sábado, 31 de enero de 2015

Escenas míticas del cine (XXIX)



 
En 1971 Don Siegel dirige a Clint Eastwood en Harry el Sucio. Harry Callahan es un duro policía criado en las calles de San Francisco, cuyo apelativo de "El Sucio" se lo ha ganado gracias a sus particulares métodos de lucha en contra de criminales, además de tener siempre que encargarse de los trabajos más desagradables.
En 1988 Buddy Van Horn dirige la quinta y última entrega de la saga, donde Harry está dentro de una lista de 8 célebres personas que circula por la ciudad y se hacen macabras apuestas sobre cual de ellas morirá primero.
 



 
 
En una escena mítica va a visitar a la cárcel a un convicto, Lou Janero (Anthony Charnota) que desde le jaula mueve hilos para amedrentar a Callahan. Los métodos de persuasión de Harry, quedan claramente definidos en esta escena.
 
Disfrutad de este momento mítico.

 

viernes, 30 de enero de 2015

Autómata (2014)

Cartel del film

 
Gabe Ibáñez se adentra en el género de la ciencia ficción con un planteamiento que recuerda sin duda a "Yo Robot", la inmortal novela de Isaac Asimov. El robot es capaz de razonar, de sentir, incluso de amar, tras décadas de ver cómo el mundo cambia, cómo sus seres queridos desaparecen, pero al final, pedirá morir. Pero en Autómata nos encontramos con un planteamiento radicalmente opuesto, ya que el Robot no quiere parecerse al hombre, quiere evolucionar y ser el siguiente eslabón de la cadena, no por egoísmo, sino por simple deducción.

 



 
El film nos lleva a un futuro (año 2044) en el que el planeta se ha quedado desierto y tan sólo unos pocos consiguen sobrevivir en una gran ciudad custodiada por unos muros y donde llueve artificialmente a todas horas. Para hacer la vida más fácil de los humanos se han inventado robots con dos directrices, una referente a la protección del ser humano y otra referente a la reparación de sí mismo, los llamados protocolos. Antonio Banderas interpreta a un agente de seguros, Jacq Vaucan, responsable de dichos robots, que se verá metido en un gran lío cuando uno de ellos comienza a saltarse el segundo protocolo.




 
Hasta aquí todo más o menos correcto, con un planteamiento normal, pero el primer problema se presenta con el guión, dividido claramente en dos partes, una primera más cercana al thriller policíaco y de investigación en la ciudad, y la segunda y más farragosa y por tanto menos interesante que parece un título de aventuras en el desierto que va decayendo por si sola, sobre todo por su pobre ritmo. Ambas son complementarias... pero la primera es bastante más interesante. Ni que decir tiene, que esa primera parte tiene una influencia bestial de Ridley Scott y su Blade Runner con ese aspecto mal sano de la ciudad, los hologramas de mujeres, etc...


Melanie Griffith

 
Luego está el tema de los actores, y aquí viene el verdadero problema de la cinta. Banderas no lo consigue, lo intenta a su manera, pero no, está muy desdibujado, superado en muchos momentos por los robots, y eso que el malagueño conoce el oficio, pero no transmite esa preocupación que debería al espectador, y mira que me cae bien el bueno de Antonio, pero no llega. Eso si, algunos secundarios salvan la papeleta, es el caso de Tim McInnerny (habitual actor de comedia, por cierto), pero que aquí lo borda haciendo de villano. Melanie Griffith está creíble aunque dura muy poquito, y el resto de actores no desentonan.




 
En resumen, es muy loable que en España se haga cine de ciencia ficción y la película técnicamente y en cuanto a efectos especiales me gusta, pero entre un guión con lagunas y la actuación de Banderas que deja mucho que desear... en fin... me quedé con un regusto raro raro.
 
Os dejo con el tráiler.

 

martes, 27 de enero de 2015

The Bourne Ultimatum (2007)

Cartel del film

 
Tercera y última entrega de las aventuras del agente Jason Bourne, protagonizado por un excelso Matt Damon, que sigue investigando quién es y qué hay realmente detrás del programa secreto de la CIA llamado Treadstone. Es alucinante lo bien que trabaja en las tres partes este actor, lo borda en un personaje hecho a su medida, de hecho me creo que en sus parrandas por ahí, se crea que es ese espía de verdad. Acusado muchas veces de inexpresivo y frío, Damon hace un papel fuera de serie y aportando muchos matices. Es imposible no ponerse de su lado, y desear que le parta la cara a todo el que se ponga por delante, más aún si van trajeados.



