miércoles, 30 de abril de 2014

Lifted (2006)

 Cartel del corto


 
Gary Rydstrom dirige este fabuloso cortometraje de animación de Pixar, con el que cierro una primera trilogía. Como es sabido, Pixar suele estrenar estos cortos a la vez que lo hace con una película de la fábrica, en este caso con Ratatouille. En Lifted (Abducido), Pixar vuelve a dar en la diana con un divertidísimo trabajo, con un arranque sorprendente y un gran acierto por parte del director.
 





 
Un joven extraterrestre pone a prueba la paciencia de su instructor, cada vez más cansado, mientras trata de abducir a un granjero inocente y adormilado. Y lo mejor, es todo lo que logran sacar de la anécdota que supone abducir a un terrícola por parte de un joven extraterreste que se está examinando en la materia. Los gestos y movimientos de los extraterrestres, como la frustración del joven bicho y la paciencia de su instructor, y ese genial cuadro de mandos, provocan la risa constante del espectador.
 




 
 
Disfrutad de este estupendo y muy divertido corto.
 
 

domingo, 27 de abril de 2014

Presto (2008)

Cartel del corto
 
 
Siguiendo con los cortos de animación de Pixar, le toca el turno ahora a Presto, del año 2008 y que está dirigido y guionizado por Doug Sweetland. Acompañó a Wall-E en su estreno en cines, y su lanzamiento en dvd. La historia trata de un mago que se ve en muchos problemas cuando el conejo de su chistera, al que tiene en una jaula, exige su zanahoria y se rebela contra él justo cuando va a comenzar el espectáculo.
 
 
 

 
Pero ¿porqué no le da la zanahoria al pobre conejo? Es evidente que el trasfondo, paralelismo o la metáfora está clara, ya que es la típica relación entre jefe y empleado. Visto lo que tarda en comérsela al final, no ha de preocuparse por el tiempo. El mago está tan ensimismado que olvida que el acto no sólo es cosa suya, y el conejo es esencial en el mismo. Es obvio, que el mago ya ha comido y concentra todas sus fuerzas en el éxito de la representación, mientras el roedor tiene que currar con el buche vacío. Por tanto esa actitud egoísta merece reprimenda (manifestación, sería el simil), y me pongo del lado del conejo totalmente, es como si tu jefe no quisiera pagarte la nómina el día que te corresponde.



 
 
Disfrutad de este magnífico corto.
 

sábado, 26 de abril de 2014

For the birds (2000)


 
Pixar no sólo hace buenas películas, el talento del grupo para la animación se extiende a una serie de cortos geniales, y hoy empiezo hablando de uno de ellos, For the birds (Pajaritos). 3 minutos de encomiable economía narrativa, en forma de gags visuales, es como si Buster Keaton o Harol Lloyd fueran sustituidos por unos simpáticos pájaros.
Todo empieza cuando un grupo de pájaros pequeños están posados en un cable de teléfono. Al llegar un pájaro más grande todos de quejan y empiezan a burlarse de él y hacen piña para echarle.




Las bolas de plumas azules defienden su trozo de cable, el primer pájaro aterriza sin problemas, con toda la línea eléctrica para si mismo, pero el segundo se posa demasiado cerca de su compañero y al estirarse le molesta, de ahí a la discusión hay un paso. Al estrujarse suenan a patito de goma de la bañera. Luego viene un tercero que mira con cierto reproche la tonta disputa de los otros dos. La diferencia está en los gestos de cada uno, ya que son particulares, a pesar de la dificultad que plantea que el aspecto de los animales sea el mismo.
 



 
En resumen, un gran trabajo, que en su día acompañaba a Monstruos S.A. y recibió multitud de premios. La música estaba compuesta por Riders in the sky.
 
Disfrutrad del gran corto.
 
 

miércoles, 23 de abril de 2014

Nueve Reinas (2000)

Cartel del film


Película que se desarrolla íntegramente en Buenos Aires, Argentina, dónde Juan (Gastón Pauls) y Marcos (Ricardo Darín) son dos estafadores de poca monta que casualmente se ven envueltos en un asunto que les puede hacer millonarios, para lo que sólo tienen 24 horas de tiempo. Es ahí dónde Valeria (Leticia Brédice) entra en acción y será clave en la resolución de la trama, ya que además tiene vínculos familiares con uno de los dos estafadores.



