibe, después de luchar en el campo de batalla, la profecía de tres brujas que dice que se convertirá en Rey de Escocia, mientras a su fiel escudero Banquo que pregunta sobre él mismo, le auguran que un vástago suyo reinará, pero no él. Consumido por la ambición e instigado por las órdenes de su esposa, Macbeth matará a su rey Duncan, para él mismo hacerse con el trono.
La historia era conocida, pero Kurzel nos muestra a través de portentosos paisajes escoceses y sus Highlands, con un maquillaje y vestuario descomunales y una fotografía bestial a cargo de Adam Arkapaw, un cierto aire de mezcla entre True Detective y Juego de Tronos.



Como no podía ser menos, el resto de actores que intervienen en el film son de alto nivel, así Paddy Considine está tremendo como Banquo, David Thewlis como el Rey Duncan, benévolo y que morirá a manos del ambicioso Macbeth o el gran Sean Harris como MacDuff, uno de los que más sufre en sus carnes la maldad del nuevo rey, cuando su familia es quemada al completo por el tirano, como él mismo le denomina.


Pero sería de locos negar que la interpretación de Fassbender es un punto y aparte. Hablamos de un actor que desde que apareciese en el film 300, más luego su consagración como protagonista en Shame de Steve McQueen, no ha hecho otra cosa que crecer y crecer, además de demostrar una versatilidad y calidad en sus interpretaciones de un nivel que raya la perfección (Malditos Bastardos, El Consejero, 12 años de Esclavitud, etc...) Y aquí en Macbeth se corona, y no solo con la corona de Rey de Escocia, sino que da vida de manera increíble a este tremendo personaje shakesperiano. Marion Cotillard hace de Lady Macbeth y cumple las expectativas, pero su papel no llega a la altura del retorcido y manipulador personaje original del literato inglés, achacable al guión, no a ella. Además, para ella ha sido un gran reto el tema del idioma, inglés antiguo con acento escocés.

Michael Fassbender y Marion Cotillard

Es ahí, a partir de su estética concepción y su impactante fotografía donde Macbeth alcanza una teatralidad extrema que a la vez es imponente cinematográficamente. Fassbender se come la pantalla desde el minuto 1, y hace que seamos testigos directos y de primera mano, de todo lo que hace y de sus maquiavélicos planes. Sus idas y venidas, su locura dentro de la maldad, sus momentos de vanagloriarse de si mismo, de sentirse único e invencible, son expresados de tal manera por este gran actor, que sin duda para mi estará destinado a la nominación de alguna estatuilla, y quien sabe si a ganarla.


En definitiva, un clásico de la literatura inglesa revisado a lo grande y con una de esas interpretaciones que marcan la carrera de un actor y para bien.

Os dejo con el tráiler.


sábado, 26 de diciembre de 2015

The Walk (2015)

Cartel del film

Muchas y grandes eran mis expectativas desde que supe del estreno de este film, y ayer, el día de su estreno en España, no me pude resistir a ver El Desafío (The Walk) y en 3D para más inri. Este proyecto está basado en el libro de Phillipe Petit "Alcanzar las nubes", cuyo guión han adaptado el director Robert Zemeckis y Christopher Browne.
Primero decir que Zemeckis se distanció hace ya mucho de su padrino Steven Spielberg, aunque no sé porqué, la gente en general los sigue asociando eternamente. Robert tiene títulos en su bagaje como Regreso al futuro, Forrest Gump o el Vuelo, entre otras, y su independencia de Steven era ya palpable en ellas.


El film narra la odisea real y en primera persona de Phillipe Petit, interpretado por un soberbio Joseph Gordon-Levitt, un funambulista francés que osó, de manera totalmente ilegal, cruzar sobre un cable de acero, no una, sino varias veces, entre las desaparecidas Torres Gemelas de New York. Pero claro, la historia, que el director trata con una gran humildad y sin arrogancia ninguna (sólo hay arrogancia y descaro en el propio protagonista, pero como algo necesario) funciona de manera asombrosa, ya que mezcla muy bien el lado sentimental, con la personalidad del protagonista y su pertinaz manera de conseguir su objetivo, "El golpe artístico" como él lo llamó, para lo que tuvo que aliarse con un grupo de cómplices necesarios que le llevarían al éxito, no sin dificultades.
Zemeckis, nos cuenta esa metáfora que es El Desafío en primera persona, con Petit encaramado en lo alto de la Estatua de la libertad y dirigiéndose siempre a la cámara y por tanto al espectador.