Matt Damon (Jason Bourne)


 
En esta tercera parte hay tres cosas fundamentales, primero que me parece la mejor de la trilogía, porque cogiendo lo bueno de las dos primeras las mejora, cosa nada fácil, segundo su director lo borda, más aún que en la segunda,  y por último los actores vuelven a estar a un nivel excelso encabezados por Damon, claro está.
Jason Bourne necesita resolver el misterio de su oscuro pasado para liberar su atormentada mente, pero sigue siendo perseguido por aquellos que le convirtieron en lo que es, una máquina de matar, y esos están en la CIA y se esconden bajo un programa secreto.




 
 
Hay energía, dramatismo, acción y bestial en algunos momentos con mucho realismo, del que te patea el culo cuando estás en la butaca del cine. El montaje es una pasada, algo acelerado a veces, pero antológico. Muy destacable la pelea con Joey Ansah en Marruecos, alucinante, y la persecución del final entre Damon y Edgar Ramírez, dos asesinos muy expertos que intentan matarse a toda costa para sobrevivir, todo esto a velocidad de vértigo y manteniéndote pegado a la pantalla.



Joey Ansah

 
En cuanto a los peros, quizás todo le sale siempre demasiado bien a Bourne, pero qué coño, se lo ha merecido. Los actores brutales, a parte de Damon glorioso, están David Strathairm que hace de otro criminal desde la oficina y con traje. Paddy Considine está tremendo, Daniel Brühl lo borda (me parece un actorazo), Julia Stiles (de las que repite en las 3), Joan Allen casi clavando su papel de la segunda, Scott Glenn o Albert Finney. 
 



Matt Damon & Joan Allen
 
 
En definitiva, un cierre glorioso de la saga, al más alto nivel y un cine de acción que veremos si es superado, mejor que muchas películas de James Bond.
 
Os dejo con el tráiler.
  
 

lunes, 26 de enero de 2015

The Bourne Supremacy (2004)

Cartel del film
 
 
Paul Greengrass se pone a los mandos en la dirección en esta segunda parte de la saga, donde se continua argumentalmente con los hechos narrados en la primera parte, con los que tiene estrecha relación. Jason Bourne (Matt Damon) sigue totalmente inactivo y viviendo su vida al lado de la mujer que ama en la India, pero pronto se verá envuelto en una trama de espionaje en la que será acusado de asesinato. Una vez más, y con el hándicap de su amnesia, se tendrá que sobreponer al asesinato de su chica Marie (Franka Potente), poner en práctica todos sus conocimientos, sobrevivir y desmontar el plan de los malos que le quieren eliminar. Eso hace que él saque al monstruo que lleva dentro de nuevo...



Matt Damon


 
Lo mejor del cambio de director, es que a Paul Greengrass este film le viene al pelo, ya que para empezar mejora la puesta en escena, que ya era buena, para hacerla genial. Greengrass demuestra ser muy bueno en el uso del montaje acelerado aplicado prácticamente a todo tipo de escenas, no sólo las de acción. Lo mejor es el ritmo perfecto que imprime al film en todo momento, que te mantiene atrapado y pegado a la pantalla, además nada sobra en sus films sin pararse a detalle inútiles.



Karl Urban

 
La acción del film se traslada a Europa, Londres, París, y sobre todo Moscú dónde se desarrolla la parte más importante del film. La escena de persecución en coche por las calles de Moscú, es de la mejor rodadas que he visto, dónde Karl Urban ese asesino malvado, le pone las cosas muy difíciles a Bourne, e incluso le deja malherido. Eso si, por contra, todo lo superior que tiene esta entrega en la parte técnica y artística del director, lo tiene de menor en la parte argumental, que es más sencilla que la de su predecesora.
 
 

Franka Potente


Los actores vuelve a ser su mejor baza, un elenco con Matt Damon a la cabeza que sigue siendo bestial, repite Brian Cox, que aquí adquiere mucha más importancia, Franka Potente dura tan poco que baja mucho su participación. Julia Stiles sale poco, pero está más que aceptable.  Joan Allen, como jefa de la CIA, es pieza clave que está del lado de los buenos y le salva a Bourne y establece con él una relación argumental excepcional. Karl Urban, poco expresivo, un asesino frío pero que cuadra a la perfección con el personaje de ruso de pocas palabras.



Joan Allen & Brian Cox
 
 
Otra buena película en definitiva, que te da entretenimiento a raudales y desde luego un deleite a la hora de verlo que da gusto.
 
Os dejo con el tráiler.
 