Ricardo Darín & Gastón Pauls

La primera vez que ves la película, uno queda embelesado por el talento del director, que arma la trama, bastante compleja, sin aparente esfuerzo, que dirige muy bien a los actores (Darín es muy bueno y se sale) y posee una puesta en escena muy fluída y enérgica, eso si, los diálogos tan rápidos al principio sobre todo, puede despistar a un espectador poco avezado en el lenguaje de aquel país a vertiginosa velocidad. La segunda, y posteriores revisiones, te revelan que las cartas están marcadas en el relato, ya que se supone que todo es una venganza contra el estafador sin escrúpulos interpretado por Ricardo Darín, orquestada por su hermana, pero el problema está en que queda poco creíble, ya que vamos viendo, paso por paso, cómo las posibilidades de que el plan salga bien no es que sean pocas, es que son muy remotas, depende de tantos azares que se vuelve imposible.


 Leticia Brédice & Ricardo Darín


Nueve Reinas no es un film argentino que destaque por una originalidad, quizás si fuera americana se la valoraría mucho menos. Muchas de sus soluciones de guión, las hemos visto múltiples veces, e incluso algún truco copiado de otra película. Lo importante es su contexto, la situación en la que nos llegó aquí, en plena crisis económica argentina (el corralito desgraciadamente famoso), la historia de los dos estafadores protagonistas resultó muy cercana y creíble.


Os dejo con esta interesante película que terminó de encumbrar a Darín en nuestro país, y que una vez vista, pierde fuerza en sucesivas visiones.


domingo, 20 de abril de 2014

The Amazing Spider Man 2: Rise of Electro (2014)

Cartel del film

 
 
Con toda probabilidad mi superhéroe favorito de siempre ha sido, es y será SpiderMan, y ayer fui ilusionado a ver la nueva entrega, en este caso la segunda parte, de lo que supone es la nueva tanda del reinicio de la saga, añadida a la trilogía de Sam Raimi. Pero la película, resulta ser un completo despropósito. Para los amantes como yo del personaje, es una completa decepción, de hecho hay cierto paralelismo con Batman y Robin (aquel film de 1997 dirigido por Joel Schumacher), sobre todo por un guión desastroso (supongo que tener 4 guionistas tiene estas consecuencias), sus parodias que no vienen a cuento, su enemigo ridiculizado al máximo, su insoportable y mala música...




   Peter Parker (Andrew Garfield)
 
 
Peter Parker lleva una vida muy ocupada entre su vida como Spider-Man y su lucha contra el mal y en el instituto con la persona que ama, Gwen, pero no ve el momento de graduarse. Nunca olvida la promesa que le hizo al padre de ella de protegerla, manteniendo las distancias con Gwen, pero es una promesa que no puede cumplir, ya que la quiere demasiado. Las cosas cambian cuando Peter sufre a un nuevo villano, Electro, que antes fue un trabajador al que el propio superhéroe ayudó una vez, y se reencuentra con su viejo amigo Harry Osborn (Dane Deehan) que regresa al fallecer su padre, el dueño de Oscorp, una gran empresa de investigación de New York, dónde también trabajó su padre. Esto hará a Peter descubrir también determinadas cosas sobre su pasado.




  Max y Electro (Jamie Foxx)

 
El problema de esta cinta, es que centra casi toda la historia en el romance crepuscular de Peter Parker con Gwen Stacy, que llega a dormir al más fanático, y sobre todo en que la aparición de los personajes secundarios del cómic es casi testimonial y de la forma menos creíble, Elecrtro (Jamie Foxx), Rino (Paul Giamatti), El Duende Verde (Dane Dehaan), Felicia Hardy (Felicity Jones) y Alistair Smythe (B.J.Novak). Un menjunje, que sólo funciona en las escasas escenas de acción, y que desespera durante más de dos horas que se hacen realmente eternas.