Pero este film, en sus dos horas de duración, que puedo asegurar, son excitantes, tiene una lección de técnica cinematográfica fuera de lo normal, una integración de los efectos visuales en la historia (al parecer toda la parte del paseo está hecha por ordenador) que está tan bien hecho, que parece que estás caminando por el cable con el protagonista, algo que no sabría muy bien como explicar, pero que te hace tener una sensación de maravilla total como pocas veces he sentido. Además tiene la gran virtud, de que en el momento de climax se centra solo en narrar y no alardear de efectos y demás (aunque es impresionante).


También es una aventura en muchos sentidos, cómica por un lado, una reflexión luminosa sobre la vida y el arte por otro, el esfuerzo y el trabajo que todo reto conlleva, pero todo ello llevado con un tono desenfadado que, de verdad, me parece tremendamente destacable.
Por otro lado, la vida del protagonista no fue fácil, su obcecación con ser funambulista de altos riesgos, le trajo por la calle de la amargura en muchos momentos, deserción del hogar familiar, primera actuación en público con final nefasto, etc...


En su camino hay un personaje que será fundamental como mentor, y con el que tiene más de una discusión, Papa Rudy (Ben Kingsley), un veterano director de circo que sabe todo acerca las técnicas para fijar todo tipo de cables, los puntos de apoyo que debe tener, las fijaciones, las tareas a realizar cada vez que se tense un cable de acero, y como no, a parte de los detalles técnicos, aquellas cosas que se enseñan con la experiencia y como tratar al público, no ser soberbio, y no sentirse un dios cuando estás ahí arriba, ya que justo en el momento de acabar la actuación muchos caían al vacío.


Aquí hay una lección insuperable de libertad creativa, que se funde con la sensación de libertad y de tocar el cielo que siente Petit cuando logra conseguir su objetivo. Si a eso le añadimos, como aprovecha el director lo maleable del género establecido para llevar la película a otro territorio, más emocional sin duda, consigue que el resultado sea bestial y como no, popular.
Y a este respecto, he de decir que he hablado con mucha gente sobre ir a ver esta película y muchos y muchas me han dicho de antemano que les parecía una bobada y una tontería, y os puedo asegurar que su error es de tamaño gigante, fuera aparte de que te guste o no la temática.


En el plano actoral, como ya digo, Joseph Gordon-Levitt está de Óscar, simple y llanamente, sostiene él solito toda la película y es el enlace continuo y perfecto de todos los actores que intervienen. Ben Kingsley está genial, en un tipo de papel que le va como anillo al dedo, de veterano experto en lo suyo y derrochando sabiduría. Charlotte Le Bon hace de Annie, la cantante de la que se enamora el protagonista y es su mayor valedora para llevar a cabo su sueño, aunque de su historia de amor poco sabemos, y queda relegada a un segundo plano. El resto de secundarios cumplen a la perfección con sus papeles, cómplices muchos de ellos, necesarios indispensables para llevar a cabo la hazaña.


En definitiva un film brutal, un biopic diferente, ya que el hombre, su objetivo, el entorno, y el vacío que Petit decidió contemplar con una mezcla de autoridad y respeto, es algo que está mostrado de tal manera, que los aplausos al final de la proyección en la sala saltaron a rabiar.


Os dejo con el traíler de esta maravillosa y fastuosa película.

jueves, 24 de diciembre de 2015

Mejores escenas cómicas del cine (XXXIV)


En el año 2001 Ben Stiller protagoniza y dirige, además de coescribe "Zoolander", una parodia hilarante sobre el mundo de la moda, que se construye sobre una premisa alucinante, y es que cuando el primer ministro de Malasia se compromete a terminar con la explotación infantil, el malvado Mugatu (Will Ferrell) contrata a Derek Zoolander (Ben Stiller), un modelo en horas bajas, para que asesine al ministro e impedir que el imperio de la moda se venga abajo. Antes era el rey, pero la noche de la gala que le puede hacer ganar su cuarta corona consecutiva, el galardón se lo lleva un nuevo modelo, llamado Hansel (Owen Wilson), de ahí que venga su cuesta abajo y retirada.


En una escena muy cómica, David Bowie que hace de si mismo, es el maestro de ceremonias de un duelo entre los dos modelos, un duelo de pasarelas con tintes pugilísticos.