 

domingo, 25 de enero de 2015

The Bourne Identity (2002)

Cartel del film

 
Robert Ludlum escribió "El caso Bourne" en 1980, iniciando con ella una trilogía que, tras su muerte, ha sido continuada por otro autor hasta convertirla en una saga de siete novelas. En 2002 Tony Gilroy y William Blake Herron, adaptaron la obra de Ludlum para que Doug Liman realizara El caso Bourne, con Matt Damon dando vida a uno de los ya más famosos espías de la historia del cine. Con este film, se inició una de las mejores sagas de los últimos tiempos, en este tipo de cine.
 
 
 


Jason Bourne, es un asesino del gobierno que un día pierde la memoria y de repente se verá perseguido por sus propios superiores, temiendo éstos que Bourne pueda dar a luz algunos secretos, e ignorando el propio Bourne quién es él en realidad, por lo que poco a poco irá tomando conciencia de quién es realmente, todo ello entre persecuciones, peleas y tiros.
La habilidad del director, es que lo hace desde una perspectiva de thriller de los 70 aderezado con ciertos toques modernos, como el rápido montaje con efectos de sonido, aunque sin abusar, unas escenas de acción de mucho impacto, y persecuciones como la del mini por París, realmente gloriosas.
 
 
  Matt Damon (Jason Bourne)

Lo mejor de esta trama de la película, es que no es complicada, ni tiene giros de guión que sorprendan, sino que es una historia sencilla y muy bien llevada, bien construida, y con una cualidad fundamental y es la de enganchar al espectador desde la primera escena y mantenerte pegado a la pantalla hasta el final. Servida con buen oficio, demostrando que la buena narración de una historia es básico en el cine. Conseguir que el espectador se involucre y preocupe por lo que le pasa a los protagonistas es el gran éxito de un buen film. Y la puesta en escena me parece magnífica.



 
Los actores todos perfectos. Matt Damon lo borda en un personaje hecho a su medida, y que buscando su identidad jamás permite que ni él ni su chica sufran daño alguno, quizás la transmisión de una seguridad pasmosa sea uno de los grandes toques del actor. Franka Potente (morbosa donde las haya) es una buena actriz, que quizás tiene el personaje más débil de la historia, pero clave para el desarrollo y su relación con Damon está muy bien llevada. Destacable Clive Owen, que se hace notar como un frío asesino cuyo encargo es eliminar a Bourne, una de las mejores escenas de la película. Los veteranos Brian Cox y Chris Cooper aportan madurez.
 


Franka Potente
 
 
Liman luego será superado por Paul Grengrass... pero eso es en el siguiente post.
 
Os dejo con el principio de este enorme film.



jueves, 22 de enero de 2015

Whiplash (2014)

Cartel del film


 
Damien Chazelle dirige esta auténtica joya que deslumbra y a la vez sobrecoge, y que parte de un excelente guión, una puesta en escena que sabe sacar el máximo partido de los recursos disponibles, de una historia aparentemente sencilla, y que basada en la descomunal actuación de sus dos intérpretes principales, Miles Teller y J.K. Simmons, alcanza la categoría de sublime.
El duelo interpretativo entre los dos actores principales llega a cotas gigantes, y os puedo asegurar que hacía tiempo que no veía un Tour de Force de este nivel.




Miles Teller & J.K. Simmons

 
Un joven estudiante de batería, Andrew Neiman (Miles Teller) de una prestigiosa escuela de música, cree que tiene la oportunidad de su vida cuando pasa a formar parte de un grupo de élite, una banda a cuyo frente está un profesor, Terence Fletcher (J.K. Simmons) que lleva a extremos insospechados las exigencias a sus alumnos. En pocos minutos de cinta, entramos de lleno en las inquietudes del chico, que quiere destacar y triunfar a cualquier precio en su verdadera vocación que tiene desde pequeño, pero lo que no imaginaba es que su reto sería tan duro. Pronto, todo adquiere una elevada intensidad, ya que el tremendo esfuerzo del protagonista y su empeño exagerado para poder estar a la altura que exige el maestro, sobrepasa límites incalculables, y así en cada ensayo deja al espectador tan exhausto como al protagonista. 
Esa es la gran fuerza de este film, que te mete en la historia hasta el fondo y sufres con el protagonista al mismo nivel.
 



 
Por si fuera poco, a lo largo de la peícula van surgiendo lecturas muy interesantes sobre temas como la obsesión por la perfección, las privaciones y sacrificios que hay que hacer para conseguir metas, de hecho el chico lo deja con su novia porque cree que no podrá dedicarle todo el tiempo que merece (honesto por su parte, pero un error tremendo, bajo mi punto de vista), y también ese eterno tema que nos afecta a todos, el del reconocimiento social en determinados campos (ninguneados) que en el entorno familiar duelen mucho más.