Gwen Stacy (Emma Stone)
 
 
Tengo en alta estima a Hans Zimmer, pero aquí ha hecho la peor banda sonora que le recuerdo. La película es "dirigida" por Marc Webb (un eficiente hasta ahora director) y en ningún momento es capaz de arreglar los desaguisados en los que les meten sus guionistas. Es evidente que Garfield (es de lo mejor de la película) y Stacy (guapísima) encajan mejor en los personajes que Toby Maguire y Kirsten Dunst, pero estos últimos están en la mejor de las películas del hombre araña, Spiderman 2, donde ahí el malo (el inmejorable Doctor Octopus, interpretado magistralmente por Alfred Molina) es totalmente creíble, y no éste Electro de (¡ojo!, el gran actor Jamie Foxx, aquí totalmente desperdiciado) que da casi vergüenza ajena.




Andrew Garfield & Dane Dehaan (Harry Osborn)


 
Para todos aquellos que no la hayan visto, el tráiler que os pongo a continuación probablemente te muestre todo y absolutamente todo lo mejor de la película, no hay más, ya que la morralla, que es grande y gorda te la quita. En definitiva, un desperdicio de presupuesto, mal enfocado, mal guionizado y peor dirigido. Pero tiene ante todo un grave problema, y es que parece que le cueste ser divertida, salí del cine después de más de dos horas y me divertí 2 minutos a lo sumo, algo inconcebible.



Electro

 

En fin, os dejo con el tráiler de esta más que prescindible película.

 

miércoles, 16 de abril de 2014

Escenas míticas del cine (XX)

 
 
La película que tendría que ser un clásico en Semana Santa es El exorcista de 1973, y casi nunca la ponen... ¿porqué será? (como decía La Bombi, Fedra Lorente, en el 1, 2, 3). Fue una adaptación de la novela de William Peter Blatty, inspirada en un exorcismo real ocurrido en Washington en 1949. Regan (Linda Blair) es una niña de 12 años, víctima de fenómenos paranormales como la levitación o la manifestación de una fuerza sobrehumana. La madre aterrorizada, tras someter a su hija a múltiples médicos, y sin resultados, acude a un sacerdote con estudios de psiquiatría, el padre Karras (Jason Miller), cuya convicción de que el mal no es físico sino espiritual, entiende que la niña está poseída por el diablo. A partir de ahí, decide con la ayuda de otro sacerdote (Padre Merrin, protagonizado por Max Von Sydow), practicar un exorcismo.
Inolvidable también la banda sonora de Mike Oldfield con su Tubular Bells.


Regan (Linda Blair)
 
 
Con el paso del tiempo, hubo una cuestión que fue casi una maldición, y así sucedió con su protagonista, Linda Blair, quien rodó la película para pagarse sus estudios de veterinaria. Debido al exitazo del film, por el que estuvo nominada al Óscar a mejor actriz de reparto y le dieron el Globo de oro en 1974, eso provocó que este papel condicionara para siempre su carrera. Después de rodar Aeropuerto 75 del género de catástrofe, tiene una relación sentimental con 15 años (¡válgame la paya!) con un cantante australiano. La segunda parte del Exorcista fue un fracaso total. A partir de ahí, aumento de peso, rechazada para papeles, asuntos de drogas y su aparición desnuda en playboy en 1983... vamos que la niña no creció tan fea como en la película, ni mucho menos. De ahí en adelante, poco más relevante hizo.
 
 
 
 Linda Blair, 1983
 
 
En fin, que me desvío del tema, voy a recordar una escena del film en cuestión, que con el paso de los años se ha convertido en un clásico del cine de terror.
Es uno de los momentos en el que el padre Karras intenta grabar y dialogar con el diablo que la niña lleva dentro, todo incluído en el proceso de exorcismo.
 