Os dejo con la escena.


domingo, 20 de diciembre de 2015

Star Wars. Episode VII: The Force Awakens (2015)

Cartel del film 

Mucho tiempo ha sido el esperado para ver la nueva entrega de la saga de Star Wars, habida cuenta encima de la ausencia de la Fox y que Disney se ha hecho cargo de esta nueva etapa, vistos los planes de la productora de George Lucas. Pero evidentemente hay cosas que nunca cambiarán, como ese inicio donde el mítico "en una galaxia muy, muy lejana..." que nos pone en antecedentes de lo que vamos a ver. La música de John Williams hace el resto y los aplausos saltan en la sala 25 de Kinépolis. Sobra decir que todo lo que esta saga lleva consigo, los frikies vestidos, los atuendos más que singulares, los niños jugando con espadas láser, etc., forman parte ya del show.
Aquí va mi visión del film, sin spoilers.



Y centrándonos en el film, la duda era clara, ¿estaría a la altura de sus predecesoras? Y sobre todo hablo de las que cronológicamente lo son, es decir, La Guerra de las Galaxias (1977), El Imperio Contraataca (1980) y El Retorno del Jedi (1983). Lo aclaro más adelante.
30 años después de la victoria de la Alianza Rebelde sobre la segunda Estrella de la Muerte (ahí se quedaba el Retorno del Jedi), la galaxia sigue en guerra. Aquí se ha constituido una nueva República, pero una siniestra organización, la Primera Orden, ha resurgido como alma del mal y del lado oscuro de las cenizas del Imperio Galáctico. A los viejos héroes de antaño, que luchan ahora en La Resistencia, se suman nuevos y jóvenes héroes como Poe Dameron (Oscar Isaac), un piloto de caza, Finn (John Boyega) un desertor de la Primera Orden (antiguo soldado), Rey (Daisy Ridley), una jóven chatarrera, y BB-8, un andoride errante y muy peculiar. Todos ellos juntos lucharán contra las Fuerzas del Mal, encabezadas por El Capitán Phasma (Gwendoline Christie), de la Primera Orden y Kylo Ren (Adam Driver), un temible y misterioso personaje que empuña una espada láser de luz roja (recordando por momentos a Darth Vader con su presencia), un malo malísimo, cuya lucha interior tendrá consecuencias sorprendentes.

Finn & Poe

He de decir, primero ante todo, que la nostalgia domina la película, y eso hace que pueda embaucarme y no ser objetivo, pero os aseguro que lo seré. Digamos, a modo de resumen, que el comienzo es extraordinario, tiene un bajoncillo hacia la mitad y remonta en el final con alguna que otra indefinición, que trataré de explicar bajo mi perspectiva. En esa primera parte es donde me ganan totalmente una Daisy Ridley, que para ser su primer film de altura está brutal, se come la pantalla desde el minuto 1, un John Boyega más que digno y un Oscar Isaac que está tremendo, aunque algo desaprovechado, eso si, la química que hay entre Ridley y Boyega y entre Boyega e Isaac es palpable y evidente, lo que hace que esta primera parte sea una gozada hasta la aparición de las viejas glorias, cosa muy de admirar.


Chewbacca & Han Solo

Y llegan las apariciones esperadas, como no, los aplausos se desbordan con la aparición de Han Solo (Harrison Ford muy mayor), Chewbacca (Peter Mayhew) y La Princesa Leia (Carrie Fisher) más gallina vieja que nunca. Ni que decir tiene, que Harrison Ford sigue ocupando la pantalla como pocos, los guiños humorísticos de Chewbacca son imprescindibles y ella... ella es una princesa, mayor, pero princesa. Pero para mi la auténtica estrella del film es BB-8, un pequeño robot de forma esférica, cuya misión en la trama del buen guión, es imprescindible, ya que porta una información muy valiosa, y que encima es ágil, listo y lleno de gags de humor, qué expresividad y qué carisma el del "bichito esférico". La parte de R2-D2 y C3PO simple y llanamente me enterneció. Ahhh si... y Luke Skywalker (Mark Hamill)... también sale claro... más aplausos.


BB-8 y Rey


La parte central de la película es dominio absoluto del director, que sin duda maneja un juguete carísimo que le sienta bien y no le quema en las manos. Su narrativa es excelente, el montaje que ordena desde las alturas perfecto, la fotografía excelsa además de un despliegue de precisión, fuerza e imaginación que hay que reconocer que en algún momento te hace levitar del asiento y aplaudir a rabiar, como el instante de la aparición del Halcón Milenario (más aplausos en la sala) esa "chatarra".
Todo está medido al detalle, y la familiaridad que desprende el conjunto es innegable, además de las naves, las criaturas, los entornos, etc., puestos al día para ser abrazados por los viejos fans y los nuevos. Pero... si... hay un pero, y es que cuando esa nueva perspectiva que ofrece este film empieza a dominar la película, hay algo que no acaba de casar, esos dos mundos que se juntan, el antiguo y el nuevo, faltan lazos fuertes y nexos de unión más claros, ahí para mi está el punto débil.