 
Lo mejor, es que sin contar con actores que sean estrellones, tenemos el descubrimiento de Miles Teller, con muy buenas hechuras, que está al nivel de J.K. Simmons, que es un veterano que da un auténtico recital, embutido en ese papel de sargento de hierro que exprime al máximo a sus pupilos.
Ya para remate, una excelente banda sonora con piezas excelsas de jazz, completan la joya.

Os dejo con el tráiler.
 
 

martes, 20 de enero de 2015

Mejores escenas cómicas del cine (XXV)




En 1984 Martin Brest dirige Superdetective en Hollywood, dónde Axel Foley (Eddie Murphy) es un genial, impetuoso e inteligente detective de Detroit, que sigue la pista del asesino de un amigo suyo que fue a visitarle, que le lleva a uno de los barrios más elegantes, ricos y de lujo de Beverly Hills.
Primero Axel, antes de lograr su objetivo, tendrá que hacerse amigo de los policías que desde que llega a la ciudad le vigilan, Taggart (John Ashton) y Rosewood (Judge Reinhold). Antes ha contactado con su amiga del pasado Jenny Summers (Lisa Eilbacher), que trabaja para un importante marchante de arte.




 
En una escena descacharrante, Axel se zafa de sus compañeros de profesión, metiéndoles unos plátanos en el tubo de escape, mientras les distrae con unos sándwiches que les envía a modo de invitación desde el hotel, todo con el fin de que no le puedan seguir en sus pesquisas.
 
Disfrutad de la escena.
 
 

jueves, 15 de enero de 2015

Birdman (2014)

Cartel del film

 
"Usted es una celebridad, no actor". Una frase que resume la esencia de lo que Iñárritu quiere mostrarnos, es decir, las consecuencias que el miedo al fracaso, a no dejar ninguna huella, provoca en nuestro interior, y por tanto hacia los de nuestro entorno, por creernos las opiniones de los demás.
Riggan Thomson (Michael Keaton) espera que encabezando una nueva y ambiciosa obra en Broadway logrará, entre otras cosas, dar nueva vida a su moribunda carrera. En muchos sentidos es un iniciativa profundamente insensata, pero el antiguo superhéroe (que rechazó hacer Birdman 4) del cine tiene grandes esperanzas de que esta idea creativa le legitimará como artista y demostrará a todos (incluido él mismo) que es algo más que una vieja gloria de Hollywood.


Michael Keaton


Al llegar la noche del preestreno de la obra, el actor principal de Riggan resulta fatalmente herido en un increíble accidente durante los ensayos, por lo que ha de ser sustituido rápidamente. A sugerencia de la primer actriz, Lesley (Naomi Watss), y ante la insistencia de su mejor amigo, productor, abogado y mil cosas más Jake (Zach Galifianakis), Riggan contrata al principio con ganas, luego a regañadientes a Mike Shiner (Edward Norton), un elemento conflictivo, que tiene a su favor la garantía de venta de entradas y una elogiosa crítica en el New York Times. Por si fuera poco, a Riggan se le acumulan los problemas, ya que debe vérselas con su novia y coprotagonista, Laura (Andrea Riseborough), con su hija, que trabaja para él (es su asistente personal), recién salida de un tratamiento de rehabilitación, Sam (Emma Stone), así como su ex-esposa, Sylvia (Amy Ryan) que aparece en momentos puntuales y clave para ser la balsa de aceite que el protagonista necesita.



 
 
Una de las interpretaciones más portentosas de los últimos tiempos por parte de Michael Keaton, y una réplica bestial de Edward Norton hacen de esta película una de las mejores que haya visto en mucho tiempo. Por otro lado la película es un plano secuencia continuo, en algunos momentos empalmados digitalmente, casi sin que se note, pero que le da una realidad tremenda a la película, ya que vivimos a cada instante lo que le pasa a todos los miembros de la obra, tanto en el escenario, como, sobre todo, entre bambalinas y detrás del mismo, en sus camerinos, sus comidas de tarro, sus subidas y bajadas. 



 
La película tiene dos o tres cosas tremendas, primero ritmo, nunca decae, de hecho lo del plano secuencia continuo es un gran recurso que hace que la película no acelere en demasía, pero que no decaiga, un guión realmente apabullante y con muchos recursos y por último unos actores a la altura y que están dispuestos a reírse de si mismos, con lo que todo ese cóctel conforma una de los mejore films que se pueden ver en la actualidad.


Emma Stone


Os dejo con el tráiler de esta pasada de película.

 

domingo, 11 de enero de 2015

Ha muerto Anita Ekberg.