 

lunes, 14 de abril de 2014

Escenas míticas del cine (XIX)


 
 
Estamos ya en Semana Santa (muy tardía este año), y un clásico en estas fechas es el film Ben-Hur, dirigido por William Wyler en 1959, que además es posiblemente mi preferido.
La acción se desarrolla durante el Imperio Romano cuando gobernaban los emperadores Augusto y Tiberio. Judá Ben-Hur (Charlton Heston) es hijo de una familia noble de Jerusalén, y Mesala (Stephen Boyd) un tribuno romano que dirige los ejércitos de ocupación en esa zona. Son dos antiguos amigos, pero un accidente involuntario los convierte en enemigos para siempre e irreconciliables, ya que Ben-Hur es acusado de atentar contra la vida del nuevo gobernador romano y Mesala lo encarcela a él y a su familia. Incluso Ben-Hur es trasladado a galeras a cumplir su condena (dónde conoce a Jesús de Nazaret).
 



 
La escena mítica de la que hablo es cuando Mesala recibe en su casa regalos de un cónsul, es Ben-Hur, que ha recuperado la libertad y sustituye en el cargo al que fue el comandante de su nave cuando estaba preso. Es ese momento mítico en el que Ben-Hur le pregunta a Mesala dónde están (5 años después) su madre y su hermana.

Disfrutad de esta magnífica escena dónde ambos se reencuentran.
 
 

viernes, 11 de abril de 2014

Ocho apellidos vascos (2014)

Cartel del film
 
 
La nueva película de Emilio Martínez Lázaro con guión de Borja Cobeaga y Diego San José está demostrando ser un acierto total. Yo había oído de todo sobre la película, pero ayer la vi y mi sensación fue la de pasármelo bastante bien y en muchos momentos reírme a carcajadas, y no creo que el sentido de la película vaya más allá, por tanto, acierto pleno ya que intenta hacer que pases un rato divertido y lo consigue con creces, en base a tirar de bromas a costa de los tópicos andaluces y vascos, pero con mucha gracia. No veo nada fácil el utilizar esos tópicos y que queden bien en una película, pero aquí, y esa es creo la clave de su éxito, no resulta ni banal ni empalagoso, sino gracioso y original mezclado con la historia que te cuenta el film.
 
 

Dani Rovira (Rafa y Antxón)

 
Rafa (Dani Rovira) es un joven señorito andaluz, fanático del Betis, del fino, la gomina y las mujeres, que jamás ha tenido que salir de Sevilla para conseguir todo eso. Pero todo da un giro cuando conoce a la primera mujer que se le resiste de primeras, Amaia (Clara Lago), una chica vasca guapísima que está de "despedida de soltera en Sevilla". Esa noche acaban juntos, y duermen sin más, aunque ella olvida su bolso que será el reclamo para ir a "Las Vascongadas" a buscarla, porque se ha enamorado de ella. Allí se hará pasar por vasco, para conseguir que le haga caso, se hace llamar Antxón seguido de varios apellidos vascos, a saber, Igartiburu, Urdangarín, Gabilondo, Arguiñano, Zubizarreta, Erentxun, Otegui... y Clemente.




Clara Lago (Amaia)

 
La eficacia cómica en varios apuntes que hace Rovira sobre el aspecto de Clara Lago (muy convincente en su rol de vasca arisca), el tema de los acentos (dónde Rovira cambia el tono de manera magistral y la verdad está excelso) ante un guión que es sencillo pero bien llevado a cabo. Tampoco hablamos de una película dónde la fotografía sea espectacular ni nada parecido, pero es que no le hace falta. Mención aparte es el trabajo de Karra Elejalde, que está simplemente espectacular encarnando al vasco bruto, con una experiencia y un regusto de actor que va sobrado realmente, a destacar. Hace de Koldo, el padre de Amaia, con la que ha tenido una relación no del todo buena.



 Clara Lago (Amaia) y Karra Elejalde (Koldo)
 
 
 
En la película que se monta Amaia, le presenta a su padre al que es su novio Antxón, al que acepta, no sin problemas, al principio con el que se va a casar, y a la que se hace pasar por su madre, Merche cambiada a Anne (Carmen Machi) también deliciosamente estupenda, en ese papel de mujer viuda de un guardia civil y hambrienta de amor. Entre todo esto subyace el tema de Antxón que se ha hecho famosete e incluso cabecilla entre los jóvenes de la Kale Borroka del pueblo, Argoitia, tratando el tema de ETA con fines cómicos, un tema escabroso, que puede levantar polémica o no, pero que aquí son represntados por gente maleable, poco avispadas y bastante inofensivas.
 