Era evidente que este testigo que se pasa de generaciones se viera reflejado en la pantalla, y aunque alguna aparición que otra es algo forzada, debe dejar claro de donde venimos, para saber hacia donde vamos, y que así las generaciones nuevas sepan apreciar la grandeza que encierran aquellos films de finales de los años 70.
En definitiva nos hayamos ante un trabajo entretenidísimo, de eso no cabe duda, pero no es una obra maestra, quizás también se le ha mirado con lupa en ese sentido, pero era algo de esperar. Sin duda supera a los Episodios I, II y III, pero no a la trilogía antígua (IV, V y VI).



Ojalá que las siguientes entregas nos hagan emocionarnos todavía más, lo deseo de corazón.

Os dejo con el tráiler oficial.


jueves, 17 de diciembre de 2015

Escenas míticas del cine (XXXVII)


En 1991 Martin Scorsese dirige el remake de El cabo del miedo de 1962 que en su día dirigió J. Lee Thompson. Es de los pocos casos en el que el remake supera a la original, una adaptación de la novela The Executioners, de John D. McDonald.
Y es que hay varias cosas extraordinarias en este film, ya que a pesar de tocar temas manidos en la filmografía del director como la venganza, moral, corrupción, violencia, purgación o muerte, y de incluso no dominar en exceso el terror, consigue atterorizar en muchos momentos al más pintado.
Robert de Niro interpreta a Max Cady, un delincuente que acaba de ser puesto en libertad tras 14 años entre rejas, y es cuando busca al abogado Sam Bowden (Nick Nolte) para vengarse de él, ya que le considera único y máximo responsable de su condena. Su personaje es brutal, teniendo una rara mezcla de aquel que hiciera en Taxi Driver en cuanto al tono de locura, también de cierto aire mafioso que el propio actor domina como nadie, y de embaucador, algo que aquí borda con Juliette Lewis.


En una escena mítica el abogado contrata a unos matones para deshacerse de Max, pero él los liquida y descubre que tras los contenedores de basura está el abogado al que descubre, y soflama esa mítica frase: "Abogado, sal ratita, quiero verte la colita..."

Os dejo con la mítica escena.


viernes, 11 de diciembre de 2015

Bridge of Spies (2015)

Cartel del film

El nuevo film de Steven Spielberg, con un guión de los hermanos Cohen (siempre jugetones), un thriller que se mueve con libertad por las pantanosas y peligrosas tierras del mundo del espionaje, siempre situada en el territorio algo difuso de la sospecha continua y la mentira. Aquí estamos ante una historia que se ambienta en la guerra fría, a finales de los años 50 y principios de los 60, un film nada moderno, pero muy del siglo XXI por otro lado.
Basada en hechos reales, se trata de una película que resulta seria y apasionante a la vez, y que bajo un aparente covencionalismo discurre una peripecia moral algo compleja.



Tom Hanks interpreta a James B. Donovan que es un abogado de Brooklyn, New York, que al recibir el encargo de defender a Rudolf Abel (interpretado magníficamente por Mark Rylance), un espía soviético convicto Coronel Vilyam Fisher (nombre verdadero), agente de la KGB nacido en Gran Bretaña que había escapado de milagro de las purgas de Stalin, durante su tiempo con la NKVD, sobre el que pesa una condena de posible pena de muerte. Aparentemente los rusos lo quieren de regreso, pero Estados Unidos también desea que un piloto de U-2 suyo que cayó en manos soviéticas, Francis Gary Powers, regrese sano y salvo.
Así Donovan, se verá incolucrado en la Guerra Fría entre EEUU y la URRS, cuando la mismísima CIA le encarga la misión de negociar el canje de uno por otro en territorio de la RDA.


Para negociar el trato, en su capacidad no oficial, Donovan navega en las turbias aguas de la política de Berlín, durante los días finales de la construcción del muro que separó a las dos Alemanias y partió Berlín en dos también. Donovan es de esa clase de abogados rigurosos, detallista y muy sabedor de la ley, con el que nunca deseas discutir. Fue miembro de la fiscalía del juicio de Nuremberg, y hace su labor con más dedicación de la que se le requería, consiguiendo que la sentencia a Abel pase sólo a condenado, salvando su sentencia a muerte, lo que le genera bastantes enemigos en su propio país.
Todo se complica en el trato de Abel por Powers, con el arresto del estudiante de economía Frederick Pryor por falsos cargos de espionaje.