 
 
La actriz sueca Anita Ekberg, inmortalizada por su célebre baño de La Fontana de Trevi en la película de Federico Fellini "La dolce vita", del año 1960, ha fallecido hoy en Roma a la edad de 83 años. Los medios italianos que han dado la noticia han informado que el deceso se produjo a las 10:30h en la clínica San Raffaele di Rocca di Papa, a unos 30 kilómetros al sur de la capital italiana.
Sueca de nacimiento, Ekber vivía desde hacía años en Genzano, una villa en la localidad romana de Montegiove, a las afueras de la capital.
Su nombre real era Kerstin Anita Marianne Ekberg y nació en la ciudad sueca de Malmo el 29 de septiembre de 1931, en el seno de una familia numerosa compuesta por otros siete hermanos.
 
 
 
 
Con sus curvas exuberantes y su pelo rubio, se convirtió en Miss Suecia a los 19 años, en 1950. De inmediato se trasladó a Estados Unidos donde participó en el certamen de Miss Universo, aunque no ganó.
Sin embargo, esta cita le abrió las puertas de la meca del cine, Hollywood. Cinco años después de su llegada recibió el Globo de Oro a la Mejor Actriz por su papel en "Callejón de Sangre", de William A. Wellman.
Sería Federico Fellini, en 1960, el encargado de convertirla en un icono de sensualidad y el erotismo, con su papel como Silvia en la película "La Dolce Vita", considerada una de las obras maestras del neorrealismo italiano y una pieza fundamental en la historia del cine. La voluptuosa actriz se convirtió en símbolo sexual de toda una generación.
 
Como homenaje os pongo la mítica escena del baño en la Fontana de Trevi en versión original.
 
 

jueves, 8 de enero de 2015

The Imitation Game (2014)

Cartel del film


Una de las películas sobre la que más esperanzas tenías depositadas a principio de este año y que va encaminada como un tiro a los Óscars, es el biopic sobre la figura de Alan Turing (a quien interpreta de manera magistral Benedict Cumberbatch), el matemático británico que se hizo famoso por descifrar los códigos secretos nazis contenidos en la máquina Enigma, lo cual determinó de manera clara el devenir de la II Guerra Mundial (1939-1945) en favor de los Aliados. Lo más curioso, es que este inventor no fue admirado como un héroe en su propio país, y su condición de homosexual le trajo más problemas que alegrías, ya que todavía en aquella época en Gran Bretaña no estaba bien visto dicho tema, por lo que fue acusado y juzgado en 1952.



Benedict Cumberbatch (Alan Turing)



Todos los biopics tienen la caracterísitca general de que se centran demasiado en el protagonista y no se dedica demasiada atención al resto de personajes que conforman el film. En este caso no estamos ante un caso diferente, pero me asaltaron en la butaca muchas similitudes (más de las que pensaba) con Una mente maravillosa ("A beautiful mind", Ron Howard, 2001), sobre todo argumentales. Keira Knightley está más que digna en un papel que sirve de puente entre sus detractores y ayuda a humanizar a Turing. Charles Dance y Mark Strong están también estupendos, aunque sus personajes algo desaprovechados, pero lo de Strong es muy encomiable en un papel clave.




La película para mi tiene un pequeño fallo en los flashbacks, que son el medio utilizado para explicar la condición de homosexual de Turing, algo por lo que el director va poco a poco pasando de puntillas hasta que ya es algo inevitable. En esa comparativa con la película de Howard, en aquella si que el director se metía a fondo con los "problemas" de John Nash.
Pero desde luego, donde la película es brillante es a la hora de mostrarnos el proceso por el que Alan Turing y su equipo de trabajo logran descifrar el código utilizado por los alemanes.



Pero es ahí dónde para mi no se le da el valor a la figura de Turing, ya que su genialidad al crear una máquina (Christopher) que descifraba esos códigos, se ve minimizada a una charla de bar, y por otro lado un hecho que para mi es muy importante y por el que se pasa un poco por alto, como era que en el grupo de trabajo había un espía ruso, porque realmente el tema en cuestión era de suma importancia y las personas implicadas debían mentir a sus familias sobre lo que hacían, jugándose el pellejo y al filo de la traición sino cumplían con su misión.


 
 
Benedict Cumberbatch lo borda, su personaje tiene muchos matices, detalles, etc., y se nota que el actor está en un momento muy dulce de su carrera. De hecho, los momentos cómicos que él protagoniza dentro de un thriller dramático, dan chispa a un film a veces un pelín plano.
 
Os dejo con el tráiler de esta muy recomendable película.