 Dani Rovira, Clara Lago y Carmen Machi (Merche)
 
 
Si que resulta algo decepcionante, que todo acabe derivando hacia una comedia romántica convencional en la parte final, pero es ahí (y antes) dónde los personajes de Alfonso Sánchez y Alberto López (amigos de Rafa), resultan brillantes haciendo que no sea más de lo mismo en ese terreno.
 
En definitiva, sin ser la comedia del siglo, te pasas hora y media divertida con sus tópicos bien conjugados. Tanto si eres vasco como sevillano, puede que muchos de esos gags no te hagan demasiada gracia, pero eso no debe limitar para nada las risas y el pasarlo bien en una película para disfrutar.
 
Os dejo con el tráiler del film.
 
 

lunes, 7 de abril de 2014

Ayer nos dejó Mickey Rooney.

Rooney de joven
 
 
La carrera de Rooney es posiblemente de las más prolíficas de Hollywood. A los 17 meses debuta en un musical, empezó en el cine en 1926 cuando las películas eran mudas, con 6 años, además de participar con su cara aniñada en algunas de los films más míticos del Séptimo Arte. Tenía dos películas en cartera para estrenar, y varios proyectos pendientes, cuando la muerte le ha visitado a los 93 años.
Rooney, además y por si fuera poco, era una figura muy popular en Estados Unidos, ya que su imagen de crío gamberrete y luego a la vez de viejo cascarrabias, ha pasado por todas las generaciones mientras él trabajaba incansablemente en cine, televisión y teatro, acumulando premios y candidaturas (tuvo 4 nominaciones a los Óscar y le dieron uno honorífico en 1982).



En Desayuno con diamantes
 
 
 
Decir que en la vida real, el bueno de Mickey no paró con las mujeres y se casó hasta 8 veces (estilo Tony Curtis) con Ava Gadner (duraron un año), Betty Jane Rase, Martha Vickers, Elaine Devry, Carolyn Mitchell, Margaret Lane, Carolyn Hockett y Jan Rooney su mujer hasta ayer. Siempre le persiguió su fama de vividor, de tener buena labia con la que debió conquitarlas a todas, un tipo también, con carácter irascible, como recuerda gente que trabajó con él en España en La vida Láctea de Juan Esterlich.
 
 
 
 
Rooney ya mayor 
 
 
Des su filmografía hay mucho que destacar, sus inicios cuando encarnó al personaje de Clark Gable, cuando era niño, en El enemigo público número 1. En 1934 cuando ficha por la Metro, hizo El pequeño Lord, El sueño de una noche de verano o Capitanes Intrépidos (con Spencer Tracy) y es ahí cuando le viene el éxito en 1937, cuando encarna a Andy Hardy, el hijo de un juez en El honor de la familia. Este film lanzado como serie B, tuvo tanto éxito que tuvo 13 secuelas entre 1937 y 1946 y aún en 1958 se rodó otra más. En 1938 rodó Forja de hombres (otra vez con Spencer Tracy) o la Ciudad de los muchachos en 1941.
Sus 4 nominaciones al Óscar fueron por Babe in arms de 1939, The human comedy de 1943, The bold and the brave de 1956 y The black Stallion de 1978.
Desde Desayuno con diamantes de 1961 con un papel secundario genial, enlaza Babe, el cerdito en la ciudad, Noche en el museo o The Muppets que alterna con apariciones en shows de televisión, incluso en los 80 participó en las series como Vacaciones en el mar (1982), Las chicas de oro (1988), Se ha escrito un crimen (1993) o Urgencias (1998).
 
Como homenaje os dejo con la película El pequeño Lord de 1936, donde Rooney sólo tenía 10 años. Producida por Selznick, la película de marcado carácter familiar, es una de las primeras producciones del mismo para su propio estudio. La dirige John Cromwell.
 