De repente aparece en escena Wolgang Vogel (Sebastian Koch), representante de la República Democrática Alemana, que desea intercambiar Pryor por Abel, mientras el jefe de la estación de la KGB en Berlín está en voluntad de negociar a Powers por Abel.
En medio de la negociación, que casi le cuesta la salud a Donovan, se describe de manera tremenda la opresiva desolación de Berlín del Este, donde la gente que intentaba cruzar al otro lado del muro era acribillada a balazos. Extraordinaria la recreación de las calles llenas de escombros, los restos de los bombardeos no reconstruidos y el terrible muro de Berlín. 


 

El tema actoral está muy bien, con un Hanks en un tipo de papel que viene exhibiendo ya como una especialidad, siendo muy creíble y sin crear sorpresas, se siente muy confortable con el personaje, además de ser solvente siempre. Mark Rylance está brutal, con su calma en cualquier situación, tanto cuando le arrestan, en el juicio, cuando le increpan o en el intercambio, es bastante hipnótico. Sebastian Koch tiene un papel fundalmental, pero le falta tiempo y queda bastante ninguneado. Quizás me sobra Amy Ryan, que interpreta a Mary, la mujer del abogado, cuya única función es fastidiar a su esposo con el reclamo de la mermelada de su "supuesto viaje a Inglaterra" con el que él la convence y engaña para hacer el viaje a Berlín. Tierna la aparición de Alan Alda, como el jefe del bufete de abogados donde trabaja Donovan, un actor mítico y ya algo mayor.




En definitiva, una película de Spielberg que resulta muy convincente, que con caracterísitcas bastante convencionales, consigue atraparte con la historia que cuenta perfectamente y ambientado de manera sombría con la música de Thomas Newman.

Os dejo con el tráiler del film.


jueves, 10 de diciembre de 2015

Ayer cumplió 99 años Issur Danielovitch Demsky.


Hace 99 años nació este descendente de familia judía bielorusa, residente en New York, cuyo nombre artístico es Kirk Douglas. Desde pequeño destacó en deportes como la lucha libre y en lides actorales, dónde le gustaba dirigir y actuar.
Lauren Bacall le introdujo en Broadway, situación que se vió interrumpido por su llamada al ejército en plena Segunda Guerra Mundial. Luego regresó, después de su licenciatura con honores a Broadway dónde se hizo un nombre importante.
En 1946 actúa en su primer film, "El extraño amor de Martha Ivers" dónde ya deja su sello.
A partir de ahí su carrera es imparable El ídolo de barro (1949), El gran carnaval (1951), El loco del pelo rojo (1956), Senderos de Gloria (1957), Los Vikingos (1958), Espartaco (1960), Los héroes de Telemark (1965),  El día de los tramposos (1970), etc., y tantos más jalonan una carrera inolvidable. Nominado en tres ocasiones al Óscar, no fue hasta 1996 cuando subió al escenario para recogerlo, eso si, honorífico a su trayectoria profesional.
Es uno de los pocos casos, en que un hijo suyo ha salido tan buen actor como el padre, su hijo Michael Douglas de su primer matrimonio con Diana Dill, es otro grande.




Hoy en homenaje a este pedazo de actor, hablo de Senderos de Gloria, de 1957, la primera película que protagonizó a las órdenes de Stanley Kubrick. En ese film, el escenario es la Primera Guerra Mundial, año 1916, donde el General francés Boulard (Adolphe Menjou) ordena la conquista de una inexpugnable posición alemana y encarga esa misión al ambicioso general Mireau (George MacReady), cuyo encargado de llevarlo a cabo será el Coronel Dax (Kirk Douglas). El ataque a la colina resulta un desastre y un infierno, y el regimiento se retira a las trincheras. El alto mando, muy irritado por la derrota, infringe un terrible castigo al regimiento como ejemplo a los demás soldados.



Se trata de un film histórico, que además contiene pasajes memorables como la cita del doctor Samuel Johnson "El patriotismo es el último refugio de los canallas" que el coronel Dax lanza al general Mireau. Brillantísima historia sobre la utilización de los combatientes y soldados rasos que luchan en las trincheras, frente a la inhumanidad y ambición que se respiraba en los lujosos cuarteles de los generales en la I Guerra Mundial. El soldado es un simple número, carne de cañón.
Por esto y más razones, quizás esta película sea el mejor film antibélico de la historia del cine.
Mención monstruosa para Kirk Douglas, cuya cara descompuesta tanto cuando atraviesa las infectas trincheras o cuando dirige el ataque a la colina de las hormigas, o como no, cuando se dirige a sus superiores para desafiarles y avergonzarles, son momentos históricos del cine.

Os dejo con un tramo de la película y felicidades a Kirk.