 

jueves, 3 de abril de 2014

The Grand Budapest Hotel (2014)

 Cartel del film
 
 
 
Wes Anderson, no es un director al que haya prestado demasiada atención hasta ahora, pero he de reconocer, que a partir de el visionado de su última cinta, algo va a cambiar y para mejor. Se trata de un film detallista, diría que hasta el exceso, calculado al milímetro, estudiado hasta límites insospechados, para que el espectador disfrute de su visionado como si de un poema se tratase, con rimas y sílabas numeradas, además de disponer para ello de uno de los mejores repartos que se pueden tener a día de hoy en el cine: Ralph Fiennes, Edward Norton, Jeff Goldblum, Willem Dafoe, Jude Law, F. Murray Abraham, Adrien Brody, Tilda Swinton, Harvey Keitel, Tom Wilkinson, Bill Murray, etc., además del descubrimiento de dos actores Tony Revolori y Saoirse Ronan.
 





 
Gustave H. (Ralph Fiennes), un legendario conserje de un famoso hotel europeo de entreguerras, enseña, dirige y aconseja, además de entablar buena amistad con Zero Moustafa (Tony Revolori), un joven empleado al que convierte con el paso del tiempo en su protegido y que además narra la historia. Gustave dirige el hotel atrayendo a viejas mujeres ricas, siempre rubias, a las que satisface todos sus deseos. La historia trata sobre el robo y recuperación de una pintura renacentista de mucho valor, que deja en herencia una de sus huéspedes, Madame D. (Tilda Swinton a la que maquillan de miedo) a Gustave H., pero que provoca una batalla que enfrenta a miembros de la familia de ella por la inmensa fortuna. Todo esto transcurre en una época convulsa en Europa, con levantamientos militares de todo tipo, que acabaron en Guerras Mundiales. Tanto el país dónde se sitúa el hotel, como los ejércitos tienen nombres diferentes, es decir, son inventados.




Ralph Fiennes


La película juega con el argumento narrando adelante y atrás en la historia, dando saltos temporales, abriendo líneas argumentales, y presentando personajes sin solución de continuidad, para luego poco a poco ir cerrando las tramas, como si de un soneto perfecto se tratara. Y en el centro de la trama, mientras se resuelve el misterio, la gran historia individual de un chavalito delgadito y poca cosa, que de botones de vestíbulo pasó a ser el propietario del legendario Gran Hotel Budapest. El director está sublime al dejar que sus personajes hagan locuras, sean libres, y derrochen ironía, surrealismo e incluso situaciones absurdas de lo más graciosas.
 



 
 
Los actores están inmensos, y muy bien dirigidos, esa es la verdad. Ralph Fiennes vuelve a demostrar por enésima vez que su personaje es perfectamente creíble, aún en las situaciones más inverosímiles y con ese toque de finura y poético que le hace casi cursi. Willem Dafoe está soberbio (casi parece un vampiro) haciendo de malo malísimo, encargado de llevar a cabo el trabajo sucio encomendado por el hijo de la difunta. Pero Tony Revolori, lleva el peso del argumento de manera increíble, sin que decaiga en ningún instante. La lista de apariciones, ya la dije al principio, algunas son casi cameos, en definitiva son secundarios de lujo con pequeños papeles muy acertados.



Tony Revolori & Saoirse Ronan

 
 
Aunque el film es de un corte clásico brutal, es sin duda una película accesible y diría que comercial, y desde luego divertida a rabiar, yo me reí muchísimo. Entre el encuadre de algunas escenas, la distribución de los personajes, los giros argumentales, homenajes a grandes del cine cómico como los Hemanos Marx (la trama de la cárcel), o incluso La gran Evasión, etc...
Que no se me olvide el tema colorístico que domina todo el film, una gama que va desde el rosa y el morado, del verde al rojo, pasando por el gris y el azul... que hace que disfrutes de cada rincón de un hotel con encanto y cierta bella decadencia.
 


 
 
Os dejo con el tráiler de ésta muy recomendable película, llena de detalles preciosos que te deja con una sonrisa en la cara y un dulce sabor de boca.